jueves, 5 de enero de 2012

Niley 06 - Juego Seductor - Feliz cumple Mary

La puerta de la caravana se abrió y las modelos salieron. Iban muy sonrientes. Nick las miró a todas cuando pasaron a su lado. Hasta la más delgada parecía tener una bonita figura. La tela se le ceñía al cuerpo y hacía destacar sus curvas. No quería admitirlo, pero Miley tenía razón.
Tom dejó escapar un silbido e inmediatamente comenzó a colocar a las modelos para la sesión. Nick observaba atentamente y no dejaba de sacudir la cabeza.  Estaba sorprendido por la transformación.
¿Dónde diablos estaba Miley? Subió los escalones de la caravana y se asomó al interior.
—¿Te has arrepentido, Miley? Vamos, deja que te veamos con uno de esos trajes de baño de los que te sientes tan orgullosa...
—Date la vuelta.
La voz de Miley venía desde detrás de él. Nick no podía entender cómo había logrado pasar a su lado sin que se fijara en ella. Cuando se dio la vuelta y la vio, lo comprendió todo.
No podría haber estado más equivocado.
—¿Miley?
La miró de la cabeza a los pies una vez y no pudo evitar volver a mirarla, haciéndolo en aquella ocasión con más detenimiento. Aquella mujer tenía curvas suficientes para volver loco a un hombre.
—Vaya —dijo, caminando en círculo a su alrededor—. Resultas...
Había estado a punto de decir «familiar», pero no podía entender por qué. Por lo tanto, sustituyó aquella palabra por «sorprendente».
El biquini que llevaba tenía un color rojo intenso y se le aferraba a las curvas como si fuera las manos de un amante. Tenía los pechos altos, abundantes, una cintura estrecha, caderas redondeadas y, justo por encima del trasero, un pequeño sol tatuado. Su piel era suave, del color de la miel derretida. Su largo y espeso cabello le caía por la espalda y se meneaba con cada uno de sus movimientos. Los enormes ojos de color cielo lo observaban con satisfacción.
—Gracias —replicó ella, tras colocarse las manos sobre las caderas—. Bueno, creo que he demostrado lo que quería decir.
—¿Y qué era lo que querías decir?
—Que el traje de baño adecuado marca diferencias.
—Guapa, con un cuerpo como ése, podrías ponerte uno de mis trajes de baño y estar maravillosa.
Miley sacudió la cabeza. Nick se quedó maravillado con el modo en el que el cabello le bailaba. Sintió una repentina tensión en el cuerpo. La necesidad se despertó en él como una bestia clamorosa. Ansiaba tomarla entre sus brazos, estrecharla contra su cuerpo, besarla hasta que ella no pudiera hablar y luego encontrar la superficie plana más cercana, tumbarla y hundirse en ella.
Sin embargo, a juzgar por el fuego que ardía en los ojos de Miley en aquel momento, esa pequeña fantasía no iba a producirse en un futuro muy cercano.
—Eres increíble —dijo ella suavemente.
—¿Y qué se supone que significa eso?
—He vestido a tus modelos, y a mí misma, para demostrarte que tenía razón. Que tu modo de hacer las cosas no es el único. Que mi manera es mejor.
—No será tu manera de ganarte la vida.
—¿Y quién dice que a mí me interesa eso? —preguntó Miley.
—Eres una mujer de negocios. ¿Por qué no deseas tener éxito?
—El éxito no tiene que ser a tu manera.
—Mi manera no es mala. El hecho de contratar a los fabricantes amplía el negocio, le permite alcanzar más dientes y...
—También te aleja de ellos —lo interrumpió ella—. Una empresa se hace tan grande que uno se olvida de por qué empezó su negocio, pero eso no le importa a un Jonas, ¿verdad? —añadió. Se acercó a él y le hundió un dedo en el pecho—. Toda tu familia... sois como señores de la guerra. Llegáis a un lugar, compráis lo que queréis y jamás lo consideráis de otro modo que no sea el vuestro.
—Eh, un momento—replicó Nick. Le agarró el dedo. Al sentir la calidez que emanaba de él, todos sus pensamientos se hicieron pedazos.
Recordó haberse sentido así en una ocasión al sentir el tacto de la piel de una mujer. Recordó cómo esa piel se deslizaba contra la suya, el calor de su unión, el sabor de su boca. Por un segundo, miró a Miley fijamente, pero inmediatamente se negó a creer que Miley Cyrus fuera su mujer misteriosa.
—¿Qué estás haciendo? —preguntó ella, tratando de soltarse—. ¿Por qué me miras de ese modo?
—Ni hablar —murmuró él, más para sí mismo que para ella. No podía ser. Era imposible que su mujer misteriosa fuera la misma que se había convertido en una pesadilla desde el primer día,
—¿Qué dices? —dijo ella. En aquella ocasión, logró soltarse. Dio un paso atrás y entró en la caravana para recoger sus cosas—. Mira, yo... tengo que irme a mi tienda. Ya he pasado demasiado tiempo aquí y...
—Un momento —susurró él.
Se acercó a Miley y dejó que la puerta de la caravana se cerrara a sus espaldas. El interior estaba lleno de sombras. La luz del sol se filtraba a través de las lamas de las persianas. Desde el exterior, se filtraba el sonido de los gritos y las risas de la multitud que se había reunido para observar la sesión de fotografía.
Nick sólo podía verla a ella. Los ojos de color cielo de Miley lo observaban con cautela. Mientras, él se decía que el único modo seguro de saber si era su mujer misteriosa era besarla. Saborearla. No iba a permitirle que se marchara de la caravana hasta que lo hubiera hecho.
—Nick —susurró ella mirando a su alrededor como si estuviera buscando una salida—. Nick, de verdad que me tengo que marchar ahora mismo.
—Sí —replicó él acercándose hasta que sintió su aliento en la barbilla—. Lo sé, pero hay una cosa que tengo que hacer primero.
Miley se lamió los labios,
—¿De qué se trata?
Nick sonrió y bajó la cabeza.
—De esto... —musitó. Entonces, la besó.
Miley se quedó tan rígida como una tabla durante un segundo. Entonces, se moldeó contra él y le rodeó el cuello con los brazos. Nick la estrechó contra su cuerpo, colocándole las manos sobre la cintura. Las yemas de los dedos le quemaban con el calor que emanaba de la piel de ella. Miley separó los labios y permitió el acceso a la lengua que él le ofrecía.
Nick jamás olvidaría ese sabor. Llevaba tres años soñando con él. Por fin volvía a tenerla entre sus brazos. Por fin podía abrazarla, saborearla, tocarla... Al darse cuenta de que la había encontrado, interrumpió el beso de repente y la miró a los ojos.
—Eres tú...
Ella se tambaleó un poco.
—¿Cómo dices?
—Tú. En la playa. Hace tres años.
Miley parpadeó, se frotó la boca con los dedos y respiró profundamente.
—Enhorabuena. Veo que al fin te has acordado.
—¿Tú lo sabías? ¿Te acordabas y no me dijiste nada?
—¿Y por qué iba a hacerlo? ¿Acaso crees que estoy orgullosa de aquella noche?
—Deberías estarlo. Nos lo pasamos genial juntos.
—Éramos unos desconocidos. Fue un tremendo error.
Miley trató de pasar al lado de Nick, pero él le agarró el brazo y la hizo detenerse.
—Te busqué. Al día siguiente, regresé a la playa y te busqué por todas partes.
—¿Acaso creías que seguiría allí tumbada en la arena, esperándote?
—No me refería a eso, maldita sea. ¿Dónde demonios estabas?
—No creo que te esforzaras demasiado en buscarme. Fui a verle a la mañana siguiente y pasaste a mi lado sin verme.
Nick frunció el ceño y trató de recordar, pero le resultó imposible. Aquella noche bebió tanto que todo lo ocurrido al día siguiente estaba sumido en la bruma del alcohol. Lo único que recordaba era el tacto de la piel de Miley, su sabor.
—Cuando me viste, ¿me dijiste quién eras?
—¡Por supuesto que no!
—¿Y cómo diablos iba yo a saber quién eras tú si no me lo decías?
—¿Qué clase de nombre no recuerda qué aspecto tiene la mujer con la que se ha acostado?
—Uno con resaca. Si no recuerdo mal, los dos nos tomamos unas cuantas Margaritas aquella noche.
—Sí, pero yo sí me acordaba de quién eras tú —le espetó ella—. Además, has dicho que estuviste buscándome. ¿Cómo pensabas reconocerme?
—No lo sé —susurró Nick, frotándose la nuca con una mano—. Maldita sea, Miley, me lo podrías haber dicho, si no a la mañana siguiente, al menos cuando he regresado a la ciudad. ¿Por eso has estado tan enojada conmigo desde que regresé?
—Por favor —dijo ella levantando la barbilla—. ¿Cómo puedes tener una opinión tal alta de ti mismo? Esto no es nada personal, Nick —mintió. Se zafó de él y se dirigió a la puerta—. Se trata de que te estás adueñando de mi ciudad. ¿No lo entiendes? Te odio a ti y a todo lo que tú representas.
—No puedes odiarme. No me conoces lo suficiente.
Miley se echó a reír, pero la carcajada no le iluminó los ojos.
—Creo que te conocí bastante bien hace tres años.
—Sí... Bueno, creo que ya va siendo hora de que nos volvamos a conocer.
—Nunca —le espetó ella. Abrió la puerta.
—Nunca digas nunca jamás, Miley —replicó Nick antes de que ella cerrara la puerta. Llevaba tres años pensando en acuella mujer. No iba a descansar hasta que consiguiera tenerla donde más deseaba. En su cama

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
aawww awwww awwww
chicas si no tengo mas de 10 comentarios no voy a seguir subiendo...
es pero que les guste...
besos

11 comentarios:

  1. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!
    por que por que por que kasiie la dejas ahi? por
    que soos tan mala no sabes cuanto me super duper encanto el capis que ya no aguanto y necesito saber que es lo que pasa en el siguiente! seguila pliss por que me encanto!!!!!!!!!!!
    atte male

    ResponderEliminar
  2. PORQUE LA DEJAS HAY????? SEGUILAAA!!!!!! JAJA ME ENCANTO MUCHISIMO EL MARATON ESTUVO INCREIBLE SEGUILA PORFIS , BESOTES!!

    ResponderEliminar
  3. Bueno... hasta aquiiii me he quedadoo asi :ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo LEIII LOS CAPIS DE JEMII Y ME QUERIA INFARTAR... YO ESTABA COMO DSRXCVYBULIKJ NO HAY MAS??
    Y luego leo estos y me quedoo como que:: por que por quye?? por que kazzie me deja asi??

    Y me entra uno de mis ataques de locura y pienso::
    cuantos dias se demorara en subir un nuevo cap de alguna nove??
    porque mierda hay tan pocos comentarios??
    Le dejo 23456789 comentarios?
    Nooo... control marina control
    Le voy a dejar un comentario expresandole todo lo que siento
    :D

    y ya eso fue todo
    ME EENNNNNNNNCAAAAAAAAAAAANTO MI KAZZIE DIVINA, DE VERDAD MUCHAS GRACIAS POR LOS CAPS QUE SUBISTE POR MI CUMPLEAÑOS, NO TE IMAGINAS CUANTO ME ALEGRA QUE TE HALLAS ACORDADO :)
    GRACIAS POR TUS BUENOS DESEOS Y CONTINUA HACIENDO TODO ESTO PORQUE ERES GENIAL HACIENDOLO XOXOX
    TE QUIERO AMI
    KEEP SHINING

    ResponderEliminar
  4. HEY! Muy lindos capítulos :D me gustaron mucho, en serio <3 Nick la besó asdfghjkl<3! :D por favor sube pronto (: te quiero! sorry x la tardanza. .-. bye. :P

    ResponderEliminar
  5. wuauuuu
    cada vez me facinan más tus novelas
    son enviciadoras!!
    ohh siiii!
    y tambien estoy esperando cap de rechrazo cruel...
    nos leemos luego
    te me cuidas
    xoxo

    ResponderEliminar
  6. Si tengo que comentar mas de diez veces para que subas otro cap, lo hago :P jajaja NECESITO LEER MAS...
    AL FIIIIIIIIIIIIIIN, si ellos se dan un beso y el la recuerda, me morí de emoción :)))) Que ternura de cap :) seguramente ellos se acuestan, no? :))) Bueno linda espero que andes super bien :) besos y nos estamos leyendo...A hermosa agregame al facebook si tenes, fijate en mi ultimo cap esta el enlace :) besitos

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaaaaa cada vez me gustan mas tus novelas! nunca dejes de subir! le recomende tu blog a una amiga y le encanto! sube mas de esta nove y de la de jemi! pleaseeee!

    ResponderEliminar
  8. Oye No seas Mala Con Nosotras :/

    Tus Noves Estan Fabulosas Voi a empesar A Leer rechazo cruel estoy Intrigada :):)

    ResponderEliminar
  9. wow me encanto esta increible
    ya quiero ver el siguiente
    como pudiste haberlo dejado ahii
    te quedo estupendo me fascino muy lindo
    espero el siguiente pronto que esta interesante
    un besito cuidate :D

    ResponderEliminar
  10. are you kidinme? lo ame!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..