martes, 1 de noviembre de 2011

Novela Niley 10 - La hija del magnate - Feliz cumple Ary

cierto que esta bueno!!!
Nick.

El tenía un aspecto diferente al que había te­nido el día anterior. Iba vestido con pantalones va­queros y una camiseta negra ajustada. Grabada en el bolsillo del lado izquierdo superior de la cami­seta había una corona dorada con la inscripción Aviones Jonas, Tenía un aspecto más asequible y, por lo tanto... más peligroso.
A Miley se le aceleró el corazón y se le secó la boca. Se preguntó qué estaba haciendo él allí y cómo la había encontrado.

-¿Cómo? -preguntó, susurrando. A continua­ción se respondió a sí misma-. Tú misma le dijiste tu nombre y dónde vivías. ¡Claro que te ha encon­trado, idiota!
El timbre de la puerta volvió a sonar y Mia chi­lló.
-Shh... -Miley se estremeció y acunó a su hija con la esperanza de que mantuviera silencio.
-Puedo oír a la niña -dijo Nick en voz alta.
Miley se estremeció de nuevo y trató de decirse a sí misma que era por miedo. Pero ni siquiera ella misma se lo creía. Su cuerpo, a pesar de lo que su mente hubiera preferido, estaba reaccionando ante aquel hombre de la misma manera en la que lo había hecho la primera noche que se habían visto.
-Abre la puerta, Miley -exigió él.
-¿Por qué? -preguntó ella una vez se percató de que era inútil fingir que no estaba en casa.
-Quiero hablar contigo.
-Anoche ya nos dijimos todo lo que había que decir.
-Quizá tú lo hicieras -reconoció Nick-, Pero yo ni siquiera he empezado.
Miley se atrevió a mirar de nuevo por la mirilla y en aquella ocasión se encontró con la fija mirada de él. Nick estaba mirando por el otro lado de la mirilla como si él también pudiera verla a ella.

Sus ojos marrones oscuros reflejaban una gran determinación y Miley supo que no se iba a mar­char hasta que no lo escuchara. El quería hablar. Muy bien. Iba a permitir que lo hiciera y después ambos podían seguir cada uno su camino.

-Tu papi es terriblemente prepotente -susurró mientras abría la puerta.
-Eso también lo he oído -dijo Nick mientras le dirigía una fría mirada. Luego entró en la casa.
Miley cerró la puerta tras ellos y se dio la vuelta para mirarlo. Ver a Nick Jonas en medio de su salón hizo que su casa pareciera pequeña.

Era cierto que su vivienda no era muy grande, pero siempre le había parecido suficiente para Mia y para ella. Pero en aquel momento, con la fuerza de la presencia de Nick, las paredes pa­recían haberse encogido.
El la estaba mirando a los ojos y ella sintió que el calor de aquella mirada le quemaba por dentro. Nick tenía el pelo alborotado por el viento, la mandíbula tensa y, cuando se cruzó de brazos, Miley sintió cómo algo innegable le ardía por dentro.

Se preguntó cómo podía seguir reaccionando sexualmente ante un hombre al cual debía evitar y cómo iba a lograr que él no se percatara de ello.
-No esperaba volver a verte -dijo, pasando junto a él. Como tuvo que hacerlo de lado, sus pe­chos rozaron los pectorales de él.
No estaba muy segura, pero le pareció que Nick se había acercado aún más a ella.
-Eso prueba que no me conoces tan bien como crees -contestó él.
Miley sintió que la excitación le recorría la es­pina dorsal y maldijo para sí misma.
Decidida a que no se notara lo afectada que es­taba ante aquella visita inesperada, se dirigió a una silla que había junto al parque de Mia. Una vez se sentó, colocó a su hija en su regazo y miró a Nick. Parecía que era muy alto y pensó que no lo recor­daba así, tan intimidante.
Él miró a su alrededor y vio un cojín en el que sentarse. Le dio un empujón con la punta de una de las botas de vaquero que llevaba puestas y, cuando lo colocó delante de ella, se sentó en él. Entonces la miró fijamente y Miley tuvo que con­tener el aliento antes de hablar.
-¿Por qué has venido aquí, Nick?
-Para hablar.
-¿De qué?
-De Mia.
Miley se puso tensa.
-Sé que ninguno de nosotros estaba esperando esto -continuó él.

Miley asintió con la cabeza y sintió tal opresión en la garganta que dudó que fuera a ser capaz de emitir una sola palabra. Se preguntó por qué habría tenido Nick que sentarse tan cerca de ella y por qué olía tan bien. Aquel hombre tenía una voz que le hacía pensar en noches ardientes y sábanas de seda.

-Así que... -comenzó a decir él- como nos en­contramos en una situación excepcional, tengo una solución excepcional.
Miley carraspeó para poder intentar hablar.
—No me había dado cuenta de que necesitába­mos ninguna «solución».
-En eso te equivocaste -contestó él, esbozando una leve sonrisa.
-Nick...
-Llevas viviendo aquí tres años, ¿no es así?
Aquello desconcertó tanto a Miley que lo único que logró al principio fue parpadear.
-¿Cómo sabes eso?
-Estás de alquiler.
-¿Me has estado investigando o algo parecido? -preguntó ella, levantando la barbilla.
-¿Por qué no iba a hacerlo? Apareciste di­ciendo que soy el padre de tu hija y tiene sentido que haya comprobado algunas cosas sobre ti.
-No me lo puedo creer -contestó Miley, ner­viosa. Repentinamente sintió como si no pudiera respirar con normalidad. Se sintió atrapada en la pequeña casa que siempre había querido tanto.
-Como estás de alquiler, hará que todo sea mu­cho más fácil -afirmó un pensativo Nick, asin­tiendo con la cabeza y mirando a su alrededor.

Miley se dijo a sí misma que sabía lo que estaba pensando él. Nick tenía muchísimo dinero. Po­seía una mansión que extrañamente utilizaba y mantenía suites de hotel preparadas para él... so­lamente «por si acaso». No tenía idea de cómo era la vida para la gente corriente y estaba segura de que despreciaba la casa que ella había convertido en un hogar para su hija y para ella.
Pero no tenía que avergonzarse de nada. La casa era pequeña, pero estaba limpia y bien arre­glada. Y si él había investigado su pasado, habría descubierto que ella era una persona sincera, ho­nesta, que pagaba sus facturas a tiempo y que era completamente capaz de cuidar de su pequeña.
Pero Nick podía pensar lo que quisiera, ya que a ella no le importaba.
-Eso hará que esto sea más fácil -continuó él.
-¿El qué?
-Quiero que Mia y tú os vengáis a vivir con­migo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
verdad que estoy atrasada con los cumples pero bueno...
ary de mi vida espero k la hayas pasado super bien, eso si no pienses k me olvide solo k como e dicho e andado full y completamente desconectada pero aqui estoy dejandote esta marathon de niley porque se que te encanta...
te quiero muchop corazo!!! cuidate besos!!

3 comentarios:

  1. Oh oh ... creo que empezooo la parte mas interesante... la convivencia hahahahahahaa
    Me encantoo... continuare leyendo ...
    xoxox

    ResponderEliminar
  2. ahahahahahahaha estoy muy feliz amo esta nove...♥♥

    ResponderEliminar
  3. aaawww!!!! te amoooooo niñaaa! eeres super corazhoon! jeje me encanta esta nove! =D

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..