domingo, 23 de octubre de 2011

Novela Niley 07 - La hija del magnate


Miley se sintió mal ante aquello. Aquella noche ni siquiera había pensado en utilizar protección. Según recordaba, había estado tan excitada, tan necesitada, tan al límite, tan embargada por un deseo que nunca antes había sentido, que no se había parado a pensar en utilizar un preservativo. Y aquél había sido un gran error.
-No planeé nada de eso -dijo con firmeza-. Todo lo demás que ocurrió aquella noche simple­mente... ocurrió. Y ya que estamos hablando del tema, me gustaría asegurarte que estoy perfecta­mente sana. Espero que tú puedas decir lo mismo.
-Sí, lo estoy.
Miley se sintió un poco más aliviada.
-Estupendo.
-¿Y la otra preocupación que existe? -preguntó él despacio, como juzgando la reacción de ella.
-¿Te refieres a un posible embarazo?
Nick inclinó la cabeza hacia Mia.
-Parece que eres suficientemente fértil, así que es una pregunta razonable.
-No tienes que preocuparte -contestó ella-. Los médicos dicen que me resultaría muy difícil quedarme embarazada de forma natural.
Él levantó una ceja y Miley se sintió un poco avergonzada. Su historia personal era eso, perso­nal. No era algo de lo que hablara con cualquiera.
-Aun así... -Nick asintió de nuevo hacia Mia-. Mira, dejemos todo lo demás apartado por el momento y ocupémonos de lo que es realmente importante. Necesitabas mi ADN, ¿por qué? No nos habíamos visto nunca antes. ¿Cómo podías pensar que yo era el padre de tu hija?
Más historias personales de las que Miley prefe­riría no hablar. Pero había ido allí aquella noche porque había pensado que no tenía otra opción.
-Hace casi dos años... -comenzó a decir en voz baja- fui a la clínica Mandeville...
En aquel momento, Miley vio la comprensión que reflejaron las facciones de él, cuya mueca se relajó y cuya mirada se dirigió de nuevo hacia Mia. Pero en vez de enfado o sospecha, lo que refleja­ron sus ojos fue asombro.
-El banco de esperma -murmuró él.
-Así es -concedió ella, incómoda al tener que hablar de aquello con el «donante» que había he­cho posible el nacimiento de su hija.
Nick agitó la cabeza y se restregó una mano por la cara.
-No es posible.
-Sí que lo es -le contradijo ella.
-No, no comprendes -insistió él, mirándola pe­netrantemente a los ojos-. Admito que cuando es­tuve en la universidad fui a una clínica con un amigo mío. Habíamos perdido una apuesta y...
-¿Una apuesta?
El frunció el ceño.
-Bueno... -continuó- fuimos a la clínica, hice la donación, y no volví a pensar en ello hasta hace más o menos cinco años. Me percaté de que no quería tener un hijo propio, desconocido por mí, creciendo en algún lugar. Les dije que quería que destruyeran la muestra.
Al oír aquello, Miley sintió que un escalofrío le recorría el cuerpo. Miró a su hija y, mientras una oleada de amor la embargaba, trató de imaginarse una vida sin Mia. Y no pudo. De alguna manera, por un error burocrático, la orden que había dado Nick no se había cumplido. Y ella sólo podía es­tar agradecida. Saber lo cerca que había estado de no tener a Mia sólo conseguía que apreciara aún más a su hija.
-Bueno, me alegra saber que no hicieron lo que les ordenaste -dijo, sonriendo.
-Obviamente.
No fue difícil intuir los sentimientos que aque­llo había provocado en él... estaba evitando mirar a Mia a toda costa. Pero a Miley no le molestaba.
No quería que él estuviera interesado en su hija. Mia era suya, era su familia. Sólo había ido a ha­blar con Nick porque sentía que éste tenía dere­cho a saber que tenía una hija.
-Pensaba que los bancos de esperma eran anó­nimos -dijo él tras un momento.
-Se supone que así debe ser.
Cuando ella había acudido a la clínica Mandeville se había asegurado de que nunca sabría la identidad del padre de su hija. Después de todo, no estaba buscando una relación sentimental y no necesitaba una pareja que la ayudara a criar a su hijo. Todo lo que había querido había sido un bebé al que querer, tener una familia propia.
Cuando le aseguraron que la identidad de los donantes estaba muy bien protegida, se sintió ali­viada. Y ese alivio la había acompañado siempre hasta hacía más o menos un mes.
-Hace casi cuatro semanas me llegó un e-mail -explicó-. Era de la clínica Mandeville. En él apa­recía mi nombre, el número de donante que elegí y te identificaba a ti como el hombre que realizó el depósito original.
Nick esbozó un leve gesto de dolor.
-Naturalmente, me puse furiosa. Recuerda que se suponía que todo esto debía ser algo anónimo. Telefoneé a la clínica para quejarme -continuó-. Se pusieron muy nerviosos. Parece ser que alguien consiguió la información de sus ordenadores y envió docenas de e-mails a mujeres identificando al pa­dre de sus hijos. Se suponía que aquello no tenía que haber ocurrido, pero ya era demasiado tarde para cambiar nada.
-Entiendo -dijo Nick de manera contenida.
Miley comprendió el enfado de él, pero pensó que debía entender que para ella también era una situación desagradable.
-Yo no quería saber el nombre del padre de mi hija -aseguró con firmeza-. No estaba interesada en quién era cuando me inseminé y no lo estoy ahora. No fui a un banco de esperma buscando una relación duradera; lo único que quería era un bebé.
-Y descubriste todo esto hace un mes -dijo él.
-Sí.
-¿Y por qué has esperado tanto para decír­melo?
-Si te digo la verdad... -contestó Miley-, al principio consideré no decirte absolutamente nada.
Nick pareció bastante impresionado.
-Pero enseguida me percaté de que tenías dere­cho a saberlo... si realmente eras el padre de Mia.
-¿Lo dudaste?
-¿Por qué no iba a hacerlo? -respondió ella-. Sólo porque algún pirata informático se coló en el sistema de la clínica no significa que hiciera un buen trabajo -añadió, mirándolo directamente a los ojos-. Además, tú no eres la clase de padre que yo quería para mi bebé. Cuando fui a Mandeville, solicité el esperma de un científico.
Durante un segundo, la cara de Nick reflejó lo insultado que se sentía, entonces agitó la cabeza como si no pudiera creer que estuvieran mante­niendo aquella conversación.
-¿Un científico?
-Quería que mi hijo fuera inteligente.
Nick la miró fijamente.
-Yo me gradué magna cum laude.
-¿Con una licenciatura en fiestas? ¿O en mujeres?
-Resulta que tengo un máster en administra­ción de empresas, claro que eso no es asunto tuyo.
Ella ya lo sabía gracias a la investigación que había llevado a cabo, pero también sabía lo que Nick Jonas consideraba primordial en su vida. Y no era alcanzar méritos intelectuales.
-Ya no importa -dijo, suspirando-. Quiero a mi hija y no me importa quién es su padre.
-Pero, aun así, en cuanto descubriste que su padre era Nick Jonas... -respondió él- viniste a mí. ¿Así que sobre qué versa esta pequeña reu­nión?
-¿Perdona? -preguntó ella de una manera tan estirada que le recordó a su difunta tía Grace.
-Ya me has oído, Miley Cyrus. Viniste aquí para presentarme a mi hija...
-Mi hija -corrigió ella, preguntándose por qué repentinamente aquella conversación parecía es­tar convirtiéndose en algo más que una batalla ver­bal.
-Lo que hace que cualquier hombre se pre­gunte qué es lo que quieres. ¿Dinero? -sugirió él, sacándose la cartera del bolsillo de la camisa-. ¿Cuánto quieres? ¿Quieres sustento para la niña? Todo esto versa sobre el dinero, ¿verdad?
-¡Qué típico! -espetó ella, sintiendo cómo co­menzaba a enfadarse-. No me extraña que pienses que es sobre dinero. Es así como ves el mundo. Bueno, ya te lo he dicho; no quiero nada de ti.
-No te creo.
Miley respiró profundamente y deseó no ha­berle hablado nunca sobre Mia.
-Puedes pensar lo que quieras, no puedo evi­tarlo. Pero lo que sí que puedo hacer es marcharme. Esta conversación se ha terminado.
Entonces se dio la vuelta hacia su hija, desabro­chó los cinturones de seguridad de la sillita para niños que había estado utilizando, la tomó en bra­zos y se levantó. Sentir la calidez de Mia sobre ella fue como un bálsamo tranquilizador ante el en­fado que sentía por dentro. No importaba lo que Nick Jonas pensara o hiciera, ella había hecho lo correcto y podía olvidarse de él.
Entonces lo miró... y lo hizo con la pena refle­jada en los ojos, ya que él no podía ni imaginarse lo que se estaba perdiendo. No conocía a la niña que había ayudado a crear.
-Pensé que tenías derecho a saber que habías ayudado a que la vida de esta preciosa niña fuera posible, tanto si fue hecho por voluntad propia como si no -dijo, indignada-. Pero ahora me doy cuenta de que fue un error. No te preocupes, Nick, Mia jamás sabrá la poca consideración que su padre sintió por ella.
-¿Es eso cierto? -quiso saber él, sonriendo a Miley. Pensó que la indignación de ella era parte de su actuación-, ¿Qué le dirás de mí?
-Le diré que estás muerto -contestó Miley en voz baja-. Porque, en lo que a mí respecta, lo estás.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
chicas gracias por los comentarios capi dedicado a mi hermanita rocio.. corazon te quiero millon.. gracias por leer la nove....
gracias a los 11 comentarios y a mis nuevas lectoras...  agus bienvenida....
ahora si aclarando las confusiones que tenian.. jeje es hermosa.. a que si...
estoy preparando otra nove y tratando de terminar dos one shot...  creo que el siguiente one shot se llamara quiero irme... jejeje 
las amo chicas...
sariis sorry por la confusion con lo de michelle pero k conste que te pregunte...



8 comentarios:

  1. Bien Hecho Miley!!!
    Hahahahahahah!
    Y el se va a quedar!
    O.O WHAT!
    Hahaha se lo merece!
    Como si se necesitara ayuda todas podemos salir adelante solas, como sea pero solas!
    :)
    El cap estuvo hermoso!
    Sube pronto!
    Te cuidas eh!
    Besostes super grandes!
    Bye Bye!
    Cuidate!
    :D

    ResponderEliminar
  2. AMOOREE NO ES EL CUMPLE DE MI TERNURITAA EHH NO LA FELICITES JAJA Q ME ISISTES PASAR VERGUENSAS CORAZON JEJE NO IMPORTA Y LA HAKEARON

    ResponderEliminar
  3. Hola Katty!!! Por como cuarta vez!!
    WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOW Como amo esta nove...cada capitulo es tan :O
    Ahora si estoy segura de que el capi es para mi, asi que gracias. Y si el anterior no lo era, perdon por la confusion
    NICHOLAS JERRY JONAS TE ODIO!!! NO TIENES CORAZON ....pero es taaaan lindo jajaja :D
    Bueno, espero el proximo capitulo prontito.
    Te amo sis, sigue brillando :D

    ResponderEliminar
  4. OOOOOOOHHHHHHHHH ya entendí :D hahaha SORRY X NO COMENTAR ANOCHE! Pero me estaba muriendo de sueño & frío & mis manos estaban congeladas D: además era el cumple de mi bff & la llamé :3 hablamos hasta la una de la mañana D: (me matarán x eso) & tenía que dormirme temprano xq hoy me iba a ir a somewhere :P & pues, así... me tenía que dormir D: okya .-. Gracias x dedicarme el anteanterior? creo (? hahaha me encantó! <3 Wahaha nunca pensé que sería así LOL pero es así :D está interesante, la verdad :3 hahahahaha ^^

    Sube otro :D okya .-. hahaha TQ! publica pronto ;) me encanta esta nove <3

    ...

    Quiero saber la reacción de Nick luego de que Miles le haya dicho eso! :O:O:O hahahaha :P

    ResponderEliminar
  5. wow! estuvo hermoso , increible, genial, espectacular, lindisimo, y me dieron ganas de seguir leyendo! seguila!!! que me muero por leer el proximo capi
    P/D: gracias por la bienvenida :D , besos
    atte:agus

    ResponderEliminar
  6. woooww..bueniisiiimoo!!!
    si que miley le pusoo a nick en su lugar!!!
    Me encantooo!!!
    Esperoo el siguientee sii porfis!!!
    Beshitos!!

    ResponderEliminar
  7. hahaha y yo me habia imaginado otra cosa no se tal ve que Miley habia sido una aventura de Nick en la universidad y que ella quizo buscar venganza o algo parecido pero me gusta asi siguela

    ResponderEliminar
  8. Me tenias hecha un pendeja... no entendia nadaaaaa !!!
    Hahahaha
    Divina esta noveeee me gustaroon mucho estos ultimos caps que hsa cargado
    continualaa prontoo amiga
    Te quieroo mucho
    xoxox

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..