domingo, 23 de octubre de 2011

Novela Jemi 22 - Besar a un angel


Demi tenía razón sobre lo que había ocurrido la noche anterior. Se había portado como un tonto. Pero era porque lo habían cogido por sorpresa. No quería que se celebrara algo que no tenía ninguna importancia. Si él no tomaba precauciones, ella se tomaría ese matrimonio muy en serio.

Pensó que nunca había conocido a una mujer con tantas contradicciones. Ella había dicho que él era como un robot sin sentimientos, pero se equivocaba. Claro que tenía sentimientos. Sólo que no eran los que ella quería; la vida le había enseñado a Joe que era incapaz de tenerlos.

Se dijo a sí mismo que tenía que prestar atención a la carretera, pero no pudo resistirse a mirar hacia abajo, al cálido y delgado cuerpo que se acurrucaba contra él. Demi tenía las piernas recogidas sobre el asiento y, finalmente, había perdido la batalla contra la camiseta que se le había subido y mostraba la suave curva interior del muslo. Los ojos de Joe cayeron sobre las diminutas bragas. Cuando el calor se le concentró en la ingle, apartó la mirada enfadado consigo mismo por someterse a esa tortura. «Dios, era tan hermosa.»

Y además era tonta y mimada, y más superficial de lo que nadie podía imaginar. Nunca había conocido a una mujer que se pasara tanto tiempo delante del espejo. Pero a pesar de todos esos defectos, Joe tenía que admitir que Demi no era la joven egoísta y egocéntrica que él había creído que era. Poseía una inesperada y perturbadora dulzura que la hacía parecer más vulnerable de lo que él quería.

Cuando Demi salió de los servicios del bar de carretera donde le acababa de pedir un cigarrillo a una señora, vio que Joe estaba ligando de nuevo con una camarera. Aunque él le había dejado claro que no tenía intención de tomarse en serio su matrimonio, verlo actuar de esa manera la deprimió. Cuando lo observó asentir con la cabeza a algo que le había dicho la camarera, Demi se dio cuenta de que su marido le estaba dando la excusa perfecta para ignorar los votos matrimoniales. La horrible escena de la tarta y lo que él había dicho después deberían haberla liberado de su compromiso. Él no tenía intención de mantener los votos, ¿por qué tendría que hacerlo ella?

Porque su conciencia no le ofrecía otra opción. Reunió valor y, componiendo una sonrisa, se dirigió hacia el reservado de vinilo naranja. Ni la camarera ni Joe le prestaron atención cuando se deslizó en el asiento. Una tarjeta identificativa con forma de tetera indicaba que la chica se llamaba Tracy. Estaba muy maquillada, pero no se podía negar su belleza. Y Joe parecía un hombre encantador que le ofrecía una amplía y perezosa sonrisa y una mirada apreciativa.
Por fin él pareció darse cuenta de la presencia de Demi.

—¿Ya de vuelta, hermanita?
«¡Hermanita!»
Él le dirigió una sonrisa desafiante.
—Tracy y yo estamos conociéndonos.
—Estoy tratando de convencer a tu hermano de que me espere —dijo Tracy. —Termino el turno en una hora.

Demi supo que si no ponía fin a ese tipo de cosas de inmediato, Joe pensaría que podía ignorar alegremente sus responsabilidades durante seis meses. Se inclinó hacia delante y le dio a la camarera una palmadita en la mano que tenía apoyada en la mesa.

—Eres una buena chica, cariño. Se ha mostrado muy tímido con las mujeres desde que le diagnosticaron ese problema médico. Yo no hago más que decirle que los antibióticos hacen milagros y que no debe preocuparse por esas molestas enfermedades de transmisión sexual.
La sonrisa de Tracy vaciló. Clavó los ojos en Demi, luego en Joe y palideció.
—El jefe me echará una bronca si hablo demasiado tiempo con los clientes. Tengo que irme. —Se alejó apresuradamente de la mesa.
La taza de café de Joe tintineó sobre el platillo.
Demi se enfrentó a él.
—Ni se te ocurra decir nada, Joe. Hemos hecho unos votos sagrados.
—Pero yo no creo en ellos.
—Eres un hombre comprometido. Y los hombres comprometidos no ligan con las camareras. Por favor, procura no olvidarlo.
Él le gritó de vuelta a la camioneta, insultándola con palabras tales como «inmadura», «egoísta» o «intrigante». Sólo se calló cuando se pusieron en marcha.

Habían recorrido en silencio casi dos kilómetros cuando ella creyó oír lo que parecía una risita ahogada, pero cuando lo miró, vio la misma cara severa y seria de siempre. Como sabía que el alma rusa del oscuro Joe Jonas no poseía ni la más mínima pizca de sentido del humor, dio por hecho que se había equivocado.

Al atardecer, Demi estaba muy cansada. Sólo esforzándose al máximo había sido capaz de terminar de limpiar la caravana, de ducharse, de preparar algo de comer y de llegar al vagón rojo a tiempo de atender la taquilla. Se habría demorado mucho más si Joe no hubiera limpiado los restos de tarta la noche anterior. Dado que había sido ella la que la había tirado, había sido una sorpresa que la ayudara.

Era sábado y escuchó sin querer las breves conversaciones que mantenían los trabajadores que se acercaban a recoger los sobres de su paga. Joe le había contado que algunos de los trabajadores que montaban las carpas y trasladaban el equipo eran alcohólicos y drogadictos, pero que los sueldos bajos y las malas condiciones no atraían a empleados más estables. Algunos llevaban años trabajando en el circo sólo porque no tenían otra parte donde ir. Otros eran aventureros atraídos por el encanto del mundo circense, pero generalmente nadie duraba mucho tiempo allí.

Joe alzó la mirada del escritorio cuando Demi entró en la caravana; en su cara se había dibujado lo que ella comenzaba a pensar que era un ceño perpetuo.
—Las cuentas de ayer no cuadran.
Había sido muy cuidadosa al dar el cambio y estaba segura de no haber cometido ningún error. Acercándose por detrás, miró las hojas pulcramente escritas.
—¿Dónde?
Joe señaló el libro de ingresos que había encima del escritorio.
—He cotejado los números de las entradas con los recibos. Y no coinciden.
Tardó sólo un momento en darse cuenta de qué era lo que pasaba.
—No coinciden porque regalé algunas entradas de cortesía. Fueron como una docena.
—¿Entradas de cortesía?
—Para las familias pobres, Joe.
—¿Decidiste ser caritativa?
—No podía aceptar ese dinero.
—Sí podías, Demi. Y de ahora en adelante lo harás. En casi todos los pueblos, el circo es patrocinado por una organización local. Ellos dan pases especiales, y también los doy yo si se da el caso. Pero tú no, ¿entendido?
—Pero...
—¿Entendido?
Ella asintió con la cabeza.
—Bien. Si piensas que alguien merece un pase, me lo dices y yo me ocuparé de ello.
—De acuerdo.
Joe se puso en pie y frunció el ceño.
—Hoy vuelve Miley. Le diré que te busque un maillot para la función. Cuando ella pueda atenderte, enviaré a alguien para que se ocupe de la taquilla.
—Pero yo no soy artista.
—Esto es el circo, cara de ángel. Todo el mundo es artista.
La curiosidad que sentía por la misteriosa Miley hizo que ignorase la mueca de Joe.
—Nick me dijo que Miley fue una famosa trapecista.
—Es la última de los Cyrus. Su familia era al trapecio lo que los Wallenda a la cuerda floja.
—¿Por qué dejó de actuar?
—Podría volver a hacerlo. Miley sólo tiene treinta y nueve años y se mantiene en muy buena forma, pero dejó de ser la mejor y se retiró.
—Parece que se lo tomó en serio.
—Muy en serio. Mantente tan apartada de su camino como te sea posible. —Joe se dirigió a la puerta. —Recuerda lo que te he dicho sobre la caja del dinero. No la pierdas de vista.
—De acuerdo.
Con una brusca inclinación de cabeza, Joe desapareció.
Demi se encargó de la venta de entrada sin problemas. El flujo de gente cesó en cuanto empezó la función, y ella se sentó en las escaleras de la caravana para disfrutar de la brisa nocturna.
Miró la casa de fieras y recordó que Sinjun, el tigre, estaba allí dentro. Ese mismo día, mientras trataba de quitar las peores manchas de la alfombra, había pensado en él, tal vez porque pensar en el tigre era mucho más sencillo que pensaren Joe. Sentía un inquietante deseo de echar otro vistazo al feroz animal, pero desde una distancia segura.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
capi final de la marathon 
waoooo me a encantado... e obtenido muchos comentarios y espero seguir asi... 6 capis para el siguiente..
capi dedicado a veritop.... 
chicas las amo...
gracias

13 comentarios:

  1. jajaja ta pasada de vieja miley bueno me encanto esta supero y amo jemi y al sexi de joe!!!!!!male

    ResponderEliminar
  2. hola kazzie me encanto el Maratón enserio que me encanto espero que ya Jemi se comprendan pliss tkm cuidate pliss chau

    ResponderEliminar
  3. jajajaa creo que quisiste decir 6 comentarios, jejejeje pero si a la siguuiente publicas seis capitulo, por mi mejor!! ssiiii mas maratones!!!!!!
    okissss..
    aaaww.... ame el maraton, jejej a que demi,
    uuuy.. miley si que tiene sus añitos... jejejje
    ayy.. estuvo genial.. :D
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  4. estuvo hermoso el maraton! me encantaron todos los capis estuvieron geniales, seguila! que quiero leer mas! besos
    atte:agus

    ResponderEliminar
  5. hola!! me encanto tu nove!!! soy nueva lectora y me gusto mucho esta nove :) siguela pronto que quiero saber que pasaa!!!

    ResponderEliminar
  6. 0liiss baby waa no tengo ganas para leer creo tengo fiebre buehh nnoo importa en un ratin leoo pero seguroo me encara como siempre

    ResponderEliminar
  7. LO AME!!! gracias por hacer estos maratones, y yo se que te pido mucho pero publica otro en cuanto puedas quiero ver mas de esta nove y quiero quitarme esa intriga de "la hija del magnate" me he enamorado de ambas series :D

    ResponderEliminar
  8. Lindoo kazz, continua pronto las dos novelas estan hermosas! Apenas puedas sube yaaa ?
    cdtm, besitos!

    ResponderEliminar
  9. oowwmuy lindo encerio y perdon pr comentar asta ahorita ya sabes el cole sale besitos adiooz

    ResponderEliminar
  10. woow Amigaa estubo mas q estupendo el maraton... lo ame.. y espero q pronto Joe deje de ser tan frio cn Demi... pobree m da panaa.. I LOVE YOU JEMI <3 jejeje siguela pronto tkmmm <3 <3

    ResponderEliminar
  11. Me encanto!, aunque no me gusta la actitud de Joe ._.

    Pero se que dentro de poco tiempo va a cambiar, no va a poder resistirse a Demi(? :D

    Siguela Kazzie, amo tus novelas #soloesoqueriadecirte :)

    Cuidate, Besos

    Mica

    ResponderEliminar
  12. Quiero capi JEMI!!! plisssss.. jejeje aaaww..
    :3 plisssss
    JEMI, JEMI, JEMI!!
    demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  13. Ayyy ya que se enamoren estos dos, dejen de ser tan cabezotas!! que alguno cedaaaa! porque si no me va a dar un infartooo
    Estuvo genial esta maraton amiga... sabes que amo a Jemi no?? hahaha siiii!
    Seguilaaa que me encanta
    muchoooos xoxoxo
    te quieroooo to much!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..