domingo, 20 de noviembre de 2011

Novela Niley 03 - El preferido de la profesora - Felicidades Anita

Miley fue disparada hacia la puerta principal cuando el hombre salió corriendo. Largó las instrucciones a los oficiales y luego se escabulló al interior. Deseó arrastrarse a un agujero y morirse.
Un detective de la policía... ¡de verdad! ¿Dónde **** estaba el hombre que había alquilado? Nunca iba a sobrevivir a esto. Ahora mismo, el hombre estaba corriendo por la nieve en su bata. ¿Cómo diablos no iba a salir esto en las noticias?

El sonido de voces en el exterior la estimuló a reaccionar. Subiendo las escaleras de dos en dos, se puso los vaqueros y un jersey. Las carcajadas se filtraron subiendo hasta ella. Evidentemente sus compañeros lo habían encontrado. El hecho de que se tomaran tiempo para burlarse significaba que habían encontrado al asesino. No podía quedarse y averiguarlo. Tenía que salir pitando de allí.

Miley metió sus cosas en la maleta. Era de locos. ¿Cómo iba a escabullirse cuando la policía rodeaba la cabaña de su hermano? Se hundió en la cama, enterró la cabeza entre las manos e intentó no llorar.
La puerta principal se cerró de un portazo. Era hora de enfrentarse a lo que había hecho. Ardiendo de vergüenza se arrastró hasta las escaleras.
Él estaba de pie frente a la chimenea, vistiéndose. Durante un último minuto se permitió el gustazo de la vista espectacular, los músculos esculpidos y el hombre tan bien dotado. Luego se tragó lo que le quedaba de orgullo y bajó.
—Creo que ha habido un malentendido.
Él se giró de golpe.
—¿Crees? Tal vez alguien debería zurrarte el culo.
Su piel se calentó otro par de grados.
—Lo siento. Estaba…
—Esperando a alguien. Sí, lo sé. —Sacudió el pulgar sobre el hombro mientras se metía la camisa en los pantalones—. Hemsworth lo mató y se llevó su coche.
Miley cerró los ojos ante un repentino torrente de lágrimas.
—Sabes, podrías haber sido tú.
Ella dejó caer la cabeza.
—Supongo que vas a presentar cargos.
—¿Tienes nombre?
Se obligó a mirarle.
—Miley Cyrus.
Se puso bruscamente los mocasines y se abrochó el cinturón.
—Volveré tan pronto como procese a Hemsworth. Quédate aquí. Tú y yo tenemos asuntos sin terminar.
Todo lo que pudo hacer fue asentir. Se apoyó en la ventana y observó cómo se alejaba en coche.
¿Esperar aquí? ¡Ni hablar! Quería alejarse tanto como pudiera de su pecado.

 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 
Miley despidió con un “buenas noches” a cada uno de sus estudiantes de “Inglés de Segunda Lengua” mientras salían de clase. Se sentía bien al volver a la rutina habitual. La escuela elemental durante el día; la escuela de adultos por la noche. La mantenían ocupada. Debería haber apreciado su vida rutinaria desde el principio en vez de aventurarse en el territorio sexual prohibido. Era afortunada por no haber sido arrestada.

Durante la última semana, como poco Miley esperaba tener a Nick Jonas y a un equipo de policías vociferando a sus puertas y llevándosela a rastras a la cárcel. Una llamada de su hermano contándole que Jonas le había solicitado su nombre y dirección la tuvo en ascuas la pasada semana. Pocas veces salía de casa.

Pero como cada día pasaba sin repercusiones, se consideró una mujer afortunada. Tal vez la había salvado la misma vergüenza de Jonas por el aprieto en que ella lo había metido. Rezó para que su comisaría estuviera bien lejos de ella. La última cosa que quería era darse de bruces en la calle con el hombre.
Oh, pero era un bombón para la vista. Más dulce todavía para follar. Se deshizo del recuerdo y levantó el borrador para limpiar la pizarra. El sonido de la cerradura de la puerta la hizo girar. Su presta sonrisa se desvaneció cuando vio a Nick allí de pie. Entonces su corazón latió el triple de rápido.
—Señorita Cyrus. —Cerró la persiana de la puerta.
—Detective Jonas.
Lo siguió con la mirada mientras él cruzaba la habitación hacia el banco de la ventana. Una por una cerró las persianas venecianas.
—Creo que usted y yo tenemos un asunto sin terminar. —Fue hacia ella.
Miley no sabía qué hacer. Gritar parecía ser una buena opción.
Él sacó las esposas de la funda a su espalda. Así que había venido a esto. Se lo merecía. Por lo menos había tenido la decencia de esperar hasta que sus alumnos se fueran, esperar hasta que fuera de noche.
Él le agarró la muñeca suavemente y tiró de ella detrás de la espalda. Luego capturó la otra y las sujetó.
—De cara a la mesa.
Miley contuvo las lágrimas mientras él la ponía en posición. Esperaba la letanía de derechos que ofrecían a todos los detenidos. En cambio, sintió su mano sobre el trasero.
—Dulce. Firme. Justo del modo que me gusta.
De un tirón le bajó los pantalones y las bragas.
—Fuera.
—Nick...

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::...::::::::::::::::::::::::::::::

millon besos las quiero..
espero que les guste me falta el ultim capi y se acaba.. felicidades anita te mereces lo mejor del mundo..

3 comentarios:

  1. jejejej
    aww.. jejejeje
    me paso al siguiente.. heheh me gusto!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  2. OOOO ME ENCANTO ESTA MUY BUENO!!!!!!!!!!!!!!!WOOOW POBRE MILEY CASI SE LA CREE ME MORIRIA SI NCIK JONAS VIENE A MI CASA "A ARRESTARME" JAJAJ XD BUENO ESPERO EL SIGUIENTE!!!!!!!!MALENA

    ResponderEliminar
  3. me re gusto, este estuvo lleno de caras o.O jajajaja Nick se aprovecho de encontrarla sola jajajaja que le hará? creo que hice una pregunta medio obvia ajajaja, voy a seguir leyendo...ME ENCANTA LA NOVE, como siempre te digo escribís hermoso

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..