martes, 3 de enero de 2012

Jemi 47 - Besar a un angel


—¡Yyyyy ahora, entrará en la pista central del circo de los Hermanos Hemsworth, Demetria, la hermosa esposa de Joe el Cosaco!
A Demi le temblaban tanto las rodillas que trastabilló, echando a perder su primera entrada. «¿Qué había sido de lo de la gitanilla salvaje?», se preguntó frenéticamente mientras escuchaba el discurso de Jack por primera vez. Esa mañana, durante el ensayo, había comenzado a contar una historia de una gitana, pero se había marchado lleno de frustración cuando ella soltó el primer grito. Demi se enteró de que el narrador contaría otra historia cuando Miley le dio el vestido, pero la propietaria del circo se alejó sin dar más explicaciones.

La música de la balalaica resonaba en el circo, situado esta vez en el aparcamiento de un pueblo de verano en Seaside Height, New Jersey. Joe entró en la pista central con el látigo en la mano. Bajo el resplandor carmesí de los focos, resaltaban las brillantes botas negras y las lentejuelas rojas del cinturón centelleaban ante cualquier movimiento.
—¿Parece nerviosa, damas y caballeros? —preguntó Jack, señalándola con la mano. —A mi sí que me lo parece. Pero esta joven ha tenido que armarse de mucho valor para entrar en la pista con su marido.

El vestido de Demi susurró mientras se adentraba lentamente en la arena. Era un vestido de noche recatado, con el cuello alto de encaje adornado con pedrería. Joe le había colocado una rosa roja de papel de seda entre sus pechos antes de salir. Le había dicho que formaba parte del vestuario.

Demi sintió los ojos del público en ella. La voz de Jack se mezclaba con la música rusa y con el susurro de la brisa del océano que agitaba los laterales de la carpa.
—Hija de ricos aristócratas franceses, Demetria estuvo apartada del mundo moderno por las monjas que la instruían.
«¿Monjas?» Pero ¿qué estaba diciendo Jack?
Mientras el director de pista continuaba su monólogo, Joe comenzó el lento baile del látigo que siempre daba comienzo a su número, mientras ella se mantenía inmóvil bajo los focos frente a él. La luz se volvió más suave; el público escuchaba la historia de Jack hipnotizado por los gráciles movimientos de Joe.
—Conoció al cosaco cuando el circo actuó en un pueblo cercano al convento donde vivía, y los dos se enamoraron profundamente. Pero los padres de la joven se opusieron a la idea de que su gentil hija se casara con un hombre al que consideraban un bárbaro y la encerraron bajo llave. Demetria tuvo que escapar de su familia.

La música se hizo más dramática y el baile del látigo de Joe pasó de enérgico a seductor.
—Ahora, damas y caballeros, entra en la pista con su marido, algo muy difícil para ella. El látigo aterroriza a esta dulce joven. Por eso os rogamos que estéis lo más quietos posible para que ella pueda enfrentarse a sus miedos. Os recuerdo que si está aquí es sólo por una cosa —el baile del látigo de Joe alcanzó su clímax, —el amor que siente por su feroz marido cosaco.

La música siguió y, sin previo aviso, Joe agitó el látigo formando un arco sobre su cabeza. El aliento abandonó el cuerpo de Demi en un grito estrangulado y dejó caer el rollito que acababa de sacar del bolsillo especial que Miley le había cosido al vestido sólo unas horas antes.
El público contuvo el aliento y ella se percató de que la increíble historia de Jack había funcionado. En lugar de reírse por la reacción de Demi, habían simpatizado con la desvalida joven.

Para su sorpresa, Joe se acercó a ella, recogió el rollito del suelo y se lo ofreció como si fuera una rosa, luego inclinó la cabeza y le rozó los labios con los suyos.
El gesto fue tan romántico que Demi oyó suspirar a una mujer en la primera fila. Ella misma también habría suspirado si no hubiera sabido que él sólo jugaba con las emociones del público. A Demi le temblaron los dedos cuando sostuvo el rollito de papel tan alejado de su cuerpo como pudo.

Logró mantener la compostura cuando él se alejó, pero cuando llegó el momento de ponérselo en la boca, comenzaron a temblarle las rodillas de nuevo. Deslizó ligeramente el rollito entre los labios, cerró los ojos y se puso de perfil.
Sonó el chasquido del látigo y el extremo del rollito cayó al suelo. Demi cerró los puños a los costados. Si había pensado que tener audiencia haría que aquello resultara más fácil, estaba equivocada.

Joe chasqueó el látigo dos veces más hasta que sólo quedó el cabo entre los labios de su esposa. Demi tenía la boca tan seca que no podía tragar.
La voz de Jack surgió entonces, susurrante y dramática.
—Damas y caballeros, necesitamos su colaboración mientras Joe intenta hacer el último corte al pequeño rollo de papel que su mujer sujeta entre los labios. Necesita silencio absoluto. Les recuerdo que el látigo pasará tan cerca de la cara de la joven que la más mínima equivocación por parte de su marido podría marcarla de por vida.
Demi gimió. Se clavó las uñas en las palmas de las manos con tanta fuerza que temió haberse hecho sangre.
El chasquido resonó en sus oídos cuando el látigo cortó la última sección del rollito que sostenía en la boca.

El público estalló en vítores. Demi abrió los ojos, sintiéndose tan mareada que temió desmayarse. Joe le hizo indicaciones con la mano, señalándole lo que iba a hacer a continuación. Lo único que ella pudo hacer fue alzar la barbilla.  Cuando levantó la cabeza, la punta del látigo voló hacia ella y la roja flor que llevaba entre los pechos explotó en un despliegue de frágiles pétalos de papel. Ella dio un respingo y dejó escapar un siseo que el público acalló con sus aplausos. Joe hizo otro gesto, indicándole que levantara las manos y cruzara las muñecas. Temblando, ella siguió sus indicaciones.

El látigo restalló de nuevo y la multitud soltó un grito ahogado cuando el látigo se enroscó alrededor de las muñecas de Demi. Él esperó un momento, luego la liberó. Un murmullo indescifrable surgió de las gradas. Joe la miró con el ceño fruncido y ella recordó que debía sonreír. Consiguió curvar los labios y mostrar las muñecas para que vieran que estaba ilesa. Mientras hacía eso, él volvió a chasquear el látigo.

Demi dio un respingo. Miró hacia abajo y vio que el látigo le rodeaba los tobillos. Joe no había hecho eso antes y ella le dirigió una mirada preocupada. La liberó y arqueó una ceja indicándole que saludara. Ella le dirigió al público otra sonrisa falsa. A continuación Joe le indicó que levantase los brazos. Con una sensación de fatalidad, Demi hizo lo que le ordenaba.
«¡Zas!»

A Demi se le escapó un gritito cuando el látigo se curvó en torno a su cintura. Ella esperaba que él aliviara la presión de la cuerda, pero Joe se limitó a tirar con fuerza del látigo, obligándola a acercarse a él. Sólo cuando la falda del vestido rozó los muslos de Joe, él sustituyó el látigo por sus brazos para darle un beso arrebatador que habría hecho justicia a la portada de un libro romántico. La multitud soltó una ovación.

Demi se sentía mareada, y aunque estaba enfadada con Joe, no pudo evitar sentirse feliz. Su marido silbó y Misha resolló con furia al volver a la arena. Joe la soltó sólo un momento y montó a lomos del caballo de un salto mientras el equino trotaba por la pista. Un escalofrío de inquietud se deslizó por la espalda de Demi. Sin duda alguna él no iba a...

Demi sintió que sus pies dejaban de tocar el suelo cuando Joe se inclinó sobre el lateral del caballo para subirla en sus brazos. Antes de saber qué sucedía, estaba sentada en su regazo.
Se apagaron las luces, dejando la pista sumida en la oscuridad. Los aplausos fueron ensordecedores. Joe aflojó uno de los brazos mientras ella se agarraba frenéticamente a su cintura. Un momento después, sonó una explosión y el gran látigo de fuego danzó por encima de sus cabezas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

chicas espero que le guste bienvenidas a mis nuevas lectoras y a mis nuevas seguidoras... las quiero millon y gracias es un placer conocerlas...
besos

3 comentarios:

  1. que bonitooooo♥
    me encanto el qe sige pliss

    ResponderEliminar
  2. me encnataa sigo todas tus novess.... me encnata tu pag es bnisimaaa

    ResponderEliminar
  3. bueniisiimoo me encanto que miedo si yo fuera demi me desmayo ahi nomas pero me alegro que le haya salido!!!!!!!!! me encanto el capis
    atte male

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..