viernes, 4 de noviembre de 2011

Novela Jemi 29 - Besar a un angel


Demi bajó por la pendiente cojeando sin apartar la vista de los elefantitos que estaban, sin atar, a unos quince metros.
Jacob los llamó por señas.
—Hay que llevarlos a abrevar. Use esto para empujarlos, cláveselo en los costados. —Le señaló un palo de casi dos metros con un pincho en el extremo, luego se acercó a los pequeños elefantes (que debían de pesar cerca de una tonelada cada uno). Combinando las órdenes y la voz con unos ligeros golpecitos del pincho, Jacob los hizo ponerse en movimiento hacia un tanque lleno de agua. Demi se mantuvo tan alejada de ellos como le fue posible, con el corazón latiéndole con fuerza por el miedo.
El hombre volvió la mirada hacia ella.
—Así es como debe hacerlo.
Demi se acercó poco a poco, diciéndose a sí misma que, a pesar de su tamaño, aquellas bestias eran sólo unos bebés. Al menos no eran unos desagradables perritos.
Observó que algunos bebían directamente de la artesa, mientras que otros aspiraban el agua con la trompa y luego se la llevaban a la boca. Jacob notó que ella se mantenía apartada.
—No le darán miedo, ¿verdad, señorita?
—Por favor, tutéame.
—No debes dejar nunca que los animales perciban tu miedo.
—Eso me ha dicho todo el mundo.
—Tienes que demostrarles quién es el jefe. Enseñarles que eres tú la que manda.
Él golpeó a uno de los animales, haciendo que se echara a un lado para que pudieran pasar los demás. Desde lo alto de las gradas, durante el espectáculo, Demi había encontrado preciosos a los elefantitos, con esas orejas blanditas, aquellos encantadores rabitos y las expresiones solemnes, pero ahora le daban muchísimo miedo.
Demi había visto cómo manejaba Kevin Dellease a los adultos (los machos, se recordó a sí misma, aunque hubiera jurado que todas eran hembras). Hizo una mueca cuando Jacob golpeó con fuerza a uno de ellos. Puede que ella no fuera amante de los animales, pero al ver aquello se revolvió por dentro. Los elefantes no habían nacido para vivir en un circo y nadie debería tratarlos tan brutalmente por no seguir las reglas de los hombres, en especial cuando dichas reglas iban contra sus instintos.
—Tengo que ayudar a Kevin a pasear a los elefantes —dijo Jacob. —Encárgate de llevar a los elefantitos hasta la estaca. Iré dentro de unos minutos para ayudarte a atarlos.
—¡Oh, no! No, no creo que... —Aquel de allí es Puddin. Ése es Tater. El del fondo es Pebbies y este de aquí es BamBam, lo llamamos Bam para abreviar. Dale ahora a Pebbies con el pincho. Tienes que enseñarle modales. —Le ofreció el pincho a Demi y se alejó.
Demi miró con consternación aquella arma del diablo. Bam abrió la boca, Demi no supo si lo hacía para bostezar o para pegarle un bocado, y se echó hacia atrás. Dos de los elefantes metieron la trompa en el abrevadero.
«Ahora sí que me voy a rendir», pensó ella. Había conseguido limpiar el camión, pero no lograría acercarse a los elefantes. Había alcanzado su límite.
A lo lejos vio a Joe observándola, vigilándola como un buitre acecha a su presa antes de saltar sobre ella.
Ella se estremeció y dio un paso indeciso hacia los elefantitos.
—Eh... venga, amiguitos. —Temblorosamente señaló la estaca con el pincho.
Bam (o quizá fuera Pebbies) levantó la cabeza y le lanzó una mirada de desdén.
Ella se acercó con inquietud.
—Por favor, no me deis más problemas. Ha sido un día terrible.
Tater levantó la trompa de la artesa y giró la cabeza hacia ella. A continuación Demi recibió un chorro de agua fría en la cara.
—¡Aaah! —Gritó dando un salto atrás.
Tater salió disparado aunque, por supuesto no hacia la estaca, sino hacía los remolques.
—¡Vuelve! —gritó ella, frotándose la cara. —¡No hagas eso! ¡Por favor, vuelve!
Kevin se acercó corriendo con una larga barra metálica con un aguijón en forma de U en el extremo. Lo dirigió hacia Tater, escogiendo un punto detrás de la oreja. El elefante dio un fuerte chillido de dolor; se detuvo en seco y se giró inmediatamente hacia la estaca. Los demás elefantes lo siguieron con rapidez.
Demi miró a los animales antes de volverse hacia Kevin.
—¿Qué le has hecho?
Él se pasó la barra metálica de una mano a otra y se apartó el largo cabello castaño de la cara.
—Es una picana. Lanza descargas eléctricas. No la uso a menos que sea necesario, pero ellos saben que la utilizaré si no se comportan correctamente.
Demi miró la picana con desagrado.
—¿Les das descargas? ¿No te parece que es una medida muy drástica?
—Cuando se trabaja con animales no se puede ser sentimental. Puede que los quiera mucho, pero no soy estúpido. Tienen que saber quién es el que manda, quién lleva aquí la voz cantante.
—Kevin, esto no es para mí. Ya le he dicho a todo el mundo que los animales me dan miedo, pero nadie me hace caso.
—Acabarás por superarlo. Sólo necesitas pasar algún tiempo con ellos. No les gustan las personas ni los ruidos inesperados, así que tienen que verte venir. —Le quitó el pincho de la mano y le dio la picana a cambio. —Si te ven con ella te respetarán más. Los pequeños son fáciles de controlar; un par de descargas rápidas si no te hacen caso y listo. Cuando uses el pincho, apunta detrás de las orejas, es donde más les molesta.
Ella sintió como si estuviera siendo obligada a sujetar algo obsceno. Miró a los elefantitos y vio que Tater le devolvía la mirada. El animal observó la picana y, aunque tal vez fuera cosa de su imaginación, Demi pensó que parecía decepcionado.
Cuando Kevin se marchó, ella se acercó a los animalitos tosiendo para no sorprenderlos. Ellos levantaron la cabeza y se removieron inquietos al ver lo que llevaba en la mano. Bam abrió la boca y emitió un fuerte barrito de tristeza.
Debían de estar acostumbrados a que les dieran descargas eléctricas. Demi pensó lo mucho que comenzaba a desagradarle Kevin Dellease. Más que incrementar la confianza en sí misma, la picana hacía que se sintiera incómoda. No importaba lo mucho que le asustaran los animales, jamás podría hacerles daño, así que dejó el artilugio detrás de una bala de heno.
Miró con anhelo la caravana de Joe. Sólo tres días antes la había considerado repugnante, pero ahora le parecía el lugar más acogedor del mundo. Se recordó a sí misma que si había podido limpiar el remolque, también podía sobrevivir a eso.
Se acercó a las bestias de nuevo, esta vez sin la picana. Ellos la observaron durante un momento. Satisfechos de que ella ya no supusiera una amenaza, se dedicaron a remover el heno.
Todos salvo Tater. ¿Sería cosa de su imaginación o él le estaba realmente sonriendo? ¿Y no tenía esa sonrisa cierto toque diabólico?
—Elefantes bonitos. Elefantitos b-bonitos —canturreó ella. —Demi es buena. Demi es muuuuuy buena.
Pebbies y Bam levantaron la cabeza y se miraron el uno al otro, y ella hubiera jurado que incluso habían puesto los ojos en blanco. Tater, mientras tanto, levantó un fardo de heno y lo dejó caer sobre su lomo. Aunque los demás elefantes continuaron observándola, Tater no estaba molesto por la presencia de la joven. Parecía el más sociable de todos.
El es TATER
El animal dejó caer otro fardo de heno sobre su lomo. Demi se acercó unos pasos más, hasta que sólo hubo tres metros entre ellos. Tater comenzó a resollar en la paja.
Tater bonito. Tater es un elefantito muy bonito. —Se acercó a él unos centímetros más, susurrándole tonterías como si fuera un bebé de verdad. —Niño bonito. Sé bueno. —Comenzó a temblarle la voz. —Tater tiene que ser más educado. —Estaba tan cerca que podía palmearle la trompa, y Demi sintió la piel húmeda y pegajosa por el sudor. —A Tater le gusta Demi. Demi es amiga de Tater. —Alargó la mano lentamente, obligándose a hacerlo centímetro a centímetro, diciéndose a sí misma que los elefantes no comían personas, tan sólo... «¡Zas!»
El elefantito le plantó la trompa en el pecho y la tiró al suelo. La joven cayó con tal fuerza que vio las estrellas. El dolor le subió por el costado izquierdo. La vista se le aclaró justo a tiempo de observar cómo el elefante levantaba la trompa y emitía un grito de inequívoca victoria.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
hola chicas les voy a dejar otra marathon es que no se cuando podre publicar, mi cumpu esta en el doctor y le preste un ratito su lap a mi hermana pero obvio tengo el tiempo limitado ahh ahh asi k no se cuando subire....
se que e estado desconectada del mundo y vaya que si porque recien lei lo del bebe de justin aunque la verdad no creo que sea verdad no se pero esa chica no me da buena espina, por otra lado recien veo las fotos de nelta de su salida a almorza y gracias a Dios no iban de la mano... les soy sincera no me gusto mucho el disfraz de miley no se pero no me gusto... jejeje... 
vieron las fotos de wilmer y demi yo me quede en shock... osea no conosco a ese chico pero lo que por ahi e podido leer es que muchos no lo concideran bueno para demi y la verdad no me gusta tampoco pero si ella es feliz bueno hay que aceptarlo la diferencia de edad es mas grande que la de nelta y no se creo k algo le pasa a estos chicos cumplen 19 años y les gusta salir con personas muuuuy mayores..  en fin seamos felices por ellos y esperemos que ninguno los defraude....

ahora les contare de mi vida... estoy de vacaciones bueno solo hasta el sabado e estado 5 dias libres pero sin compu y mi cel anda mas muriendo que otra cosa pero si e podido leer algo... no me e podido conectar y desteto no poder hacerlo porque no se nada de ustedes... las extraño chicas...ojala y pronto se solucione lo de mi lap el cel tengo que cambbiarlo recien en diciembre... bueno les cuento que e estado super bien ayer en la noche fui a un concierto gratuito de victor manuel y la verdad la pase super solo que me duelen los piecitos y ando un poco ronca de los gritos jejeje es que ese hombre canta hermoso y la salsa es bellisima asi k ps me gusta.. se nota que soy latina jeje... mañana abra un concierto gratuito asi k tambien ire...  creo que es todo...
espero k esten super bien las extrañoooo a todassss!!!!!

2 comentarios:

  1. aaame el cap, jeje ese tater ¬¬
    y pues... no Wildem, no creo que sea bueno para demi, y si, creo que es contagioso ¬¬
    ash, demi, por el amor de dios!!!
    aag,... no importa, yo siempre sere JEMI!!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  2. Creo que amo esta novela mas de lo que te podes imaginar Kazzie... es tan interesante :) hace dias habia leido los caps pero no habia tenido tiempo para comentar...
    sorry
    Me alegra mucho que me tengas tan enganchada con tu blog :)
    te quiero mucho amiga
    xxoxo
    keep shining

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..