martes, 10 de enero de 2012

Jemi 51 - Besar a un angel


Demi miró fijamente a su padre.
—Eso es imposible. No te creo.
—Es cierto, Demi. El abuelo de Joe fue el único hijo varón del último zar de Rusia, Joe Romanov.
Demi conocía toda la historia sobre Joe Romanov, el joven hijo de Nicolás II. En 1918, cuando Joe tenía catorce años, sus padres, sus cuatro hermanas y él fueron encerrados por los bolcheviques en el sótano de una mansión en Ekaterinburgo, donde fueron ejecutados. Se lo recordó a su padre.
—Todos fueron asesinados. El zar Nicolás, su esposa Alejandra, los niños. Encontraron los restos de la familia en una fosa común de los Montes Urales en 1993. Se hicieron pruebas de ADN.
Patrick tomó un sorbo de té de la taza que le había ofrecido.
—Las pruebas de ADN identificaron al zar, a Alejandra y a tres de las cuatro hijas. Pero faltaba una hija. Muchos creen que era Anastasia, y tampoco fueron encontrados los restos del joven heredero, Joe.
Demi intentó asimilarlo. A lo largo del siglo XX, habían surgido personas que afirmaban ser uno de los hijos asesinados del zar, pero la mayoría habían sido mujeres que creían ser Anastasia. Su padre le había dicho que todas eran unas impostoras. Era un hombre muy meticuloso y no podía imaginarlo dejándose engañar por nadie. ¿Por qué ahora creía que el príncipe heredero había escapado de aquella fría muerte? ¿Acaso su obsesión por la historia rusa lo había hecho perder el juicio?
Le habló con cautela.
—No puedo imaginar cómo el príncipe heredero logró escapar de una masacre tan terrible.
—Fue rescatado por unos monjes que lo escondieron con una familia en el sur de Rusia. Años después, en 1920, un grupo leal al zar lo sacó a escondidas del país. Sabiendo de primera mano lo violentos que podían llegar a ser los bolcheviques, es normal que viviera escondido. Finalmente se casó y tuvo un hijo, el padre de Joe, Paúl. Paúl conoció a Denisse Jonas cuando ésta actuaba en Múnich, se enamoró como un tonto y se fugó con ella. Paúl apenas era un adolescente. Su padre acababa de morir y el era rebelde e indisciplinado, de otra manera nunca se hubiera casado con alguien inferior a su rango. Tenía sólo veinte años cuando Joe nació. Unos dos años después, Denisse y él murieron en un accidente ferroviario.
—Lo siento, papá. Aunque no dudo de tu palabra, simplemente, no puedo creerlo.
—Créeme, Demetria. Joe es un Romanov. Y no un Romanov cualquiera. Ese hombre que se hace llamar Joe Jonas es el heredero de la corona de Rusia.
Demi miró a su padre con tristeza.
—Joe trabaja en un circo. Eso es todo.
—Ya me dijo Amelia que reaccionarías así. —En un gesto inusitado en él, Patrick le palmeó la rodilla. —Te llevará tiempo acostumbrarte a la idea, pero espero que...e conozcas lo suficiente para comprender que nunca afirmaría tal cosa si no estuviera absolutamente seguro.
—Pero...
—Te he contado muchas veces la historia de mi familia, pero es evidente que la has olvidado. Los Lovato han estado al servicio de los zares de Rusia desde el siglo XIV, desde el reinado de Alejandro I. Hemos estado vinculados a través del deber y la obligación, pero nunca a través del matrimonio. Hasta ahora.
Demi oyó el ruido de un avión, el rugido de un camión. Poco a poco fue comprendiendo lo que su padre le estaba insinuando.
—Así que lo planeaste todo, ¿no? Has concertado mi matrimonio con Joe por culpa de esa absurda idea que tienes sobre su origen.
—No es una absurda idea. Pregúntale a Joe.
—Lo haré —dijo poniéndose en pie. —Por fin lo entiendo todo. No soy más que un peón en tu loco sueño dinástico. Querías unir las dos familias como hacían los padres en la Edad Media. Es tan increíblemente cruel que no me lo puedo creer.
—Yo no diría que sea una crueldad estar casada con un Romanov.
Demi se presionó las sienes con los dedos.
—Nuestro matrimonio sólo durará cinco meses más. ¿Cómo puedes estar tan satisfecho? ¡Un matrimonio de cinco meses no es precisamente el inicio de una dinastía!
Patrick dejó la taza y se acercó lentamente hacia ella.
—Joe y tú no tenéis por qué divorciaros. De hecho, espero que no lo hagáis.
—Oh, papá...
—Eres una mujer llamativa, Demi. Quizá no tan guapa como tu madre pero, no obstante, atractiva. Si fueras menos frívola, quizá podrías retener a Joe. Ya sabes que una esposa debe adaptarse a determinados roles. Antepone los deseos de tu marido a los tuyos. Sé complaciente. —Miró los sucios vaqueros y la desastrada camiseta de Demi con el ceño fruncido. —Deberías cuidar más tu apariencia. Nunca te había visto tan descuidada. ¿Sabías que tienes paja en el pelo? Quizás Joe no estaría tan ansioso por deshacerse de ti si fueras la clase de mujer que un hombre quiere tener esperándolo en casa.
Demi lo miró con consternación.
—¿Quieres que lo espere en la puerta de la caravana con las zapatillas en la mano?
—Ese es justo el tipo de comentario frívolo que ahuyentaría a alguien como Joe. Es un hombre serio. Como no reprimas ese inapropiado sentido del humor, no tendrás ninguna posibilidad con él.
—¿Quién dice que quiero tenerla? —Pero mientras lo decía, Demi sintió una dolorosa punzada en su interior.
—Ya veo que no quieres ser razonable. Creo que es hora de irme. —Patrick se dirigió hacia la puerta. —Sólo espero que no tires piedras contra tu propio tejado, Demetria. Recuerda que eres una mujer que no se sabe valer por sí sola. Dejando a un lado el asunto del linaje familiar de Joe, es un hombre sensato y digno de confianza, y no se me ocurre nadie mejor para cuidar de ti.
—¡No necesito que un hombre cuide de mí!
—Entonces, ¿por qué aceptaste casarte con él?
Sin esperar respuesta, Patrick abrió la puerta de la caravana y salió a la luz del sol. ¿Cómo podía explicarle ella los cambios que habían tenido lugar en su interior? Sabía que ya no era la misma persona que había salido de la casa de su padre un mes antes, pero Patrick no la creería.

Fuera, los niños con los que había hablado antes se agrupaban alrededor de su profesora, listos para regresar al jardín de infancia. Durante el mes anterior, Demi se había acostumbrado a los olores y las imágenes del circo de los Hermanos Hemsworth, pero ahora lo miraba todo con nuevos ojos.

Joe y Miley estaban cerca del circo discutiendo por algo. Los payasos ensayaban un truco de malabarismo mientras Destiny practicaba el pino y Nick la miraba con el ceño fruncido. Josh jugaba en el suelo junto a Ashley, que adiestraba a los perros con algunos ejercicios que hacían que Demi se encogiera de miedo. El olor de las hamburguesas que las showgirls asaban a la parrilla inundó sus fosas nasales mientras oía el omnipresente zumbido del generador y veía cómo los banderines ondeaban con la brisa de junio.
Y luego se oyó un grito infantil.

El sonido fue tan ensordecedor que todo el mundo lo escuchó. Joe giró la cabeza con rapidez. Destiny dejó de hacer el pino y los payasos soltaron lo que tenían entre manos. Patrick se detuvo en seco, impidiendo que Demi viera lo que pasaba. La joven oyó el grito ahogado que éste emitió y se puso a su lado para ver qué causaba la conmoción. Se le detuvo el corazón.
Sinjun se había escapado de la jaula.

El tigre estaba en la franja de hierba que había entre la casa de fieras y la parte trasera del circo. La puerta de su jaula estaba abierta; se había roto una de las bisagras. El animal tenía las orejas levantadas y sus pálidos ojos dorados se habían clavado en algo que estaba a menos de tres metros de él.

La pequeña de las mejillas sonrosadas. La niña se había separado del resto de la clase y había sido su penetrante grito lo que había captado la atención de Sinjun. La pequeña chillaba despavorida aunque permanecía quieta; la mancha que se le extendía por el babi del jardín de infancia indicaba que se había hecho pis.

Sinjun respondía a los gritos, revelando sus afilados y letales dientes, curvos como cimitarras, diseñados para mantener inmóvil a su presa mientras la despedazaba con las garras. La niña volvió a soltar aquel chillido penetrante. Los poderosos músculos de Sinjun se tensaron y Demi palideció. Sintió que el tigre estaba a punto de saltar. Para Sinjun, aquella niña que agitaba los brazos y gritaba sin parar era uno de sus más amenazadores enemigos.

Kevin apareció de la nada y corrió hasta Sinjun. Demi vio la picana en su mano y dio un paso adelante. Quería advertirle que no lo hiciera. Sinjun no estaba acostumbrado a las descargas. No se acobardaría de la misma manera que los elefantes, sólo se enfurecería más. Pero Kevin estaba reaccionando de manera impulsiva, con la intención de contener al tigre de la única manera que sabía, como si Sinjun no fuera más que un elefante revoltoso.

Cuando Sinjun le dio la espalda a la pequeña, girándose hacia Kevin, Joe se acercó con rapidez por el lado contrario. Se acercó a la niña y la cogió entre sus brazos para llevarla a una zona segura.

Y luego, todo pasó en un instante. Kevin presionó la picana en el hombro del tigre. El animal se revolvió enloquecido, rugió lleno de furia y lanzó su enorme cuereo contra Kevin, tirando al domador al suelo; Kevin soltó la picana que rodó fuera de su alcance.

Demi nunca había sentido tanto terror. Sinjun iba a atacar a Kevin y ella no podía detenerlo de ninguna manera.

—¡Sinjun! —gritó desesperada.

Para sorpresa de la joven, el tigre alzó la cabeza. Demi no sabía si había respondido a su voz o a otro tipo de instinto. Se acercó a él, a pesar de que le temblaban tanto las rodillas que apenas podía mantenerse en pie. No sabía qué iba a hacer. Sólo sabía que tenía que actuar.

El tigre permaneció encorvado sobre el cuerpo inmóvil de Kevin. Por un momento Demi pensó que el entrenador estaba muerto, pero luego se dio cuenta de que permanecía quieto a la espera de que el tigre se olvidase de él.
Ella oyó la tranquila pero autoritaria voz de Joe.
—Demi, no des un paso más.
Y luego la de su padre, más chillona.
—¿Qué estás haciendo? ¡Regresa aquí!
Demi los ignoró a los dos. El tigre se giró ligeramente y se quedaron mirando fijamente el uno al otro. Los dientes afilados y curvos del animal estaban al descubierto, tenía las orejas aplastadas contra la cabeza y la miraba de una manera salvaje. Demi sintió que estaba aterrorizado.
Sinjun —dijo ella con suavidad. Pasaron unos segundos. Demi vio un destello de pelo rojizo entre Sinjun y la carpa principal; era el pelo llameante de Miley Hemsworth. La dueña del circo corría hacia Joe, que ya había dejado a la niña en los brazos de la maestra. Miley le dio algo a Joe, pero Demi estaba demasiado aturdida para deducir lo que era.

El tigre pasó por encima del cuerpo de Kevin y centró toda su feroz atención en ella. El animal tenía todos los músculos tensos y preparados para saltar.
—Tengo un arma. —La voz de Joe sólo fue un susurro. —No te muevas.
Su marido iba a matar a Sinjun. Comprendía la lógica de lo que estaba a punto de hacer —con gente en el recinto, un tigre salvaje y aterrorizado era, evidentemente, un peligro, —pero ella no podía consentirlo. Esa magnífica bestia no debía ser ejecutada sólo por seguir los instintos de su especie.

Sinjun no había hecho nada malo, salvo actuar como un tigre. A las personas sólo las encerraban cuando delinquían. A él lo habían arrebatado de su hábitat natural, lo habían encerrado en una jaula diminuta y lo habían obligado a vivir bajo la mirada de sus enemigos. Y ahora, sólo porque Demi no se había dado cuenta de que la puerta de su jaula estaba rota, iban a matarlo.
Se movió lo más rápidamente que pudo para interponerse entre su marido y el tigre.

—Quítate de en medio, Demi. —El tono tranquilo de su voz no suavizaba la autoridad de su orden.
—No dejaré que lo mates —susurró ella en respuesta. Y se acercó lentamente al tigre.
Los ojos dorados del animal se clavaron en ella. La atravesaron. Demi sintió cómo el terror de Sinjun penetraba en cada célula de su cuerpo hasta unirse al de ella. Sus almas se fundieron y ella lo oyó en su corazón.
«Los odio.»
«Lo sé.»
«Detente.»
«No puedo.»
Demi acortó la distancia entre ellos hasta que apenas los separaron dos metros.
—Joe te matará —susurró, mirando fijamente los ojos dorados de la bestia.
—Demi, por favor... —Ella oyó una desesperada tensión en la súplica de Joe y lamentó el desasosiego que le estaba causando, pero no podía detenerse.
Cuando se acercó al tigre, sintió que Joe cambiaba de posición para poder disparar desde otra dirección. Demi sabía que se le acababa el tiempo.
A pesar del miedo que le oprimía el pecho hasta dejarla sin respiración, se puso de rodillas delante del tigre. Le llegó su olor salvaje mientras lo miraba a los ojos.
—No puedo dejar que mueras —susurró. —Ven conmigo. —Lentamente estiró el brazo para tocarlo.
Una parte de ella esperaba que las poderosas mandíbulas de Sinjun se cerraran sobre su mano, pero había otra parte —su alma tal vez, porque sólo el alma podía resistirse con tal terquedad a la lógica— a la que no le importaba que le mordiera si con eso le salvaba la vida. Le acarició con mucha suavidad entre las orejas.

El pelaje era a la vez suave y áspero. Dejó que se acostumbrara a su contacto, y el calor del animal le traspasó la palma de la mano. Los bigotes del felino le rozaron la suave piel del brazo, y sintió su aliento a través de la delgada tela de algodón de la camiseta. Él cambió de posición y poco a poco se dejó caer en la tierra con las patas delanteras extendidas.

La calma se extendió por el cuerpo de Demi, que dejó de sentir miedo. Experimentó una sensación mística de bienvenida, una paz que jamás había conocido antes, como si el tigre se hubiera convertido en ella y ella en el tigre. Por un momento Demi comprendió todos los misterios de la creación: que cada ser vivo era parte de los demás, que todo era parte de Dios, que estaban unidos por el amor, puestos sobre la tierra para cuidar unos de otros. Sin miedo, enfermedad o muerte. No existía nada salvo el amor.

Y en esa fracción de segundo, Demi entendió que también amaba a Joe de la manera terrenal en que una mujer ama a un hombre.
Rodeó con los brazos el cuello del tigre como si fuera lo más natural del mundo. Tan natural como apretar la mejilla contra él y cerrar los ojos. Pasó el tiempo. Oyó los latidos del corazón de la fiera y, por encima, un ronroneo ronco y profundo.
«Te amo.»
«Te amo.»
—Tengo que encerrarte de nuevo —susurró ella finalmente, con las lágrimas deslizándosele por los párpados cerrados. —Pero no te abandonaré. Nunca.
El ronroneo y el latido del corazón se hicieron uno.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
las quiero chicas por fis no se olviden de comentar... las quiero besos!!!!!

17 comentarios:

  1. ME SUPERMEGARECONTRAREMIL ENCANTARON LOS CAPIS!!!!!!!!!!! ESTUVIERON GENIALES!!! PORFISSSS SEGUILAAAAAA!!!!!!!!! , BESOTES!!

    ResponderEliminar
  2. wow!! apenas teermine de escriibir el coment pasado y me sorprendiste con otroos capiiis...k igual me facinaaaron...
    la verdad es k mee encantan los feelinos (todos desde gatos s leoones)y SINJUN es mi adoracioon....me encanta yo kiero uno

    ResponderEliminar
  3. si bien pudieras subir mas me encantaria...pero solo si tu puedes jajajajajaaj
    no te creas
    bno si

    ResponderEliminar
  4. Ahhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!! Yo sabia que entre el tigre y ella habia amor es extraño si pero,era ovbio por la forma de mirarse a los ojos es locamente romantico definitivamente es mi capitulo FAVORITO.!!!!! Ame el capitulo lo Ame me Enamore de este capitulo jodsjodjsoj xD Cuidate , besis Bye c:

    ResponderEliminar
  5. Poe dios me encanto!!! Espero todo termine bien.
    JEMI AMOR!!!
    Besos K, amo la nove. Espero esté todo más que bien.

    ResponderEliminar
  6. bueniiiiisiiimooo me encanto sin duda el mejor dde todos seguilaaaa que esta muy buenaa!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaa me encanto siguela amo a Sinjun tambien amos a todos los animales salvajes son tan bellos siguela pronto jemi jemi jemi

    ResponderEliminar
  8. mee encantaron los capiss! es mi nove favoritaa! la amoo! y puedes seguirla hasta el capitulo 250 igual q yo seguire leyéndola! sube mas pliss q me dejas con la intriga! un besote!

    ResponderEliminar
  9. siguela porfa me dejas con la intriga que va a pasar entre el tigre y demi te quiero

    ResponderEliminar
  10. Katy si que me perdi no?
    Lo lamento tanto u.u
    Espero me perdondes pero es que mis familiares vinieron de España y pues todos estamos aprovechando el tiempo antes de quetengan que volverr. Por fin dejo un comentarioo :9
    Espero estes bien ya hablaremos pronto seguro por msm . Los caps estan super. Sube pronto esta nove esta hermosa y me encantaria saber que va a pasar con Sinjun y Demi. Creo que me lo imagino pero obviamente eos queda en ti ;)
    Te quiero. Cuidate muchooo

    ResponderEliminar
  11. siguela quiero saber que va a pasar entre sinjun y demi y demi y joe siguela pronto

    ResponderEliminar
  12. SUbí x fa! Me estoy muriendo de la intriga... que habrá sentido Joe cuando vio a Demi tan cerca del tigre? Por dios!! Me muero!

    ResponderEliminar
  13. sigue porfa la nove esta muy buena te extraño

    ResponderEliminar
  14. hola kazz, sorry por tardarme taaanto... :s
    no comente en algunos capitulos anteriores, lo se soy mala, pero no estoy bien en estos momentos, y tal vez no te pueda comentar como antes, y espero que me disculpes, y que me tengas paciencia,
    amo tu novela, y lo sabes, pero no estoy muy disponible ahora, eso no quiere decir que me valla, solo que me voy a tardar en comentar, pero sera por termino de este mes. en cuanto regrese a la escuela podre comentar mas seguido, pero tenme paciencia, por favor!!!
    sabes que 6te quiero y que al parecer eres mi unica amiga ahora, u.u estoy depre u.u
    tk kazz, cuando pueda paso :)

    ResponderEliminar
  15. hola kazz, sorry por tardarme taaanto... :s
    no comente en algunos capitulos anteriores, lo se soy mala, pero no estoy bien en estos momentos, y tal vez no te pueda comentar como antes, y espero que me disculpes, y que me tengas paciencia,
    amo tu novela, y lo sabes, pero no estoy muy disponible ahora, eso no quiere decir que me valla, solo que me voy a tardar en comentar, pero sera por termino de este mes. en cuanto regrese a la escuela podre comentar mas seguido, pero tenme paciencia, por favor!!!
    sabes que 6te quiero y que al parecer eres mi unica amiga ahora, u.u estoy depre u.u
    tk kazz, cuando pueda paso :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..