domingo, 15 de enero de 2012

Niley 06 - Rechazo Cruel


Nicholas volvió a la realidad con una dolorosa claridad. Podía sentir el seductor cuerpo que se aferraba a él, sentir su brazo rodeándola de un modo tan posesivo.

Había perdido el control y todo se le había ido de las manos. Desde el momento en que la había visto en el bar y había mirado esos enormes y misteriosos ojos verdes, todo había cambiado. No había contado con que sólo con verla la deseara como nunca antes había deseado a nadie. Resultaba vergonzoso y esa vergüenza lo consumía.

Guiado por un impulso, por algo que ni siquiera ahora podía comprender, le había dicho que se llamaba simplemente Nick... había ocultado su verdadera identidad. El rostro de Miley lo había embelesado; ese rostro exquisitamente claro, con unas pecas que la hacían parecer tan joven e inocente.

Con cuidado de no despertarla, se apartó de su lado y forzó a su mente a olvidar lo que había sucedido, a olvidar el hecho de que había ido demasiado lejos.

Se recordó que ya la había visto en acción antes de siquiera conocerla, tirada sobre la barra del bar. Estaba claro que era una consumada seductora bajo una máscara de inocencia. Por un momento había tenido la ridícula sensación de que tal vez era virgen, pero ella pronto había deshecho esa posibilidad al mostrarse tan receptiva, al tomarlo con una confianza que sólo podía ser fruto de la experiencia. No tenía más que ver la rapidez con la que se había dejado tender en la cama, con esa actitud disertada para excitar a un hombre.

Al sentarse en el borde de la cama, antes de levantarse, admitió que se habían unido de un modo tan apasionado que no recordaba la última vez que había experimentado eso... si es que lo había hecho alguna vez. Fue hacia el bailo, furioso consigo mismo por lo que acababa de hacer. Sin embargo, pensó que tal vez ésa podría ser la más dulce de las venganzas, porque Miley se había ido a la cama con él sin saber quién era y, sin duda, con la esperanza de que él mantuviera su exorbitante estilo de vida ahora que su hermano se había ido.
 
Se dijo que la había invitado a acompañarlo al hotel sólo para probarla y no porque la hubiera deseado con unas ganas que rozaban la desesperación. Pero sabía que durante el momento que había estado frente a ella bajo el frío aire de la noche, se había olvidado de Demi y de lo que esa mujer le había hecho a su hermana, Pero no se dejaría engaitar; de bien pequeño había aprendido la lección sobre lo manipuladoras que podían ser las mujeres. Su propia madre se lo había enseñado. Las mujeres sólo se preocupaban de sí mismas y Miley Cyrus estaba haciendo exactamente eso... buscando a un hombre que la mantuviera...

Su hermano había seducido a su hermana con la intención do despojarla do su fortuna y luego abandonarla y ahora Nicholas le haría a Miley algo similar.

Ya no se sentía culpable, enterró en lo más profundo de su ser toda clase de emociones y se convenció de que lo único que había hecho había sido aprovecharse de ella para obtener un intenso placer físico. Y eso no tenía nada de malo. Miley era una mujer bella y bien versada en la vida. Estaba adelantada a su edad y sin duda poseía una astucia de la que su hermana siempre había carecido. Demi había sido una presa fácil para alguien tan despiadado y corrupto como Joe Cyrus.

Tal vez era cierto que Miley había hechizado a Nicholas más de lo que él se había esperado, pero ahora lo que haría sería asegurarse de causarle el mayor daño posible. Eso era mucho mejor que intentar hacerle admitir su culpa. Podría detestar fácilmente a una mujer que se acostaba con un completo desconocido la noche después del entierro de su propio hermano.

Entró en la ducha y, al salir, se vistió y esperó a que Miley se despertase.

Miley sentía su cuerpo deliciosamente pesado y lánguido. Estaba despertando lentamente y el dichoso aturdimiento que le nublaba el cerebro era como una droga. Se dio cuenta de que ya no estaba arropada por el cuerpo de Nick. Sonrió; no se había imaginado que pudiera ser así. Alargó una mano esperando sentir un cuerpo grande y duro, pero la cama estaba vacía a su lado. Abrió los ojos inmediatamente y parpadeó ante la luz del alba que se colaba por la ventana. ¿Cuánto tiempo llevaba dormida?

Se sentó y miró al otro lado del dormitorio. Nick estaba sentado en un sillón, observándola. Le sonrió vacilante, se sentía extremadamente tímida. 

—Buenos días...
Él no dijo nada, simplemente siguió mirándola. Miley sintió un escalofrío por la espalda, el aire de la habitación parecía helado y no sabía por qué. Su sonrisa se desvaneció.
—¿Nick...?

Él se levantó y fue hacia la ventana, donde se quedó unos instantes de espaldas a Miley y con las manos en los bolsillos. Miley vio que estaba completamente vestido, con traje y chaqueta. Eso le hizo subirse la sábana para cubrirse los pechos.

En ese momento Nick se giró y de su rostro había desaparecido cualquier rastro de ternura y de pasión.

—Mi nombre completo no es Nick, aunque mis amigos y mi familia lo han usado alguna vez. Mi nombre es Nicholas. Nicholas Jonas.
Ese nombre... no podía ser.
—¿Qué has dicho?
—Ya me has oído —le respondió él con brusquedad.
—¿Eres el hermano de Demi? —preguntó ella sacudiendo la cabeza, como si quisiera aclararla y despejarla.
—Has acertado.
Miley no podía entender su animosidad. Se sentía como si estuviera en una pesadilla.
—¿Sabes quién soy? —estaba claro que él lo sabía, pero aun así no pudo evitar preguntarlo.
—Sí, claro que sí. Miley —le respondió con un tono burlón que la desconcertó todavía más. —Sabía quién eras antes de que nos presentáramos. Fui a ese club especialmente para encontrarte.
—Pero ¿por qué... por qué no me dijiste quién eras?
—Porque quería verte de cerca. La hermana pequeña de Joe Cyrus, el hombre que estaba planeando casarse con mi hermana en Las Vegas en la víspera de su veinticinco cumpleaños para poder reclamar su fortuna antes de abandonarla sin piedad.

El rostro de Miley se quedó lívido. Ella se había enterado de los planes de Joe el día del accidente; podía recordar haber discutido con él horrorizada ante la idea de que pudiera hacer algo así, pero su hermano se había reído en su cara. Y después, esa noche...

—Lo sabías.
—Sí, pero... —Miley lo miró a los ojos. Todo le daba vueltas.
Nicholas se aparto de la ventana con un brusco movimiento.
—Sí, pero nada. Lo sabías y tuviste tanto que ver en esos planes como tu hermano. Dime, ¿eras la amiga perfecta y confidente de Demi? ¿la engañabas diciéndole lo mucho que la amaba tu hermano?
—¡No! Yo no sabía lo que estaba planeando Joe; juro que no me enteré hasta la semana pasada. Apreciaba a tu hermana...

El dolor volvió a invadirla al pensar que había fracasado al ayudarla. Nicholas fue hacia la cama y ella retrocedió mientras le oía maldecir en italiano.

—Claro que apreciabas a mi hermana. Ella representaba tu camino fácil a un futuro donde nunca tendrías que volver a preocuparte por el dinero. Todas las deudas de tu hermano habrían desaparecido —chasqueó los dedos, —en un instante.
—No lo entiendo.
—Pues yo te ayudaré.

Miley tragó saliva. Resultaba amedrentador, estaba mirándola fijamente y el músculo de su mandíbula estaba tenso. Ese hombre estaba a años luz del hombre que se había convertido en su primer amante.

—En cuanto tu hermano se enteró de que Demi era heredera de una sustancial parte de la fortuna Jonas, fue tras ella sin otra cosa en la mente que arrebatarle su riqueza.

Miley se estremeció visiblemente ante esas palabras, pero él continuó.

—La introdujo en el mundo de las drogas para poder manipularla mejor, hizo que se volviera completamente dependiente de él. Y mientras, él me hacía una oferta de negocios falsa para mantenerme ocupado y asegurarse de que no cuidaba de mi hermana. Después de todo, tal y como mi hermana no dejaba de decirme, ella era una mujer adulta capaz de cuidar de sí misma, ¿Por qué iba a tener que preocuparme por ella? —preguntó con una risa irónica.
 
Miley había visto el comportamiento de su hermano, y lo que Nicholas dijo no la sorprendió, pero no se había imaginado lo mucho que Joe había influido en Demi. Sólo la había visto ir y venir y quedarse a dormir en algunas ocasiones. Le había parecido una chica muy dulce y perfectamente feliz, únicamente cuando Joe le reveló sus planes fue cuando comenzó a verla como una víctima potencial. Pero eso había sucedido demasiado tarde.

—Si lo sabías...
 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
chicas espero que les guste bueno ahora me voy, ya saben que la compu no es mia, nos vemos chicas las quiero millon!!!!

7 comentarios:

  1. WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOW!!!!!! ESTUVO ICREIBLEMENTE INCREIBLE ME ENCANTO!! SEGUILA PORFISSSS!!!!, BESOTES

    ResponderEliminar
  2. OMGGGGGG!!!!!!! SÍGUELA YA. O.O o cuando tu compu esté bien... D: te quiero (: <3

    ResponderEliminar
  3. WOOOOW ME ENCANTOO,POBRE MILEY MALDITO NICK ME SUPER DUPER ENCANTOOOO.BESOSS Y SEGUILAAA PLISS

    ResponderEliminar
  4. subeee massss capisss! de todas las noves! amo tu blog! es genial! un besote! cathy.

    ResponderEliminar
  5. Ouhhhhh No le pesa la conciencia a nick :@ Pobre miley tiene que pagar los pecados de su hermano :/
    Porfis siguela pronto y PORFIS has un maraton de Besar a un Angel te lo suplico !!!!! Cuidate Bye c:

    ResponderEliminar
  6. wow me super encanto esta increible
    que pasara ahora entre Miley y Nick
    te quedo estupendo me fascino muy lindo
    espero el siguiente pronto que esta interesante
    un besito cuidate :D

    ResponderEliminar
  7. Pobre Miley se despertó de una manera horrible...Pero en parte entiendo a Nick, ella no tiene la culpa pero el no lo sabe :s voy a seguir leyendo YA :) amo la nove :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..