viernes, 4 de noviembre de 2011

Novela Niley 14 - La hija del magnate


A través del monitor de la pequeña, Miley oyó que Mia gimoteaba mientras dormía, por lo que se bajó de su enorme y lujosa cama. Agarró su bata y se dirigió hacia la puerta de su habitación.
No le sorprendió que Mia estuviera despierta e inquieta. Habían visto a mucha gente extraña aquel día e incluso ella misma estaba teniendo problemas para conciliar el sueño en aquella casa.
Se dirigió a la habitación de la pequeña y pensó en la actitud de Nick, el cual había diri­gido toda la mudanza. Cuando habían llegado a su fabulosa mansión, a ella le había sorprendido todo lo que él había conseguido en una semana. No sólo era que su dormitorio fuera el más ele­gante y lujoso que jamás había visto, sino que las habitaciones de Mia eran parecidas a las que es­taba acostumbrada a ver en las revistas de famosos.
En una de las paredes había un mural con pin­turas de animales, un armario lleno de ropa, es­tanterías con muñecos de peluche y una cuna como para una princesa. Desde las ventanas se veían unas preciosas vistas del océano.
Ella nunca le podría haber dado a su hija nada parecido y, aunque apreciaba todo lo que había he­cho Nick para hacerle un hueco en su vida a la pequeña, no podía evitar sentir envidia.
Él estaba utilizando su dinero para recalcar las diferencias entre ellos y lo estaba haciendo muy bien.
Al llegar al dormitorio de Mia vio que la puerta estaba entreabierta, tal y como había insistido ella que se quedara. La niña ya había dejado de llori­quear, pero aun así quería asegurarse de que se hubiera vuelto a dormir. Escuchó unos susurros...
Curiosa, abrió la puerta con mucho cuidado para no hacer ruido y se detuvo en seco. La luz de la luna iluminaba la habitación y la lámpara que habían dejado encendida reflejaba estrellas en el techo.
Pero ella apenas se percató de nada de ello. Su mi­rada se centró en el hombre que había al lado de la cuna y que estaba sujetando a Mia contra su pecho.
-No llores más, Mia -murmuró él-. Aquí estás segura. Ésta es tu nueva casa...
A Miley le dio un vuelco el corazón al ver cómo él tranquilizaba a su hija. Era obvio que se había levantado de la cama para ir allí. Sólo llevaba pues­tos unos pantalones de pijama de seda, la piel de su pecho brillaba como bronce esculpido bajo la luz de la luna. Tenía la cabeza inclinada hacia Mia y ella pudo oír los dulces susurros que emitía al tratar de tranquilizar a la pequeña.
-Duérmete otra vez, bebita -dijo con un leve sus­piro-, Sueña con el arco iris, cachorros, y largos días de verano. Tu papi está aquí y nada te hará daño...
Miley no podía apartar sus ojos de ellos. Había algo muy dulce en aquello. Oír la promesa de pro­tección que Nick le había hecho a su hija provocó que ella quisiera reír y llorar al mismo tiempo.
Él continuó acunando a la pequeña y Miley pudo oír el leve suspiro que ésta emitió. Las lágrimas ganaron la batalla y se le empañaron los ojos, por lo que se vio forzada a controlarse.
Como si hubiera sentido su presencia, Nick se dio la vuelta y le sonrió.
-Yo también tengo un monitor en mi habita­ción.
Miley se acercó y acarició el pelo de la pequeña.
-Claro que sí.
Él frunció levemente el ceño.
-Soy su padre.
-Tienes razón -concedió ella, mirándolo a los ojos-. Simplemente estoy acostumbrada a ser la única que se levanta en medio de la noche.
La mirada de Nick se dulcificó un poco ante aquel reconocimiento y acarició con amor la espalda de su hija.
-Lo comprendo -susurró-, Pero ya no estás sola, Miley. Yo estoy aquí y voy a ser parte de la vida de Mia. Ya me he perdido mucho.
Miley respiró profundamente y asintió con la cabeza. Iba a tener que encontrar una manera de sobrellevar los derechos de Nick como padre.
-Parece que tienes mejor mano con los bebés de lo que yo esperaba.
Aparentemente percatándose de que ella es­taba dispuesta a si no finalizar, por lo menos sí a hacer una tregua en la pequeña guerra que man­tenían, Nick sonrió.
-Tengo dos sobrinas, ¿recuerdas? Emma y Ka­tie. Emma tiene poco más de un año y Katie tiene tres meses. Las he cuidado muchas veces. '
La sorpresa que le causó a Miley aquello debió de reflejarse en sus facciones, ya que Nick son­rió más abiertamente y ella se quedó sin aliento.
-No sabías eso, ¿verdad? -preguntó él.
-No -contestó ella-. Sabía que tus hermanos tenían hijas, pero no pensé que tú...
-¿Qué? -la retó Nick-, ¿Que quisiera a mi fa­milia?
Miley recordó que en las investigaciones que había realizado acerca de él había descubierto que la familia Jonas era una familia muy unida, pero no había pensado que un hombre tan interesado en viajar a lugares exóticos fuera a prestarles mucha atención a sus pequeñas sobrinas.
-Desde luego que no -respondió, observando cómo Nick se daba la vuelta y dejaba a Mia en su cunita-. No pensé que un hombre como tú fuera a querer tener nada que ver con bebés.
-¿Un hombre como yo?
Ella se acercó a acariciar la espalda de su pe­queña. Sonrió al oír los leves suspiros de su hija.
-Ya sabes -dijo al darle la espalda-. Los playboys.
-¿Crees que soy un playboy?
Ella se giró para mirarlo y deseó no haberlo he­cho. Mientras había tenido a Mia en brazos había estado guapísimo, pero en aquel momento... pa­recía mucho más tentador. Toda esa piel desnuda y bronceada, el pelo alborotado, la sombra de una incipiente barba, su sensual mirada...
-Sólo sé lo que he leído de ti -dijo ella, diri­giéndose hacia la puerta. Era mejor que volviera lo antes posible a su dormitorio, ya que no quería ha­cer ninguna tontería.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
sigo con la marathon... espero k esten super bien ... agus esta marathon va para vos que lindo que te gusten las noves.. gracias por tu apoyo... 
chicas por fis no se olviden de comentar.. les deseo lo mejor...

5 comentarios:

  1. heyy noo ya te pareces a mi madree POR Q TAN CORTOS ENCERIO YA PARECES YOP HETYY NO ME COPIES JAJA YO SOLO SUBO CORTOOSS TU SUBE LARGOTES JEJEJEJE BROMIZZ BROMIIS PERO AUN ASII QUIEROO MASS SHI NO SEAAS MALIIITHAA Y SABES KATTI LOS PROBLEMAS Q NO ME DEJAN DE PERSEGUIRR BBAAAH DA LO MISMO ASI ES SIEMPRE TEE QUIERO CORAZON

    ResponderEliminar
  2. gracias!! esta nove es mi favorita me encanta!!!, besos
    atte:agus

    ResponderEliminar
  3. ME ENCANTO EL CAPITULO ESTA SUPER BUENO!!!Y FUE TAN TIERNO LA PARTE DE Q MILEY LLEGA Y ENCUENTRA A NICK ALSANDO A SU HIJA Y EXITANTE CUANDO MILEY DESCRIBE A NICK CON UN PANTALON PARA DORMIR Y CON SU TORSO DESNUDO!!!!!!
    AAAAAAAAAIIIIIIII DIOS NICK JONAS
    PDTA:AMO TU NOVELA Y TE AMO CORAZON SUBI OTRO CAPIS Y UNO DE LA NOVE BESAR A UN ANGEL
    MALENA

    ResponderEliminar
  4. hahahahhaha playboy"?!?! bueeeeeeeeeeenisiiiimo Kazzie
    xoxoox hahaha lo ame~!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..