sábado, 18 de febrero de 2012

Niley 17 - Juego Seductor


«Todo es diferente», pensó Miley. Desde la increíble noche que pasó con Nick hacía unos pocos días, se habían visto a diario. Ella estaba en Jonas Beach o él en su tienda para hablar de negocios. Nick le había pedido consejo sobre cómo hacer que su ropa de baño fuera más ecológica y había escuchado atentamente sus opiniones. Iba a reunirse con tejedoras y costureras mientras seguía intentando que ella pasara a formar parte de Jonas Beach.

Por primera vez, Miley sentía una cierta tentación. El éxito seguía sin interesarle cuando sólo tenía como objetivo el de ganar más dinero. Sin embargo, él la había engatusado con la posibilidad de llegar a las mujeres de todo el país con sus especiales trajes de baño y eso era algo que no podía descartar tan rápidamente. Con Jonas Beach, ella podría encontrar la manera de que su pequeño negocio fuera viable a un nivel más importante sin perder por ello la calidad en la que Miley tanto insistía.

Más que todo esto, el hecho de estar con Nick se estaba convirtiendo en la mejor parte de sus días. Y de sus noches. Pasaban juntos todas las noches. En la casa de él o en la de Miley. En la playa, recordando su primer encuentro. Miley se sentía plena. Se sentía... maravillosa.
Pero también estaba aterrorizada.

Estaba enamorada, pero sabía que su relación con Nick no iba a terminar bien. A pesar de lo atento que él se mostraba con ella, Nick Jonas no era un hombre de los que sientan la cabeza. Tarde o temprano, se cansaría de lo que tenían y seguiría con su vida. Miley sabía que el dolor que sentiría sería tan fuerte que tal vez no pudiera recuperarse nunca.

Para protegerse, sabía que debía comenzar a apartarse de él. A mantener una distancia segura entre su corazón y Nick. Sin embargo, tampoco podía privarse de lo que tenía en aquellos momentos para protegerse en un futuro. ¿No era mejor disfrutar de lo que tenía mientras contaba con ello? Ya habría tiempo de sufrir más tarde.

—Vuelves a pensar en él.
Ella parpadeó y miró a Kevin.
—¿Cómo lo sabes? —le preguntó, con una sonrisa.
—Estás babeando.
Rápidamente, ella levantó una mano y se la llevó a la boca. Entonces, hizo un gesto de recriminación a su amigo.
—Qué gracioso eres.
—Pareces feliz, Miley. Me alegra verte así.
—Soy feliz —admitió ella, pero su voz la delató.
—Pero...
—Pero no va a durar, Kevin. Uno de estos días, Nick va a decidir que ha llegado el momento de seguir con su vida y no deseo que llegue ese instante.
—¿Cómo lo sabes? A mí me parece que está pasando mucho tiempo contigo —dijo él extendiendo la mano sobre la mesa en la que estaban almorzando para acariciarle suavemente la mano—. Un hombre no hace eso si no está interesado.
—Lo sé —replicó. Entonces, apartó su plato. Ya no tenía hambre—. Está interesado ahora, pero, ¿cuánto tiempo le va a durar?
—Venga ya, Miley —dijo Kevin sacudiendo la cabeza—. Tal vez deberías darle la oportunidad de que fastidie las cosas antes de castigarle por ello.
—Yo no le estoy castigando.
—Tal vez no, pero ya estás ensayando tu discurso de despedida.
—Simplemente me estoy preparando y cualquiera diría que mi mejor amigo lo aprobaría.
—Tu mejor amigo piensa que estás loca. En serio, cuando no lo tienes, estás triste. Cuando lo tienes, estás loca. Las mujeres están como una cabra.
—Gracias. ¿Le has contado a Danielle tu teoría? —le preguntó Miley. Su novia, una modelo que trabajaba para una de las agencias más importantes de California, estaba viajando constantemente y, en esta ocasión, llevaba fuera de Morgan Beach casi cuatro semanas.
—Por supuesto. Ella dice que estoy equivocado. Como tú, pero las dos sois mujeres. No veis ciertas cosas.
—Vaya, vaya. Y sí las mujeres estamos locas, ¿por qué queréis los hombres estar con nosotras?
Kevin sonrió.
—Bueno, ¿dónde está hoy tu príncipe azul? Hacía más de una semana que no almorzabas conmigo. Normalmente, lo sueles hacer con él.
—Dijo que tenía que reunirse con alguien. No me dijo con quién —dijo Miley, frunciendo ligeramente el ceño
—Por lo que, como es natural, tú estás pensando que se trata de otra mujer.
Miley abrió los ojos de par en par.
—Bueno, no lo había pensado. Hasta ahora.
Kevin suspiró.
—Anda, cómete tus brotes de alfalfa.

********

—Me está volviendo loco —dijo Nick.
—Si quieres mi opinión, eso no es demasiado difícil —le dijo Joe Jonas a su hermano menor mientras aplicaba los alicates al alambre de espino que estaba colocando en una valla.
—Muy amable, gracias.

Nick se metió las manos en los bolsillos y contempló las suaves colinas y los campos que rodeaban el rancho de su hermano. Soplaba un viento frío y el sol vertía sus rayos a pesar de un cielo cuajado de nubes grises. Parecía que el verano se iba a despedir con una tormenta.

Había hecho el viaje de dos horas que se tardaba en ir al rancho de su hermano en una hora y media. A pesar de que le habían puesto una multa por exceso de velocidad, había merecido la pena. Tenía que salir de Morgan Beach. Necesitaba distanciarse de Miley y aclararse la cabeza. Conducir a toda velocidad era el mejor modo de conseguirlo.

No hacía más que decirse que la estaba viendo demasiado. Todos los días. Todas las noches. Se estaba conviniendo en una parte de él y amenazaba con introducirse demasiado en su vida, tanto que llegara el momento en el que él no supiera desprenderse de ella. Cuando estaba a su lado, no paraba de tocarla. Cuando no lo estaba, no hacía más que pensar en ella.
¿Qué demonios le estaba ocurriendo a su vida?

—Esto es muy serio, Joe. Se está metiendo en mi vida y yo se lo estoy consintiendo.
—Tal vez sea bueno —replicó Joe mientras seguía trabajando en su valla—. Tal vez te has cansado ya de tener una mujer nueva todas las semanas y estás preparado para algo diferente. Más permanente.
—Espera un momento, nadie ha dicho nada de permanente.
—Madre mía, pero si te has puesto pálido —comentó Joe, riendo. Regresó a su furgoneta y dejó las herramientas en la parle trasera—. Me alegra verlo.
—Sí, porque a ti te ha salido muy bien.
Inmediatamente, la sonrisa de Joe se le borró del rostro.
—Lo que ocurrió entre Demi y yo no tiene nada que ver con esto.
—Claro, podemos hablar de mí, pero no de Demi —comentó Nick mientras le daba una patada a la tierra.
—Has sido tú el que ha venido a verme, ¿lo recuerdas, Nick? Si estás teniendo problemas con una mujer, son tus problemas, no los míos.
—Bien. Olvídalo. Y sigue con la boca cerrada sobre tus asuntos.
Joe jamás le había contado a nadie que era lo que había ocurrido entre Demi Lovato, su esposa, y él. Toda la familia adoraba a Demi, pero un día, Joe y ella decidieron separarse sin que ninguno de los dos ofreciera explicación alguna.
De eso había pasado un año y Joe seguía completamente mudo sobre el asunto.
—Mira, tú eres el único de los hermanos que ha estado casado —le dijo Nick después de un minuto—. ¿A quién si no debería preguntar?
—Prueba con Louis. O con Harry. O incluso con Justin —replicó Joe mencionando a sus tres primos, que llevaban felizmente casados un par de años.
—No están por aquí. Tú sí.
—Qué suerte tengo.
—¿Cómo diablos puede un hombre acostumbrarse a tener una sola mujer en su vida? —le preguntó Nick— .Yo nunca lo he hecho antes. Jamás he tenido una novia formal. Ni la he querido. Me gustan las relaciones sin ataduras, ya lo sabes.
—Pues no tengas ataduras.
—Miley no es esa clase de mujer. Ella tiene ataduras por todas partes y yo no hago más que enredarme en ellas.
—¿No las quieres? Córtalas y sigue con tu vida. Punto final.
Nick miró a su hermano y suspiró. Sabía que Joe tenía razón, pero...
—Ese es el problema—dijo—. Por primera vez en mi vida, no sé si quiero seguir con mi vida.
 

2 comentarios:

  1. QUE SE DECIDA O LO MATOO A NICK !! HAHAHA BUEN CAPI AMIGA SE PONE REQUETE BUENA LA NOVE!

    ResponderEliminar
  2. Awwwwww, super tierno, primero en principal amo el personaje de Kevin jajaja es re sincero :P
    Lo de Joe y Demi me dejo con terrible intriga :P jajajaja espero poder leer pronto sobre eso e.e jjajajaja bueno leo el cap que me queda, AMO LA NOVE :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..