sábado, 18 de febrero de 2012

Jemi 61 - Besar a un angel



Sin ningún miramiento, la arrastró por el recinto. A Destiny le goteaba la nariz y estaba tan asustada que comenzaron a castañetearle los dientes. Había sabido que su padre se enfadaría con ella, pero no había imaginado hasta qué punto.

Rodearon la caravana de Miley, y se dirigieron hacia la de Joe y Demi, que estaba aparcada al lado. Con brusquedad, Nick levantó el puño y golpeó la puerta. Se encendieron las luces del interior y Joe abrió de inmediato.

—¿Qué pasa, Nick?
La cara de Demi apareció por encima del hombro de Joe y, cuando vio a Destiny, pareció preocupada.
—¿Qué ha pasado?
—Díselo —le exigió su padre.
Destiny se explicó entre sollozos.
—Fui yo... fui yo quien...
—¡Míralos a la cara mientras hablas! —Le cogió la barbilla y le alzó la cabeza, sin lastimarla pero obligándola a mirar a Joe a los ojos. Destiny quiso morirse.
—¡Yo cogí el dinero! —sollozó. —No fue Demi. ¡Fui yo! Luego me colé en la caravana y lo escondí en su maleta.

Joe se puso tenso y mostró una expresión tan parecida a la de su padre que Destiny dio un paso atrás.Demi soltó un grito ahogado. Aunque era una mujer pequeña logró apartar a Joe a codazos y bajar un escalón. Intentó abrazar a Destiny pero su padre la apartó.

—No te compadezcas de ella. Destiny ha sido una cobarde y será castigada por ello.
—¡Pero no quiero que la castigues! Hace meses que pasó. Ya no importa.
—Cuando pienso en todos los desaires que te hice...
—No importa. —Demi tenía la misma expresión testaruda que cuando sermoneaba a la chica por su lenguaje. —Esto es cosa mía, Nick. De Destiny y mía.
—Estás equivocada. Destiny es carne de mi carne, mi responsabilidad, y nunca pensé que llegaría el día en que me avergonzaría tanto de ella como ahora. —Miró a Joe. —Sé que es un problema del circo, pero te pido que dejes que me encargue yo mismo de esto.
Destiny se echó hacia atrás al ver la mirada escalofriante en los ojos de Joe cuando éste asintió con la cabeza.
—¡No, Joe! —Demi intentó acercarse de nuevo a Destiny, pero Joe la atrapó desde atrás.

Nick la arrastró entre las caravanas sin decir ni una palabra. Destiny no había estado tan asustada en toda su vida. Su padre nunca le había pegado, pero claro, ella nunca había hecho nada tan malo.

Él se detuvo en seco cuando Miley surgió de las sombras de su gran caravana RV. Llevaba puesta una bata verde de seda con estampados de aves y flores por todos lados. Destiny se alegró tanto de verla que a punto estuvo de lanzarse en sus brazos, pero la horrible mirada en los ojos de la dueña del circo le hizo darse cuenta de que Miley lo había oído todo.

Destiny sacudió la cabeza y comenzó a llorar de nuevo. Ahora Miley también la odiaba. Debería haberlo esperado, Miley odiaba el robo más que cualquier cosa. Miley habló con voz trémula:
—Quiero hablar contigo, Nick.
—Más tarde. Tengo que ocuparme de unos asuntos...
—Mejor ahora. —Luego se dirigió a la chica: —Vete a la cama, Destiny. Tu padre y yo hablaremos contigo a primera hora de la mañana.
—¿Y a ti qué más te da? —quiso gritar Destiny. —Tú odias a Demi. -Pero sabía que eso no importaba ahora. Miley era tan dura como su padre a la hora de seguir las reglas del circo.

Su padre la soltó, y Destiny huyó. Mientras corría a la seguridad de su cama, supo que había perdido la última oportunidad de conseguir que su padre la amara.

***************


Nick estaba furioso con Miley.
—No quiero que metas las narices en esto.
—Sólo quiero que te tranquilices un poco. Vamos dentro.
Él subió las escaleras y abrió de un tirón la puerta metálica. Estaba demasiado alterado para prestar atención a los lujosos muebles que hacían de la RV de Miley la caravana más ostentosa del circo.
—¡Es una ladrona! ¡Mi hija es una puta ladrona! Permitió que se culpase a Demi. —Apartó a un lado un juego de pesas y se dejó caer sobre el sofá, donde se pasó la mano por el pelo.

Miley cogió una botella de Jack Daniel's del armario de la cocina y llenó dos vasos. Ninguno de los dos era bebedor y Nick se sorprendió cuando ella vació el contenido de uno de los vasos antes de pasarle el otro. Cuando se acercó a él la bata se le ciñó a las caderas, haciendo que Nick se olvidara de su enfado, aunque sólo fuera por un momento.

Miley tenía la habilidad de nublarle la mente. No era algo que le gustara y había luchado contra ello desde el principio. Era engreída, terca y lo volvía loco. Era de esas mujeres que tenían que estar al mando en cualquier situación, un control que él nunca cedería a una mujer por mucho que lo atrajera. Y no había ninguna duda de que Miley Hemsworth lo atraía. Era la mujer más excitante que había conocido nunca. Y la que más lo irritaba.

Miley le dio el vaso de whisky y se sentó a su lado. Al hacerlo se le abrió la bata dejando al descubierto un muslo. Era vigoroso y esbelto y Nick sabía, tras haberla observado trabajar con los trapecistas, lo tonificado que estaba. En la RV se encontraba todo el equipo que ella utilizaba para mantenerse en forma. Había instalado una barra de ejercicios sobre la puerta del dormitorio. En la esquina había un banco de entrenamiento con un surtido de pesas de mano.

Miley se reclinó sobre los almohadones del sofá y cerró los ojos. Arrugó la cara, casi como si fuera a echarse a llorar, algo que nunca le había visto hacer.
—¿Miley? —Ella abrió los ojos. —¿Qué te pasa?
La mujer apoyó un tobillo en la rodilla opuesta adoptando una postura típicamente masculina. Era tan descarada que Nick no entendía cómo podía parecer a la vez tan femenina.
Vislumbró un retazo de seda púrpura entre las piernas de Miley y encontró un blanco para su furia.
—¡Por qué no te sientas como una señora en vez de como una vulgar mujerzuela!
—No soy tu hija, Nick. Me sentaré como me dé la gana.
Nick nunca le había pegado a una mujer en su vida, pero en ese momento supo que le estallaría la cabeza si no la provocaba. Con un movimiento tan rápido que ella no lo vio llegar, la agarró de la bata y la puso en pie de golpe.
—Te la estás buscando, nena.
—Por desgracia, tú no eres lo suficiente hombre para darme lo que quiero.
Nick no pudo recordar ninguna otra ocasión en la que se sintiera tan furioso y Miley se convirtió en el blanco de todas las emociones que estaban a punto de explotar en su interior.
—¿Me estás provocando, Miley? ¿Es que no tienes a mano a nadie mejor que yo? Soy el hijo de un carnicero de Brooklyn, ¿recuerdas?
—Lo que eres, es un bastardo deslenguado. Lo insultaba a propósito. Era como si ella misma quisiera que la lastimara, y el estaba dispuesto a complacerla. Le abrió la bata y se la arrancó de un tirón.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
momento niiley jajaja uuuuhhhh bueno ya vendra algo mas jaja

3 comentarios:

  1. momento niley en jemi novel?? haaha locooo locoo pero interesante!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj, apenas te iba a preguntar cuando iba a haber niley en la nove, jejejejç
    pero... OH NO, eso quiere decir que el final se esta acercando... :0
    NOOOOOOOOOO!!!! :'3
    jajajaj aaaawwww :'(
    amo esta nove, y sabes? en este momento esoty respondiendote :) te voy a mandar un drama... :0 jajaja

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..