martes, 8 de noviembre de 2011

Novela Jemi 32 - Besar a un angel


Miley casi había llegado al vagón rojo cuando la abordó Nick Miller. A pesar de lo molesta que estaba con Nick, no podía negar lo apuesto que era, con aquella piel aceitunada y esos rasgos fuertes y firmes. Aunque tenía cuarenta y dos años, sólo había unas pocas hebras plateadas en el pelo rizado del acróbata y aquel atlético y poderoso cuerpo que poseía no tenía ni un ápice de grasa.
—¿Te tiras a Kevin? —preguntó él de esa manera agresiva que siempre la hacía rechinar los dientes.
—No es asunto tuyo.
—Me apuesto lo que sea a que sí. Es el tipo de tío que te gusta. Guapo y corto de entendederas.
—Vete al infierno. —La irritación de la mujer se debía al hecho de que sí se había acostado con Kevin en alguna ocasión al inicio de la temporada. Sin embargo, había perdido rápidamente el interés en él y no había sentido ganas de repetir la experiencia. No quería que nadie sospechara que el sexo ya no le interesaba tanto como antes.
—Con un tío como Kevin siempre puedes llevar la voz cantante, ¿verdad? Mientras que con alguien como yo...
—Alguien como tú nunca podría satisfacerme. —Dirigiéndole una falsa sonrisa, le recorrió con la uña el deltoides que se marcaba bajo la camiseta. —Las chicas dicen que ya no se te levanta, ¿es cierto?
Para disgusto de Miley, él reaccionó a la puya con una carcajada.
—Vigila esa lengua viperina que tienes, Miley Hemsworth. Un día te meterá en grandes problemas.
—Me gustan los problemas.
—Lo sé. En especial los que provocan los hombres.
Ella continuó caminando hacia el vagón rojo, pero en vez de darse por aludido y marcharse, Nick no tardó en ajustar su paso al de ella. Todo en él, desde la longitud de su zancada hasta el movimiento de sus hombros, anunciaba que se consideraba un regalo de Dios para las mujeres. Era además un machista confeso, por lo que Miley siempre tenía que recordarle quién era la que mandaba. Y aun así, a pesar de todo lo que la exasperaba, era el tipo de hombre que más le gustaba. Orgulloso, trabajador y honesto. Debajo de su hosca fachada tenía una naturaleza generosa y, a diferencia de Joe Jonas, no había en él más de lo que se veía.

La recorrió con la mirada tal y como hacía siempre. Nick nunca había mantenido en secreto que le gustaban las mujeres y, a pesar de que solía coquetear con las jóvenes del circo, tenía una manera de mirarla que la hacía sentir como si aún estuviera en la flor de la vida. Ella había fingido no notar la sensual cadencia de caderas de ese hombre, pues no podía olvidar que Nick era el hijo de un carnicero de Brooklyn sin una sola gota de sangre circense en las venas.
—Destiny y tú pasáis mucho tiempo juntas últimamente —dijo él.
—Hoy le he hecho una trenza, si es eso a lo que te refieres.
Nick la cogió del brazo y la giró hacia él.
—Eso no es lo que quiero decir, y lo sabes. Estoy hablando del tiempo que dedicas a entrenarla.
—¿Y qué?
—No quiero que la hagas albergar falsas esperanzas. Sabes que no tiene madera para ser una buena equilibrista.
—¿Por qué dices eso? Ni siquiera le has dado una oportunidad.
—¿Estás de coña? ¡He trabajado con ella desde que llegó y no ha mejorado nada!
—¿Y te parece extraño?
—¿Qué quieres decir?
—Quiero decir que podría llegar a ser buena si tú fueras un buen entrenador.
—¡No me jodas! No hay nadie que entrene mejor que yo. —Se clavó el pulgar en el pecho. —Fui yo quien le enseñó a mis hijos todo lo que saben.
—Matt y Rob son tan duros como tú. Una cosa es enseñar a dos chicos pendencieros y otra trabajar con una joven sensible. ¿Cómo va a aprender algo contigo si no haces más que decirle lo mal que lo hace?
—¿Qué demonios sabrás tú de jovencitas sensibles? Por lo que me han dicho, tu madre te amamantó con arsénico.
—Muy gracioso.
—No intentes convencerme de que tu padre se añilaba con contemplaciones cuando te enseñaba a hacer el triple salto.
—No tenía que andarse con nada. Yo ya sabía que me quería.
Nick apretó los labios.
—¿Estás insinuando que no quiero a mi hija?
Ella plantó las manos en las caderas.
—Pero ¡qué estúpido eres! ¿No se te ha ocurrido pensar que en este momento te necesita más como padre que como entrenador? Si dejaras de presionarla tanto, lo haría mejor.
—Vaya, pero si tenemos aquí a la jodida Arm Landers —dijo refiriéndose a la famosa columnista del Chicago Tribune.
—¡Vigila tu lengua!
—Mira quién fue a hablar. Te lo advierto, Miley, no me jodas con Destiny. Ya lo tiene bastante difícil en este momento sin que tú intentes ponerla en mi contra. Y se fue rezumando animosidad.

Lo observó durante un momento, luego abrió la puerta y entró en el vagón rojo. Nick y ella habían chocado desde el principio, pero además existía entre ellos una poderosa atracción sexual que la hacía mantenerse en guardia. La experiencia le había enseñado a ser cauta con los hombres que elegía como amantes. El día que se casó con Liam Hemsworth había sido el día que se había prometido a sí misma que nunca más se acostaría con un hombre al que no pudiera controlar. Tenía mala suene con los hombres y en dos ocasiones casi la habían destruido: primero Joshua  Brown y luego, de manera más contundente, Joe Jonas.

Había hecho pagar a Joshua Brown por lo que le había hecho, y se recordó a sí misma que Joe había tenido su propio castigo. Miró por la ventana y vio a DemiJ onas forcejeando con un fardo de heno. Miley casi sintió lástima por ella —y la hubiera sentido de haber sido otra persona, —pero Demi era el instrumento con el que podía castigar a Joe. Qué humillado debía de sentirse.

Seguro que estaba embarazada, ¿por qué otra razón se hubiera casado Joe con esa mujer? Pero a pesar de lo mucho que odiaba a Joe, el circo lo significaba todo para Miley, y le parecía denigrante que la sangre de los Jonas —una de las familias más famosas en la historia del circo— pasara a la siguiente generación a través de una ladronzuela. Cada vez que miraba a Demi, Miley se preguntaba cómo podría haber mantenido la cabeza en alto si no se hubiera hecho pública la verdad sobre Demi.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
sariis de mi vida te extraño millon, te amooooooooooooo 
espero que estes bien y espero que pronto podamos conversar.. te quiero...
no se olviden de comentar millon besos

10 comentarios:

  1. Ooohh nnitha yo también te etrañpoooooo muchiiiiiiSiaiaiamooo awwww kattiiss tee amoooooo mucho corazón de mi vidaa awww nenas gracia por todoiin ahhhhhhh eres duperssuperste te extrañooo dmasiadiin teee amooooo vida mía aww me entere de elgin awww. Dimee como estas vidaaa menpreocupa el como estas te amooooooo

    ResponderEliminar
  2. espero que Miley se entere de toda la verdad y le pide perdón a Demi. Pobrecita no se merece lo que le pasa. Joe date cuenta que es puro corazón. @Vretro

    ResponderEliminar
  3. ohhhh... Pobre Demi tabajando como loca y los demàs pensando que se robo los 200 dolares!!! :(

    ResponderEliminar
  4. pobre Demi..y Joe es un hijo de...*******,pero es tan lindo y adorable..y Miley que mala eres..deja en paz a Demi y olvidate de Joe..
    pliss mas capi de JEMI

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡¡Joe despierta ya!!! ¿¿¿xq no ayudas a Demi???!!!!
    Miley eres mala, espero que con el tiempo puedas entender que Joe no te ama y ser amiga de Demi. MEMI

    ResponderEliminar
  6. jejejeje
    hum....
    hum.. bueno, nick saco el cobre, jejejeje pero fue niley
    aaww, me gusto, pero quiero un jemi para la proxima ;)
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  7. pobresita de Demi ella trabajando como loca mientras la humillan!!! D: Que mala es Miley!!!!
    pero espero que Joe se de cuenta y defienda a Demi!!!!

    ResponderEliminar
  8. i miss la nove, so i miss you. :S

    ResponderEliminar
  9. me encantan tus nove..... son geniales espero que subas pronooo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..