sábado, 19 de noviembre de 2011

Novela Jemi 33 - Besar a un angel

Tiempo después Demi no pudo recordar cómo consiguió aguantar durante los diez días siguientes mientras el circo recorría Carolina del Norte antes de cruzar la frontera de Virginia. Durante el día Joe y ella estaban solos en la camioneta y, cuando él se dignaba a hablarle, ella sentía como si le estuviera pinchando con carámbanos. Ni siquiera compartían las comidas. Joe siempre se abría alguna lata de conservas mientras ella estaba en el cuarto de baño arreglándose para la función y le dejaba preparado un plato de comida mientras él se cambiaba. Nunca le preguntó qué le apetecía comer ni le pidió que cocinara, aunque ella tampoco habría tenido fuerzas para hacerlo.

Algunas veces Demi pensaba que había soñado aquel apasionado beso que habían compartido. Ahora a ni siquiera se tocaban, salvo en esas ocasiones en las que se quedaba dormida en la camioneta y se despertaba acurrucada contra él. Cuando eso ocurría se apartaba de un salto, sólo para sentir la intensa energía sexual que existía entre ellos, tan palpable como la brisa que entraba en la camioneta.

O puede que todo eso fuera cosa de su imaginación. Tal vez Joe no se sentía atraído por ella. ¿Cómo iba a encontrar atractiva a una chica con las manos llenas de ampollas, la nariz quemada por el sol y los codos llenos de costras, que no vestía otra cosa que ropa de trabajo sucia? En algún momento de la última semana había dejado de maquillarse hasta la hora de la función. Durante el día se recogía el pelo en una coleta, con algunos rizos sueltos que le caían sobre el cuello y las mejillas. En sólo dos semanas había abandonado las costumbres de toda una vida.

Ni siquiera sabía quién era cuando se miraba en el espejo.

Siempre estaba cansada. Se quedaba dormida en el sofá antes de medianoche, pero luego, una vez que Joe entraba en la caravana, le resultaba imposible volver a dormirse. Daba igual lo que hiciera, daba vueltas durante horas hasta que finalmente caía en un sueño intranquilo y se despertaba sin haber descansado. Se sentía agotada, confundida e increíblemente sola.
Como todos creían que era una ladrona, continuaban haciendo todo lo posible para evitarla y, por otro lado, tampoco había mejorado la relación con los elefantes. Tater todavía se comportaba como si lo hubiera traicionado. Varias veces llegó a considerar la posibilidad de ponerse perfume, pero la asustaba todavía más el cariño del elefantito que su odio. Cuando Kevin y Jacob estaban cerca, el animal la dejaba tranquila, pero, si no estaban a la vista, buscaba cualquier oportunidad para arrojarla al suelo; la derribó tantas veces que Demi tenía magulladuras por todas partes.

Los otros elefantes se dieron cuenta enseguida de que era una presa fácil y la convirtieron en el blanco de todas sus travesuras. La rociaban con agua, le chillaban y la tiraban al suelo si se acercaba demasiado. Lo peor era ver cómo esperaban a que se aproximara a ellos antes de divertirse a su costa. Kevin le decía que, como se negaba a usar el pincho, tenía lo que se merecía y que jamás vencería.

Aunque se mantuvo alejada de Sinjun y averiguó más cosas de él por lo que les oyó a los demás. Era un tigre viejo, tenía unos dieciocho años y fama de arisco. Según Jacob, ninguno de sus entrenadores había conseguido ganar su confianza, y todos lo consideraban imprevisible y peligroso.
Como su marido.

Joe la confundía de tal manera que no sabía qué pensar de él. Tan pronto se comportaba como un monstruo sádico como aparecía por el camión de los elefantes con unos nuevos guantes de trabajo para ella o una gorra de béisbol para que no se quemara con el sol. Y, más de una vez, llegó justo a tiempo de bajar una carretilla cargada de estiércol por la rampa antes de que Demi tuviera ocasión de hacerlo. Sin embargo, la mayor parte del tiempo sólo parecía sentir pena por ella.

Era un día insoportablemente cálido para estar sólo a mediados de mayo. La temperatura superaba los treinta y cinco grados y la espesa humedad dificultaba la respiración. De nuevo instalaron el circo en un aparcamiento, en un pequeño pueblo al sur de Richmond, y el asfalto negro intensificaba el calor. Los elefantes ya habían conseguido tirar a Demi dos veces ese día y, la segunda vez, se raspó el codo. Para empeorar las cosas, todos los miembros del circo parecían disfrutar de un tiempo de relax excepto ella.

Nick y Perry Lipscomb estaban sentados a la sombra del toldo de la caravana Airstream de la familia Miller, tomando una cerveza fría y escuchando un partido de béisbol en la radio. Ashley se rociaba con agua mientras el tomaba el sol recostada en una silla con el último ejemplar del Cosmopolitan en las manos. Incluso Jacob echaba una siesta a la sombra.
—¡Demi, mueve el culo y ocúpate del heno! —le ordenó Kevin a gritos desde la puerta de la caravana de los equilibristas, luego rodeó los hombros de Charlene con el brazo. Algunas veces, desde que se habían enfrentado por el pincho, Kevin la trataba con hostilidad. Le encargaba los trabajos más duros, y la hacía trabajar durante horas interminables, hasta que llegaba Joe y le decía que ya había sido suficiente por ese día.

Cuando comenzó a mover el heno, le ardía cada músculo del cuerpo. Tenía la camiseta empapada de sudor y un roto en el hombro; sus vaqueros parecían no haber visto una lavadora en semanas, y la suciedad, el heno y el abono se le pegaban a cada centímetro de su húmeda piel. Tenía el pelo enredado y las uñas tan quebradas como su espíritu.

Al otro lado del recinto, Miley tomaba un refresco y se pintaba las uñas de los pies. A Demi le goteaba el sudor por los ojos, haciendo que le picaran, pero tenía las manos demasiado sucias para enjugarse la cara.

—¿Quieres apresurarte, Demi? —gritó Kevin, mientras Charlene soltaba una risita tonta. —Está entrando otra carga.

Algo dentro de Demi explotó. Estaba harta de ser el chivo expiatorio de todos. Estaba cansada de que los elefantes la tiraran y de que los seres humanos la despreciaran.

—¿Sabes qué te digo? ¡Que lo hagas tú mismo! —Arrojó al suelo el rastrillo y se alejó con paso airado. Ya había tenido suficiente. Iba a buscar a Joe y a exigirle que le comprara ese billete de avión. Nada podía ser tan malo como eso.

Un gran rugido resonó en el recinto. En ese momento, le comenzó a arder la piel y su deshidratada garganta clamó por agua. Vio una manguera enganchada al camión del agua, que serpenteaba hasta la zona de las fieras. Corrió hacia ella, presa del pánico porque jamás se había sentido tan acalorada.
Una vez más oyó el rugido, y le sorprendió ver a Sinjun en su jaula cociéndose bajo el sol. Oleadas de calor rebotaban contra el asfalto, y las rayas naranjas y negras del tigre parecían brillar débilmente.

No todos los animales estaban debajo de la carpa de las fieras. Algunos estaban en una pequeña zona cercada entre la carpa de los animales y el circo. Chester, un camello de aspecto enfermizo, no estaba demasiado lejos de allí, al lado de Lollipop, una llama de ojos somnolientos. Un gran toldo de nailon blanco, un tanto gastado, les daba sombra; pero nada protegía a Sinjun del sol inclemente que lo golpeaba a través de los barrotes de la jaula. Igual que ella, Sinjun parecía haber sido escogido para que los demás abusaran de él.

El animal clavó los ojos en Demi con amarga resignación, sin siquiera molestarse en mover las orejas. Detrás de él, la llama emitió un sonido extraño, pero el camello no le hizo ni caso. El calor del asfalto traspasaba la suela de las deportivas de Demi y le quemaba los pies. Le goteaba el sudor entre los pechos. Los ojos de Sinjun le taladraron el alma. «Calor. Tengo calor.»

Demi odiaba ese lugar donde los animales se exhibían en jaulas. El extraño sonido de la llama reverberó en sus oídos. Le dolía la cabeza y tenía el estómago revuelto por el olor a moho del toldo de nailon. Instintivamente dio un paso atrás, intentando alejarse del sol, y de esos tristes animales, del horrible calor y de ese olor nauseabundo. Pisó un charco. Miró hacia abajo y vio una fuga en la manguera que llevaba el agua al abrevadero.

Sin ni siquiera pensar lo que estaba haciendo, corrió hacia donde la manguera se conectaba a la boquilla de latón. La tomó y cortó el flujo del agua. Hasta que sólo cayeron unas gotas en sus manos.
Entrecerró los ojos ante el resplandor que se reflejaba en el sucio toldo blanco y sintió los ojos de Sinjun quemándola, derritiéndole la piel.
«Calor. Tengo tanto calor.»
Demi miró el agua fría que le goteaba en las manos. Accionó la boquilla de nuevo, levantó la manguera y comenzó a rociar agua fría en la jaula de tigre.
¡Sí!
Al momento sintió el alivio del animal en su propio cuerpo.
—¡Eh! —Jacob se acercó a ella corriendo tan deprisa como sus artríticas rodillas se lo permitían. —¡Detente, Demi! Para de una vez, ¿me has oído?
El tigre le enseñó los dientes al anciano. Demi se giró con rapidez y lanzó el chorro de agua fría al hombre, mojándole la mugrienta camisa de trabajo.
—¡No te acerques!
Jacob se detuvo.
—¿Qué estás haciendo? ¡Vas a matar al tigre! A los felinos no les gusta el agua.
Volvió a dirigir el chorro al tigre y sintió un fresco alivio en los huesos, como si estuviera mojándose ella misma.
—A éste sí.
—¡Te he dicho que te detengas! No puedes hacer eso.
—A Sinjun le gusta. Míralo, Jacob.
Cierto, en vez de alejarse del agua, el tigre se recreaba en ella, permaneciendo inmóvil bajo el chorro. Mientras continuaba mojando al felino, Demi quiso decirle a Jacob que eso no habría sido necesario si él hubiera hecho mejor su trabajo, pero sabía que el pobre hombre no podía hacer más de lo que hacía y se mordió la lengua.
—¡Dame eso!
Kevin se había plantado detrás de ella y alargó el brazo para quitarle la manguera de la mano. Pero Demi va estaba harta de Kevin Dellease y no dejó que se la arrebatara.
El agua cambió de dirección. Demi soltó un jadeo al sentir toda la fuerza del chorro en la cara, pero no soltó la manguera.
Él le retorció la muñeca.
—¡Detente, Demi! Dame la manguera.
El rugido enloquecido de Sinjun vibró a través del pesado aire de la tarde, ahogando por completo el alboroto habitual del circo. La jaula tembló cuando Sinjun lanzó su enorme cuerpo contra los barrotes, casi como si estuviera intentando llegar a Kevin para protegerla. Alarmado, el domador soltó la muñeca de Demi y se volvió hacia los rugidos.
Sinjun aplanó las orejas contra la cabeza y le siseó al hombre. Demi le arrancó de un tirón la manguera.
—Condenado tigre loco —masculló Kevin. —Alguien debería haberlo doblegado hace años.
Demi envió otro chorro de agua a la jaula. Con más seguridad de la que sentía, le dijo:
—No le gusta que te metas conmigo.
—Mira eso, Kevin —dijo Jacob. —A ese cabrón le gusta el agua.
—¿Qué coño pasa aquí?
Todos se volvieron hacía Joe, que se acercaba a ellos. Demi se limpió los ojos con la manga de la camisa sucia mientras seguía apuntando el chorro de agua hacia la jaula del tigre.
—Demi ha decidido duchar a Sinjun —dijo Kevin.
—¿Duchar a Sinjun? —Joe la observó con esos inescrutables ojos rusos.
Sinjun tenía calor —explicó ella débilmente. —Quería que lo refrescara.
—¿Te lo ha dicho él?
Demi estaba demasiado agotada para responder. Además, ¿cómo podía explicarle que Sinjun se había comunicado con ella? Ni siquiera ella podía comprender esa especie de conexión mística que parecía tener con el tigre.
Dirigió el chorro del agua al barro que se había acumulado en el fondo de la jaula.
—Estas jaulas están asquerosas. Habría que limpiarlas con más frecuencia.
Jacob se mostró ofendido.
—Yo no puedo con todo. Si crees que las jaulas están asquerosas, quizá deberías limpiarlas tú misma.
—Vale. Lo haré.
¿Qué estaba diciendo? Sólo unos minutos antes, había decidido irse de allí, y ahora se ofrecía voluntaria para echarse más trabajo a la espalda. ¿Cómo iba a poder encargarse de otra tarea si casi no lograba terminar las que le asignaban?
Joe frunció el ceño.
—Demi, tú ya haces demasiado. Apenas te mantienes en pie y no quiero que hagas nada más.
La joven ya estaba un poco harta de que su marido le dijera lo que podía o no podía hacer.
—Ya he dicho que lo haría, y lo haré. Ahora, a menos que Kevin y tú queráis acabar tan mojados como Jacob, será mejor que me dejéis sola.
La sorpresa brilló en los ojos de Joe. Kevin la presionó más.
—Demi no consigue siquiera terminar las tareas que le asigno. ¿Cómo se va a ocupar también de las fieras?
—No lo hará —dijo Joe firmemente.
—Lo haré.
—Demi...
—No puedes decirme lo que tengo que hacer en mi tiempo libre.
—No tienes tiempo libre —le recordó.
—Entonces supongo que tendré que trabajar más rápido.
Él la miró durante un buen rato. Demi vio brillar en sus ojos algo que no pudo comprender del todo. ¿Un poco de reconocimiento? ¿Un atisbo de respeto?
—¿De verdad quieres hacerlo? —le preguntó él.
—Sí.
—¿Estás segura de saber lo que haces?
Ella le sostuvo la mirada sin pestañear.
—No tengo la menor idea.
Una emoción que casi parecía ternura brilló en los ojos de Joe, pero desapareció tan pronto como éste asintió bruscamente con la cabeza.
—Vale, estarás a prueba durante unos días. Puedes trabajar aquí un par de horas a primera hora de la mañana y luego te encargarás de hacer lo que te mande Kevin.
Jacob comenzó a protestar.
—¡Pero necesito ayuda! ¡No puedo hacerlo todo yo solo!
—Tampoco puede hacerlo Demi —dijo Joe en voz baja.
Sorprendida, la joven clavó los ojos en él. Él arqueó una ceja.
—¿Algo más?
Demi acababa de recordar que le daban miedo los animales, pero no era el momento de sacar el tema a colación y negó con la cabeza.
—Entonces, serás tú quien se ocupe de las fieras.
Mientras Joe se alejaba, Demi pensó que cada vez que lo consideraba el malo de la película, él la sorprendía. También se dio cuenta de que ya no le daba miedo. No de verdad. Joe tenía unas reglas duras y, para Demi, injustas, pero siempre se ceñía a ellas y Demi no podía imaginárselo comprometiéndose en algo en lo que no creyera.
Durante las horas siguientes, regó las jaulas con la manguera y limpió la porquería acumulada mientras intentaba mantenerse lo más alejada posible de los animales. Cuando por fin terminó, estaba incluso más sucia que cuando empezó, dado que se había añadido barro a la mugre que la cubría.
Convenció a uno de los trabajadores para que moviera la jaula de Sinjun a la sombra, luego le puso heno limpio a Chester y a Lollipop. El camello intentó patearla, pero la llama se mantuvo tranquila, y cuando Demi miró los ojos somnolientos de Lollipop, decidió que por fin había encontrado un animal que le gustaba.
—Eres toda una dama, Lollipop. Nos vamos a llevar muy bien.
La llama movió los belfos y le lanzó un escupitajo maloliente.
Eso era gratitud, sí señor.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
chicas espero que esten bien las explicaciones de mi ausencia en el capi de la hija del magnate, por fis comenten... las e extrañado mucho mucho..

7 comentarios:

  1. extrañe tus novelas,y bueno espeor que estes mas actiba,y que no te pase anda malo
    continua asi.. :)

    ResponderEliminar
  2. awwww al fin se algo de vos!!!! te extrañe! jajaja estuvo increible el capi!!! seguila quiero mas! jajaja sobre todo de la hija del magnate! , jaja y la nove jiley que estuvo buenisimo el capi , besos
    atte:agus

    ResponderEliminar
  3. wooww ya extrañaba tus noveeee... te quedo muy buenooo..sigueloo prontoooo

    ResponderEliminar
  4. me encanto el capis!!!!!!!!!!!!!que bueno que regresaste ok tenes que seguirla que nos debes muchos capis!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. me super encanto el capis y ya te extrañabamos bueno nos debes muchos capitulos mas que me fasina esta nove!

    ResponderEliminar
  6. aaaaaaaaaaawww Kazz!!! te mega-extrañe!!!! a ti y a la nove...
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    :)
    ame el cap, y espero el otro,
    ahora, me paso a la hija del magnate.. :)
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  7. HOLA!!! Hermoso el capi. Ya extrañaba la nove!
    Reviso el blog siempre y cada vez que veo que subiste capi me pongo contenta! ESta es mi nove favorita!!!
    Espero que te arreglen la compu pronto y que las cosas en el trabajo mejoren con el jefe gruñon. besos
    @Vretro

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..