miércoles, 5 de octubre de 2011

Novela Niley 39 - A traves de sus ojos



—No puedes comparar tu situación con la de Nick y su ex esposa —replicó Miley—. Para empezar, Delta Goodrem no necesitaba mentir para hacer que Nick comiera de su linda mano, le bastaba con aprovecharse de su gran sentido ele la responsabilidad.
—¿Pero estás segura de que no mintió y se valió de una treta para evitar que Nick se casara contigo?
—Nick nunca me propuso matrimonio.
—Pero vuestra relación recibió amplia publicidad en las revistas y periódicos y quizá ella temió que fuerais a casaros y se apresuró a sabotear la posibilidad para no perder el control que tenía sobre Nick —Joe dejó que Miley meditara un poco sobre eso y luego prosiguió—: El orgullo Cyrus es terrible y tú lo sabes, Miley. Nunca le diste a Nick la oportunidad de explicarte por qué no siguió con sus intenciones de casarse de nuevo con Delta.
—Quizá ya no quiere explicarlo —sugirió Miley con aparente indiferencia, todavía dolida por el abandono de Nick al llegar a la isla—. Está aquí, ¿no es cierto? —Retó a su cuñado a revelar la verdad—. Disfrutando de unas agradables vacaciones, en alguna parte de la isla y sin la menor intención de verme.
—¡Ah! —Exclamó Joe con satisfacción—. ¿Pero si él pasara ante esta mesa dentro de un momento y ofreciera una explicación, estarías dispuesta a escucharlo?
Miley se encogió de hombros, de manera evasiva. Sentía que Joe trataba de arrinconarla.
—Quizá —murmuró con cautela—. Si Nick quisiera discutir las cosas… sí, estaría dispuesta a escucharlo ahora.
—Me alegro. Creo que después de lo que hizo por ti al acompañarte a Rodas cuando más necesitabas su apoyo, merece que le concedas al menos un poco de atención.
—Pero si no sabes dónde está, ¿cómo demonios voy a concederle mi atención?
Joe sonrió de manera enigmática.
—¿Quién te ha dicho que Nick está todavía en la isla?
—Edward —declaró ella—. He hablado con él esta mañana y… y mencionó que Nick seguía aquí.
—Y de inmediato fuiste a buscarme porque tu ansiedad por saber de Nick fue más fuerte que ese estúpido orgullo Cyrus, ¿verdad?
—Edward mencionó que Nick te pidió prestado el yate, de modo que supuse que tú sabrías dónde está él.
—¿Y qué harás si te digo dónde encontrarlo?
Miley miró hacia el muelle con el rostro mohíno y rebelde. Luego se volvió a mirar a su cuñado.
—Creo que… si Nick está aquí, lo más probable es que fuera a buscarlo.
—¿Por qué?
—¿Por qué? —repitió Miley, y de repente toda rebeldía la abandonó, dejando al descubierto toda la vulnerabilidad de su ser—. Porque… lo necesito. Porque quiero estar con él —sus ojos se inundaron de lágrimas y agregó en un susurro trémulo—. Porque lo amo.
El rostro de Joe se enterneció.
—No puedo decirte con exactitud dónde está, querida murmuró. La última vez que hablé con él, estaba considerando la posibilidad de llevar el yate a Kos para dedicar algunos días a visitar los centros turísticos de ese lugar. Pero haré averiguaciones, Miley —prometió apretando el brazo de su cuñada en actitud solidaria—. Y cuando encuentre a tu Nick, puedes estar segura de que serás la primera en saberlo.

Pero cuando Nick llegó, la tomó tan de sorpresa que ella olvidó su promesa de escucharlo, y el impacto y la ira la hicieron lanzarle más insultos de los que se creía capaz.
Fue muy temprano, a la mañana siguiente. Después de una noche de inquieta duermevela, Miley se levantó, se puso un pantalón corto y una camiseta y, como se había convertido en su costumbre desde que llegó a la villa, salió en silencio antes de que los demás se despertaran.
La bahía privada estaba muy bella a esa hora. El mar susurraba perezosamente contra la playa, incitando a la joven a la orilla y haciéndola contener el aliento ante el primer contacto del agua fresca y limpia con sus pies descalzos. Permaneció allí durante un rato, mirando a su alrededor con una profunda sensación de paz. El barco de Joe se balanceaba con suavidad, amarrado al muelle natural que se adentraba en la bahía. El barco estaba en semioscuridad y su proa brillaba a la primera luz del sol. El agua era muy profunda allí, lo cual permitía que la embarcación se acercara tanto a tierra, y tan clara y transparente, que Daniel y Miley solían sentarse en las rocas para contemplar, fascinados, la variada y multicolor vida submarina.
Esa mañana el aire estaba muy quieto; apenas alguna brisa fugaz perturbaba la tranquilidad de la bahía, y Miley permaneció allí para disfrutar de la paz, observando con una sonrisa el salto de un entusiasta pez en medio de las aguas. Un ave marina volaba en silencio y Miley alzó la cabeza para observarla planear a través de la bahía de un lado a otro, extendiendo majestuosamente las alas. Otro chapoteo la hizo volver la mirada hacia el agua, buscando con los ojos entrecerrados el remolino que le mostraría dónde había saltado esa vez el pez. No pudo ver señales en medio de la bahía y comenzó a recorrer con la mirada el ensombrecido perímetro, sabiendo que era una búsqueda inútil, pero disfrutando de la maravillosa simplicidad de no tener otra cosa que hacer que observar y escuchar, absorber y sentir.
Fue entonces cuando lo vio, moviéndose con dorada gracia a través del agua, surgiendo de las sombras desde la dirección del yate hacia la brillante luz del sol, avanzando en línea oblicua hacia donde ella estaba.
¡Un hombre!, reconoció la joven con una agitación de alarma. No cabía duda de que se trataba de un hombre que nadaba hacia la orilla desde el barco.
El nadador surgió del agua como un dios marino, el agua chorreaba por sus hombros y su magnífico torso. La hipnotizada joven apenas era capaz de respirar al verlo como alguna vez había imaginado verlo. Su Coloso emergiendo de su reino acuático para ir hacia ella. Su corazón respondió con violencia, golpeando contra sus costillas.
—Nick —murmuró.
Él no dijo nada, sólo siguió acercándose con aire tan decidido, que hizo a Miley retroceder, amedrentada.
—¿Qué… haces aquí?
Si esperaba que la pregunta lo detuviera, pronto se desengañó. Nick ni siquiera vaciló. Siguió saliendo del agua y pronto la joven vio su pequeño bañador, que no dejaba nada a la imaginación, las rodillas sólidas y seguras, los muslos firmes y musculosos. Siguió avanzando y el agua salpicaba a sus pies.
Miley emitió una risita nerviosa.
—Tú… tú… —farfulló la joven, retrocediendo a medida que él avanzaba, con las manos extendidas frente a ella, tratando de parecer tranquila, aunque por dentro era una masa de confusión y alarma—. ¿Dormiste anoche en el barco?
No hubo respuesta. Nick se acercó y se irguió ante ella como un gigante mítico, vengador. Esos ojos de león entrecerrados se clavaron en los de Miley, dándole apenas un indicio de lo que pretendía hacer antes de inclinarse y, con una facilidad que la enfureció, la alzó en vilo y se la echó al hombro. Antes de que ella pudiera siquiera darse cuenta de lo que estaba sucediendo, Nick se volvió y comenzó a caminar hacia el muelle.
—¡Nick! —Miley luchó por desasirse—. ¿Qué haces? ¡Nick! —gritó ella otra vez, cuando él no dio señales de oírla y siguió caminando—. ¡Suéltame! —exigió ella, pataleando con furia, pero él le atrapó las piernas y se las retuvo con firmeza, y siguió caminando como si lo que llevara a cuestas fuese un saco.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
hola chicas, aqui esta uno de los ultimos capitulos de esta nove, una de mis ultimas entradas tambien, asi como leen el blog se cerrara definitivamente, talvez les caiga a algunas como un balde de agua fria, tal vez otras se alegren no lo se pero no tengo fuerzas para pelear, me lastimaron mucho las palabras de alguien a quien quiero y sera mejor asi.. desaparecere por un buen tiempo... no se que mas decirle... e estado llorando como una idiota y tal vez no lo vale no se.. estoy confundida.. 
lo siento chicas...  creo k volvere a escribir solo para mi...

6 comentarios:

  1. mmm sabes a veces los comentarios tienen que valer....por que si hiciéramos caso.....donde estaríamos estaaas usando un don que tienes ...... y por culpa de otras personas .........lo vas a dejar........de eda no hagas caso.......

    ResponderEliminar
  2. a no puede ser por que no lo cierres
    ha vemos personas a quienes nos encantan tu blog no puedes cerrarlo por favor

    ResponderEliminar
  3. Kazzie: NO cierres este blog, ok?! NO LO CIERRES. Si ya no lo quieres tener pues déjalo x ahii, pierde la contraseña con la que inicias sesión en blogger pero NO LO CIERRES (hablo en serio mujeerr). Es uno de los blogs más lindos de Niley & aparte que las historias son hermosas :D en serio. :3 & manda a esa persona x un tubo (? bueeno no sé ._. pero las Niley stayers estaremos aquí, sí? (:

    NO CIERRES EL BLOG... & SUBE OTRO CAP. DE ESTA. Atte: meee (:

    ResponderEliminar
  4. Veni... paraaa!~ que te pasa amiga! No te desanimes, enserio. Hay personas a las cuales no vale la pena darles bola.Y sabes que tenes el apoyo de muchas personas porque te dejas tumbar por una??
    Dale... segui adelante que muchas te apoyamos!
    Segui brillando como siempre lo haces!
    'Love you friend xoxoxo

    ResponderEliminar
  5. los anteriores comentarios tiienes razon, tus novelas son de lomejor pliiiz no las dejes

    esa persona no sabe loque dice no te dejes llevar......

    Niley y Jemi 4ever

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..