sábado, 21 de enero de 2012

Niley 07 - Rechazo cruel


—Ése es el problema —le dijo con una voz insoportablemente dura. —No lo sabía. Hasta que nos dimos cuenta de que la oferta de adquisición de Joe era falsa. Inmediatamente sospeché que tramaba algo y además supe que era el nuevo novio que Demi guardaba tan en secreto. Contraté a un investigador privado para que los vigilara.

—Y así me conociste —dijo Miley, impactada.

Él no respondió y continuó de un modo implacable.

—A tu hermano le gustaban mucho las chicas con fondos fiduciarios. Por desgracia, para cuando lo descubrí todo y vine a Londres... ya era demasiado tarde.

El funesto tono de su voz golpeó directamente contra el corazón de Miley, pero antes de que ella pudiera decir nada en su propia defensa. Nick estaba rodeándola.

—Y tú... —la miró de arriba abajo, con desdén e indignación. —Tu hermano y tú matasteis a mi hermana, pero él se ha ido y no se le puede hacer pagar por ello. Tú, sin embargo, saliste del accidente sin un solo rasguño. ¿No es fortuito el destino?

Finalmente, Miley comprendió el verdadero horror de su situación. Unas imágenes vividas del accidente volvieron a su mente... la terrible lluvia que caía, el amasijo de hierros, el olor a gasolina y a humo. El espantoso silencio después del espantoso chirrido de los frenos.

—Fue un accidente —dijo con voz débil. Justamente el día antes había enviado una tarjeta de condolencias a las oficinas de Jonas en Londres. Había querido hacer algo, contactar con la familia de Demi. Estaba claro que, o bien él no había recibido la tarjeta o que, si lo había hecho, eso sólo habría servido para ahondar más en la herida.

Él era frío como el hielo. Absolutamente impasible.

—Se le podría considerar un trágico accidente causado por el mal tiempo, pero no tengo duda de que, si no hubierais visto apropiado utilizar a mi hermana de ese modo tan atroz, entonces hoy seguiría viva.

Miley sentía un dolor indescriptible en el pecho porque sus duras palabras habían dado en la diana con la precisión de una flecha.

—Por favor... no lo entiendes. Yo no tomé parte en ningún aspecto de la vida de mi hermano —«a excepción de para ser su esclava».

Nicholas se rió a carcajadas y dio un paso atrás,

—¿Ah, sí? Desde que tenías dieciséis años has vivido con él en ese lujoso ático. No hay documentos que acrediten que has estudiado en el Reino Unido, a pesar de que dices que has obtenido un título. Desde los diecisiete te has convertido en una asidua en el club favorito de tu hermano y, por lo que he visto esta noche, has aprendido a engatusar a los hombres a una temprana edad. Tengo fotos tuyas saliendo de ese club a las cuatro de la mañana bajo el brazo de varios famosos.

—Para.

Pero él no paró.

—Tu hermano y tú erais uña y carne, señorita Cyrus. Tú eras la anfitriona de sus fiestas... y seguro que de paso entretenías a sus amigos.

Al oír eso recordó el horror de dos noches antes, cuando un amigo de Joe había esperado algo de ella a cambio del pago de una deuda de su hermano.

—Por favor, para —le suplicó. Nicholas estaba terriblemente equivocado.
Él finalmente se detuvo y la miró con una expresión tan imparcial que casi fue peor que todas las palabras que le había dirigido.
—La cuenta que está a tu nombre, que con regularidad alcanzaba el millón, te la abrió tu hermano por ser su cómplice. Es una pena que todo ese dinero no fuera suyo.

Miley lo miró, aunque no comprendía por el hecho de que él supiera lo de la cuenta, ni por el hecho de que Joe hubiera estado estafando a la gente. Ya nada volvería a sorprenderla. Ni siquiera había sabido de la cuenta hasta que encontró un recibo del banco a su nombre en el escritorio de su hermano hacía unas semanas en el apartamento. Joe la había abierto a su nombre como tutor legal antes de que ella fuera mayor de edad, y había estado utilizando su nombre para protegerse. Aún le ponía enferma pensar cómo la había implicado de tal modo. La existencia de una cuenta como ésa a su nombre podía hundir sus oportunidades de trabajar en el mundo de los negocios en un futuro, y ahora Nicholas Jonas también lo sabía. Miley sintió que le faltaba el oxígeno.

—Yo no tenía acceso a esa cuenta — sabía que no la creería.
—Cuéntame otra historia.

Miley no se había equivocado. Cerró los ojos durante un largo segundo deseando en vano que cuando los abriera de nuevo él se hubiera ido y ella estuviera sola. Pero cuando los abrió, Nicholas seguía allí: el oscuro ángel vengador.

—¿Porqué te has acostado conmigo? —preguntó ella en voz baja, sin mirarlo a los ojos.

Él la sorprendió al acercarse, apoyar una mano en la cama e inclinarse. Le agarró la barbilla y la obligó a mirarlo. Ella respiró hondo y su aroma la embargó.

Nicholas forzó a su cuerpo a no responder ante ella, odiando el hecho de que a pesar de esa interpretación de chica inocente merecedora de un Oscar, siguiera deseándola. Ahora daba gracias por la fuerza de voluntad que había tenido durante la noche para no besarla debidamente. Había tenido que hacer acopio de todas sus fuerzas para no devorar esos suaves labios rosados, pero en el último momento algo lo había detenido porque había deseado besarla con un anhelo que no se parecía en nada a lo que había sentido por cualquier otra mujer.

—Me he acostado contigo, querida Miley, porque después de conocerte... después de verte, he decidido que ésta sería una forma más satisfactoria de hacerte enfrentarte a la verdad. No soy tan estúpido como para pensar que encontrarás a otro imbécil; después de todo, no perdiste el tiempo para saldar las deudas de Joe, ¿verdad? Sé lo de esa pequeña visita al Honorable Liam Hemsworth de anteanoche, tras la cual las deudas de tu hermano quedaron misteriosamente pagadas. Sales muy cara.

—No me acosté con él —dijo Miley con voz temblorosa— y si te hubieras molestado en comprobarlo todo bien, habrías visto que las deudas fueron saldadas antes de que él viniera a verme.
—Bueno, está claro que conocía tus encantos y te pagó por adelantado.

Indignada por el modo en que él estaba interpretando la vida que había tenido con su hermano, bajó de la cama cubriéndose con las arrugadas sábanas que le recordaron esos momentos de seducción y pasión que habían vivido. Por el momento agradecía el hecho de que él no se hubiera dado cuenta de que era virgen porque no quería parecer vulnerable ante ese hombre.

Las piernas le temblaban, parecían gelatina.
—Lo has supuesto todo muy bien. Si ya has terminado con tu juicio, te pido que me permitas vestirme para poder desaparecer de tu vista lo antes posible.

Nicholas se la quedó mirando, y ella sabía que podía romper en llanto en cuestión de segundos. Lo que estaba viviendo era demasiado como para soportarlo.

—No te preocupes, jamás volvería a acercarme a ti. Lo único que lamento es que no tienes la inocencia que tenía mi hermana y que, aunque te esté haciendo algo parecido a lo que tú hermano quiso hacerle a ella, tú no sentirás ni un ápice del sufrimiento que ella habría experimentado.

Fue hacia la puerta, pero se volvió una última vez y con una mirada que le atravesó el corazón, se marchó. Miley oyó la puerta de la suite abrirse y cerrarse.

Durante un largo rato se quedó allí, inmóvil, y después comenzó a respirar entrecortadamente a la vez que sentía náuseas. Llegó al lavabo a tiempo y vomitó. Temblorosa y sintiéndose débil, comenzó a llorar.

Y entonces pensó en algo. Él no la había besado en ningún momento. No en la boca. No después de ese primer y fugaz beso que le había hecho desear más.

Ahora lo veía todo muy claro, había evitado ese gesto que, para muchos, era un acto más íntimo que el de la penetración. Toda esa ternura había sido una mera ilusión, la había tomado con crueldad para darle una lección. No habían hecho el amor, había sido simplemente sexo. Había querido hacerla sentirse como una ramera barata y lo había conseguido,

Y eso fue lo que la derrumbó por completo.

9 comentarios:

  1. wooow me super encantoo seguila plis y a la de besar un angel tambien que esa ame muero por leer!Besooos y cuidate...XD

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTARON LOS CAPIS ESTUVIERON ICREIBLES COMO SIEMPRE! SEGUILA QUE MUERO POR LEER EL PROXIMO CAPI DE CUALQUIER NOVE PERO MAS QUE NADA DE ESTA , BESOTES

    ResponderEliminar
  3. Bueniiisiiimooo!!! me que de con ganas de leer mas!! xfis siguelaaa siii??

    ResponderEliminar
  4. ahhhh pero que malo que es Nick como puede tratar asi a Miley no se merecer ese trato..pero que pasara ahora
    wow me encanto esta super increible
    te quedo estupendo me fascino muy lindo
    espero el siguiente pronto que esta super interesante
    un besito cuidate :D

    ResponderEliminar
  5. Wooooowwww !!!!! Me encanto y Ohgggg !!! que rabia nick juro que en esta novela lo odio maldito canalla ¬¬
    Pobre Miley siempre termina sufriendo o mas bien siempre empieza sufriendo sojdsodj xDDD
    Me encanto el capitulo muy lindo!! *-*
    Cuidate, Bye c:

    ResponderEliminar
  6. AAAAAAAAAAAAAAAA VOY A MATAR A NICK ¬¬ SIEMPRE ME HACES ODIARLO, Y DSP MAGICAMENTE AMARLO CUANDO PIDE PERDON JAJAJAJAJA, ME ENCANTO EL CAP KAZZIE!♥ SEGUILA PRONTO, SALUDOS

    ResponderEliminar
  7. meeee encantaron los capiss de estas noves!! pero cuando vas a subir de la nove jemi? me estoy volviendo loca x saver como sige! un beso enorme!

    ResponderEliminar
  8. por favor sube besar a un angel

    ResponderEliminar
  9. Pobre Miley y al mismo tiempo pobre Nick, siento pena por lo dos casos, un poco mas por Miley porque se esta aguantando toda la furia de Nick y ella no hizo nada en realidad...
    Bueno sigo leyendo los caps que me queden :))))

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..