sábado, 4 de febrero de 2012

Niley 12 - Juego Seductor


—¿Demasiado? —le preguntó él, sonriendo—. ¿Demasiados Jonas?
—Es maravilloso —dijo ella, por fin, con la voz entrecortada.

Hacía un minuto se había sentido furiosa con él por haberse querido apropiar de su negocio, pero la ira había desaparecido, reemplazada por una enorme envidia. Ni siquiera se podía imaginar cómo sería tener una familia tan grande. De niña, había anhelado tener padres o, al menos, un hermano o hermana. Alguien a quien sentirse unida. Nick era rico de verdad y ella se preguntaba si él sabía cuál era la verdadera riqueza de la familia Jonas, que, según ella, no estaba en los bancos, sino en cada uno de los miembros de la familia.

—¿Te encuentras bien? —preguntó él. La sonrisa se le había borrado del rostro.
Ella asintió y señaló otra foto. No quería hablar de sí misma,
—¿Quién es ése?
—Mi hermano mayor, Paul. El dirige Jonas Studios. Hace películas y se mata trabajando porque no confía en que nadie se ocupe de los detalles.
—Entonces, ¿cuántos hermanos tienes? —susurró Miley. Hasta ella misma notaba el anhelo que había en su voz.
—Tres.
—Tres hermanos. Y tantos primos... ¿Y ese quién es? —preguntó—. ¿Es marine?
—Es mi hermano Frankie. Ese sí que es un tipo mimado y perezoso. Es sargento. No quería ser oficial. Dijo que prefería servir con los verdaderos marines. Ha estado ya dos veces en ultramar y está a punto de volver a marcharse.

Miley suspiró y miró a Nick. El no era lo que había esperado. Su familia no era lo que ella había esperado. Trabajadores rancheros. Marines. Además, aparentemente todos estaban tan unidos que para Nick resultaba de lo más natural colgar sus fotos en su despacho,
Envidiaba ese vínculo. Vidas entrelazadas, lazos reforzados por años de amor. Se preguntó cómo sería tener tanto, saber que siempre habría alguien a quien acudir cuando lo necesitara.

—Miley, ¿te encuentras bien?
—Sí. Simplemente... me has sorprendido. Eso es todo.
—¿Por qué? ¿Porque tengo familia?
—No. Por lo mucho que los quieres.
—¿Te sorprende saber que quiero a mi familia?
—Jamás me pareciste... No importa.
—Bueno, pues si estas fotografías te han impresionado, deberías saber que aún tengo más,
—¿Más?
—Muchas más en mi casa. Aquí me he quedado sin espacio en la pared.
—Esto no es justo.
—¿El qué?
—Creía que te tenía etiquetado —admitió ella—. Que eras un ladrón de la vida moderna que avanzaba tomando lo que deseaba sin disculparse.
—Pues te equivocas. Claro que persigo lo que quiero y no dejo que nadie me detenga para conseguirlo.

Se acercó a ella hasta que lo único que los separó fue unos cuantos centímetros y la firme resolución de Miley.
Ella sintió cómo el calor emanaba del cuerpo de Nick. Resultaba tan tentador dejarse llevar, permitirle que cerrara el espacio que los separaba para poder sentir por fin el alto y fuerte cuerpo de él contra el suyo... Los recuerdos de la única noche que habían pasado juntos seguían siendo demasiado vivos. Podía lanzarse sobre él, pero sabía que, si lo hacía, se perdería para siempre. Por eso, hizo lo único que era capaz de hacer. Dio un paso atrás, mental y físicamente.
Nick suspiró.

—No tienes que tener miedo de mí, Miley.
—No lo tengo. Sólo estoy siendo cauta.
—Ser cauteloso está bien. Sólo significa que uno se toma su tiempo, pero que, cuando se está seguro de dónde se va a poner el pie, se avanza sin vacilar.

Miley sabía de lo que él estaba hablando. No había mucho que leer entre líneas. Nick la deseaba y ella lo deseaba también. ¿Qué le había reportado aquello? Una noche de gloria y tres años de tristeza. ¿Estaba de verdad preparada para enfrentarse de nuevo a esa clase de dolor?
Nick Jonas no era la clase de hombre de los que pensaban en el «para siempre». Y Miley no era la clase de mujer que se conformaba con algo temporal. Los dos no coincidirían nunca.

—¿Por qué no sales alguna vez a cenar conmigo?
—¿Cómo dices?
—A cenar. Ya sabes, se considera habitualmente la última comida del día.
—No sé si eso es buena idea.
—A mí me parece una idea genial —replicó él, cerrando de nuevo la distancia que los separaba—. Has recorrido mi empresa. Has visto que el lugar no es un taller clandestino. Mis empleados son felices y están bien pagados. Debo de ser un jefe bastante decente, ¿no te parece?
—Sí...
—Además, no resulta muy difícil pasar tiempo conmigo, ¿verdad?
—No...
—Por lo tanto, salimos a cenar. Charlamos...
—Nick, sigo sin querer venderte mi negocio.
Nick la interrumpió. Le colocó las manos en los hombros y dejó que ella sintiera cómo el calor de la piel traspasaba la suave tela de la camisa.
—En estos momentos no estoy hablando de negocios. Te deseo, Miley. Llevo tres años deseándote —susurró, dejando que su mirada la recorriera de la cabeza a los pies como si se tratara de una caricia—. Demonios, llevo tres años soñando contigo. Tú también me deseas. Lo noto cada vez que estamos juntos.
—Yo no siempre hago lo que quiero —le dijo. No hacía más que pensar que debía ser fuerte. Que no debía ceder, pero, desgraciadamente, su cuerpo no escuchaba.
—Deberías hacerlo, pero ya hablaremos de eso en otra ocasión. En estos momentos, tengo un trato que proponerte.
—¿Qué clase de trato? —preguntó ella con cautela.
—Uno muy sencillo. Perfecto para los dos. Tú crees que me conoces, ¿verdad?
—Demasiado bien.
—Sí. Bueno, yo creo que te equivocas y estoy dispuesto a apostarme algo en ello. Si consigo mostrarte algo sobre mí que te deje verdaderamente atónita, nos acostaremos juntos. Otra vez.
Esa palabra de cuatro letras, sexo, conjuraba en ella tantas emociones y necesidades que Miley casi no podía respirar debido al efecto estrangulador que le producía en los pulmones.
—Un momento...
—Vamos, Miley. Tú misma has dicho que sabes exactamente qué clase de hombre soy.
—Sí, pero... Con esto ya me has sorprendido —dijo ella señalando las fotos que había en la pared.
—Porque amo a mi familia —replicó él, como si no pudiera creer que algo así hubiera podido sorprenderla—. Sin embargo, yo no estoy hablando de sorpresa, sino de shock. Sí te dejo atónita, tú te acuestas conmigo. Otra vez.
—Deja de decir "Otra vez".
—No hay razón para fingir que te sientes insultada o algo así —observó él—. Ya nos hemos conocido físicamente en una ocasión. Lo único que te estoy diciendo es que sería realmente agradable volver a conocernos otra vez.
—Estoy segura de que lo estás haciendo a propósito. Para recordármelo.
—Tienes razón. ¿Y está funcionando?
Miley estuvo a punto de gritar que así era. Se sentía tan fuera de su elemento allí... Nick Jonas era un seductor de campeonato. Podía hacerlo en sueños, pero ella se sentía completamente perdida. No sabía entrar en el juego de la seducción. Su juego era más bien el de la sinceridad y la honradez. No obstante, decidió mirarlo a los ojos y no dejarle ver lo asustada que se encontraba. No quería que Nick pensara que tenía miedo de aceptar el trato.
—Ya sé lo que saco de este trato si pierdo, pero, ¿qué consigo si gano?
Nick frunció el ceño. Luego, sonrió.
—Si yo no consigo dejarte completamente atónita, y tú tienes que ser sincera al respecto, dejaré de insistir sobre lo de que me vendas tu negocio.
Vaya. Miley jamás se había imaginado algo así. Era demasiado fácil. Nick la estaba contemplando con una sonrisa en los labios. Evidentemente, creía que podía ganar fácilmente aquella apuesta. ¿Acaso no le había dicho que los Jonas jamás esperan perder?
Pensó en lo satisfactorio que le resultaría dejarlo en evidencia. Derrotarlo en el trato que él mismo le había propuesto. La oportunidad de algo así resultaba demasiado atractiva como para rechazarla. Además, estaba convencida de que él jamás podría dejarla atónita. Sabía exactamente quién era Nick Jonas.
—Está bien. Trato hecho.
—El viernes por la noche. La cena y la apuesta.
—Sí. El viernes —dijo ella. Entonces, levantó la barbilla y extendió la mano.
—¿Quieres que te estreche la mano?
—Sí, claro.
—Pues no.

De repente, agarró la mano que Miley le ofrecía y tiró de ella. La estrechó tan íntimamente contra su cuerpo que Miley pudo notar todo el contorno de su cuerpo, por no mencionar una parte en concreto que no dejaba duda alguna sobre cómo se sentía él en aquellos momentos. Miley levantó la mirada y contuvo el aliento al ver que el bajaba la cabeza. En el momento en el que sus labios se unieron, todo pareció detenerse a su alrededor. Definitivamente, ella dejó de respirar.

Lo más importante de todo fue que no le importó. Todas las células de su cuerpo parecieron cobrar vida. La sangre le palpitaba en las venas frenéticamente, Nick la besó con un gesto duro y apasionado, que la hizo vibrar como si se tratara de unos fuegos artificiales sin control. Se sintió viva, expectante. Nick enredó la lengua con la suya y la pasión se apoderó de ella, empujándola a una especie de espiral en la que nada era como debía ser y todo brillaba con nuevas posibilidades.

Nick le dio un apetito que alimentó.
Le dio una pasión que prendió.
Le dio un deseo que nutrió.
Miley se aferró a él, apretándole contra su cuerpo, gozando con el contacto de la rígida prueba de su deseo. Mientras su cerebro se cerraba por completo, su cuerpo cantaba, ella sólo podía suplicar que Dios la ayudara si perdía el trato que los dos acababan de cerrar.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
hola chicas, bueno aqui les dejo capis y por fis esperence porque empezamos con una marathon de tres capis de cada nove y si termino un one shot puede que lo publique, las quieroooo
mary de mi vida aqui estoy sorry por no haber escrito la vez anterior, las quieroooo
besos a todas a mis nuevas seguidoras muchisimas gracias y a quienes comentan igual...
pasen super bien..
besos°°°

2 comentarios:

  1. Hola divinaaaa :) me has dejado atónita a mi no a Miley--- Porque ahora quiero saber que es lo que tanto la va a sorprender y si lo logra, como va a ser su reencuentro apasionado? jajaja
    bueno, sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaaj diviina Kazz
    ... pienso: yo y todas mis peticiones y reclamos... no tengo caso!
    Amiga solo quiero que sepas que me gusta saber de ti. Y es tan hermoso entrar al blogger después de varios días en los que no he entrado y encontrarme con 3 cap de cada nove ..puedo dormir feliz esta noche!!
    hahaha
    excelente capi... me voy a leer el siguiente de inmediato
    xoxoxox

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..