martes, 1 de noviembre de 2011

Novela Jemi 26 - Besar a un angel - Feliz cumple Barbarita

—¡Joe! —La voz asustada de Destiny interrumpió sus perturbadores recuerdos. —¡He visto a Demi! Está delante de la jaula de Sinjun.
Miley oyó lo que Destiny decía y alejándose de Jack Daily se dirigió a Joe:
—Yo me ocuparé de esto.
—No, lo haré yo. Es mi trabajo.

Mientras sus ojos se enfrentaban en una firme batalla de voluntades, él maldijo para sus adentros a Liam Hemsworth por hacerlos pasar por eso. Sólo tras la muerte de Liam se había dado cuenta de cómo éste lo había manipulado con su habitual astucia. Había pensado que obligándolos a estar juntos, Joe y Miley resolverían sus diferencias, se casarían y conservarían el circo de los Hermanos Hemsworth. Liam nunca había conocido realmente la naturaleza de ellos dos. Y, por supuesto, Liam no había contado con que una raterilla llamada Demi Lovato echara a perder sus planes.
Destiny caminó al lado de Joe, frunciendo el ceño ton ansiedad.
—No ha sido mucho dinero. Sólo doscientos dólares. Él deslizó el brazo alrededor de los hombros de la joven y le dio un apretón.
—Quiero que te mantengas apartada de esto, Destiny. ¿Me has comprendido?
Ella levantó la vista y lo miró con preocupación.
—No vas a darle latigazos, ¿verdad, Joe? Es lo que dijo mi hermano. Dijo que le ibas a dar latigazos.
Las voces espabilaron a Demi. Levantó la cabeza de las rodillas y se dio cuenta de que se había quedado dormida sentada en el suelo delante de la jaula de Sinjun. Mientras se desperezaba, recordó el dolor que había experimentado y la extraña sensación de afinidad con el tigre. Qué extraño. Debía haberlo soñado, aunque todo aquello le había parecido muy real.

Miró a la jaula. Sinjun había levantado la cabeza, había bajado las orejas y tenía las marcas blancas a la vista. Siguió la dirección de su mirada y vio que Joe se acercaba a ella, con Miley y Destiny a la zaga. Se puso de pie lentamente.

—¿Dónde está? —exigió Miley.
—Yo me encargaré de esto —dijo Joe.

Demi sintió un atisbo de temor al ver la expresión fría y resuelta en la cara de su marido. Sinjun comenzó a pasearse intranquilo por la jaula.

—¿Encargarte de qué? ¿Qué ha pasado?
Miley la miró con desprecio.
—No te molestes en hacerte la inocente. Sabemos que tú robaste el dinero, así que devuélvelo. ¿O ya lo has escondido en alguna parte?
Sinjun gruñó por lo bajo.
—No he escondido nada. ¿De qué estás hablando?
Joe se pasó el látigo enroscado de una mano a otra.
—Faltan doscientos dólares del cajón de la recaudación, Demi.
—Eso es imposible.
—Es cierto.
—Yo no los he cogido.
—Eso está por verse.
Demi no podía creer lo que estaba ocurriendo.
—No soy la única que estuve allí. Tal vez Pete vio algo. Fue quien me sustituyó cuando fui a probarme los maillots.
Miley se acercó más.
—Te estás olvidando de que conté el dinero justo después de que volvieras a tu puesto. Estaba todo. Los doscientos dólares desaparecieron después de marcharme.
—Eso es imposible. Estuve allí todo el tiempo. No pudo haber desaparecido.
—Voy a registrarla, Joe. Quizás aún lo lleve encima.
—Ni se te ocurra tocarla—dijo Joe sin levantar la voz, pero la orden implícita en su respuesta era inconfundible.
—¿Pero qué pasa contigo? —exclamó Miley. —¿Desde cuándo piensas con la *****?
—Ni una palabra más. —Él se volvió hacia Destiny, que había estado observando el intercambio de voluntades. —Vete, cariño. Todo se habrá aclarado por la mañana.
Destiny se fue a regañadientes, pero Demi vio que se acercaban otras personas: Kevin Dellease, el domador de elefantes, con Jack Daily, y Nick, al que acompañaba una de las animadoras.
Joe también notó que estaban atrayendo a una multitud y se volvió hacia Demi.
—Si me das el dinero ahora evitaremos montar una escena.
—¡Yo no lo tengo!
—Entonces tendré que buscarlo, y comenzaré por registrarte.
—¡No!
La agarró del brazo y Sinjun emitió un rugido ensordecedor cuando Joe comenzó a arrastrarla hacia la caravana. Miley se puso de inmediato a la izquierda de Joe, dejando claro que no pensaba dejarlos solos.

Por el rabillo del ojo, Demi vio las expresiones severas y serias de todos los que se habían reunido alrededor de la tarta de bodas la noche anterior. Ashley estaba allí, pero ahora se negaba a mirar a Demi a los ojos. Nessa se dio la vuelta y Nick Miller la fulminó con la mirada.
Cuando Joe le apretó el brazo, Demi sintió que una sensación de traición se extendía hasta lo más profundo de su alma.
—No sigas con esto. Sabes que jamás robaría nada.
—Pues no, en realidad no lo sé. —Habían llegado a la caravana y Joe se adelantó para abrir la puerta con la misma mano que sujetaba el látigo. —Entra.
—¿Cómo puedes hacerme esto?
—Es mi trabajo. —Con un empujón la hizo subir el último escalón.
Miley los siguió a la caravana.
—Si eres inocente, no tienes nada que temer, ¿verdad?
—¡Soy inocente!
Él dejó el látigo en una silla.
—Entonces no te importará que te registre. —Demi desplazó la mirada del uno a otro y la fría intención que vio en los ojos de ambos hizo que se sintiera enferma. A pesar de que no se soportaban, los dos se habían aliado ahora en su contra.

Joe se acercó y Demi se echó hacia atrás y chocó contra el mostrador de la cocina, el mismo lugar donde sólo unas horas antes le había dado aquel apasionado beso.

—No puedo dejar que me hagas esto —dijo ella con desesperación. —Hicimos unos votos, Joe. No les des la espalda. —Ella sabía que eso la hacía parecer más culpable ante aquellos ojos acusadores, pero el matrimonio se basaba en la confianza y si él destruía eso, no tendrían ni la más mínima oportunidad.
—Esto no tiene nada que ver con eso.
Ella se deslizó junto al mostrador.
—No puedo dejar que me toques. ¡Por el amor de Dios, créeme! ¡No robé el dinero! ¡Nunca he robado nada en mi vida!
—Cállate, Demi. Sólo estás empeorando las cosas.
Se dio cuenta de que él no iba a ceder. Con el único propósito de asustarla, la atrapó contra la despensa. Ella lo miró horrorizada.
—No lo hagas —susurró. —Por favor. Te lo ruego. Por un momento él se quedó inmóvil. Luego le cacheó los costados. Mientras Miley los observaba, le pasó las manos por las caderas, por la cintura, luego las movió hacia el estómago, la espalda, los pechos que él había tomado en sus manos tan sólo unas horas antes... Demi cerró los ojos cuando él le deslizó la mano entre sus piernas.
—Deberías haberme creído —susurró cuando él terminó.
Joe dio un paso atrás con los ojos llenos de preocupación.
—Si no lo tienes, ¿por qué te has enfrentado a mí?
—Porque quería que confiaras en mí. No soy una ladrona.
Se miraron a los ojos. Parecía como si él estuviera a punto de decir algo cuando Miley dio un paso adelante.
—Tuvo tiempo de sobra para deshacerse del dinero. ¿Por qué no registras la caravana? Yo registraré la camioneta.

Joe asintió con la cabeza y Miley salió. A Demi comenzaron a castañetearle los dientes a pesar de que la noche era cálida. Decía mucho de la relación entre Joe y Miley que, al menos en ese tipo de asuntos, parecieran confiar el uno en el otro. Pero nadie confiaba en ella.

Demi se dejó caer en el sofá y se rodeó las rodillas con las manos para dejar de temblar. No miró cómo Joe revisaba los armarios ni cómo registraba sus pertenencias. La joven se sintió embargada por una sensación de impotencia. Ya no podía recordar cómo era tener la vida bajo control. Tal vez es que nunca la había tenido. Primero había dependido de su madre, luego de su padre. Y ahora era ese marido peligroso el que había asumido el control de su vida.

Los ruidos de la búsqueda fueron reemplazados por un pesado silencio, pero Demi no levantó la mirada del dibujo de la gastada alfombra.

—Has encontrado el dinero, ¿verdad?

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Hola chicas, se que les debo explicaciones por haber desaparecido de esta forma pero como puse hoy en mi nick en el msn fue mi ultimo dia de trabajo de esta semana cosa que e estado super super super ocupada.. ademas mi compu se daño y aun no me la pueden arreglar, jeje justo ahora estoy en la casa desde la compu de mi hermano...
les cuento e estado full y e tenido problemas con mi jefe esta como yo diria indio y la verdad llega a molestar jeje...
a por cierto queria decirles k encontre unos photoshop k la verdad me gustaron mucho son de miley y justin bieber y la verdad se los ve super lindos... jeje ahhh tambien unos de miley y joe la verdad se ven lindos... creo k nick tiene competencia..
pero eso jamas jamas dejare niley por ellos no solo son lindos sino perfectos...

Barbarita... espero que hayas tenido un hermoso cumple... sos una niña super linda y super especial, recuerda que aca siempre siempre tendras una amiga.. sos genial, corazon segui adelante y nunca pares de soñar de seguir adelante... te quiero barbie... besos enormes...


comenzare marathon asi k actualicen el blog y no se olviden de comentar... bienvenidas mis nuevas seguidoras y lectoras... besos

4 comentarios:

  1. oohh me encaanto katti q mala no me contestas en msn te amoo baby besos y happy brinday a barbara wii otro año mas te amoo katiii

    ResponderEliminar
  2. wau amiga.. estuvo hermoso estos cap d la nove.. síguela pronto... :) ♥ t kiero mucho mucho y t re extraño.. :D

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaaaaaa.... Kazz, no tengo intenet, esde el sabado.. :( y no te he podido comentar... :(
    hey, pero amo la nove!!! jejej, espero que me tengas paciencia, igual te voy a comentar ahora, jeje tooooo :)
    TKM!!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaa.... Kazz, no tengo intenet, esde el sabado.. :( y no te he podido comentar... :(
    hey, pero amo la nove!!! jejej, espero que me tengas paciencia, igual te voy a comentar ahora, jeje tooooo :)
    TKM!!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..