sábado, 25 de febrero de 2012

Niley 17 - Rechazo Cruel



Miley había contemplado la sombra del pequeño avión danzando sobre el resplandeciente Mediterráneo antes de aterrizar en la isla de Sardinia, en el aeropuerto de Alghero.
Un todoterreno y un conductor los esperaban allí y el sol de la tarde caía sobre ellos.

Después de conducir durante cuarenta minutos, el conductor, Tommaso, giró en una carretera estrecha con altos árboles a cada lado que hacían que el camino se volviera sombreado y misterioso. Después, giraron a la derecha, hacia la costa, hasta que apareció un juego de enormes puertas de hierro y se abrieron suavemente como por arte de magia, casi ocultas por el denso follaje y la colorida buganvilla. Atravesaron una zona de ramas bajas para salir a un enorme patio con una fuente cuya agua caía en una alberca. Unas flores de loto flotaban sobre el agua.

Entonces apareció la casa, sorprendiendo a Miley con su discreta elegancia. El coche se detuvo y ella bajó antes de que Nicholas pudiera abrirle la puerta; se había mostrado asustadiza ante él durante todo el día, sobresaltándose si se le acercaba demasiado.

La casa era una clásica villa mediterránea con tejados en color terracota combinada con otro seductor estilo. Tenía enormes ventanas que iban del techo al suelo, con cortinas blancas que se sacudían suavemente con la cálida brisa. Una delicada varanda rodeaba el exterior y Miley vio jardines a ambos lados que se extendían hasta donde imagina que estaba el mar. Podía oír olas rompiendo suavemente cerca y el sonido la llenó de emoción.

Era una de las cosas que había echado de menos al vivir en Londres. La casa de su familia en Dublín estaba en el sur de la ciudad, en la costa, pero Joe no había perdido el tiempo para venderla cuando sus padres murieron. Miley había crecido con el sonido del mar y había pasado tanto tiempo desde que lo había oído de ese modo que una nostalgia agridulce se apoderó de ella.

Nicholas vio cómo lo observaba todo, pero ella evadía su mirada y estaba comportándose como una testaruda. Estaba furioso porque había estado evitándolo todo el día, y no estaba acostumbrado a que las mujeres lo ignoraran. Su camiseta gris y sus pantalones cortos negros también lo enfurecían intensamente.

La vio agarrarse con fuerza a la puerta del todoterreno, vio cómo apretaba la mandíbula y supo que Miley estaba dándose cuenta de lo alejada que estaría de la civilización. Sintió una gran satisfacción... hasta que de pronto la atención de ambos fue dirigida a un enorme perro pastor blanco.

Miley, encantada, se arrodilló y llamó al perro, al que acarició efusivamente sin poder borrar la sonrisa de su Miley.
—¿Pero quién eres tú, precioso?
—Se llama Doppo. Era el perro de Demi y, por lo general, no le gustan los extraños.
Oírle mencionar a Demi le provocó un fuerte dolor de corazón. Estaba claro que le había molestado que el perro la hubiera recibido bien... tal vez habría preferido que Doppo la hubiera arrancado los miembros uno a uno. En silencio, le dio las gracias al perro por haberla aceptado.
Ciao, Doppo. Creo que tú y yo vamos a ser buenos amigos.
Nicholas la observaba. Miley Cyrus estaba generando demasiadas contradicciones para su gusto y, cuanto antes supiera qué esperar de ella, mejor.
—Conocerás a mi padre durante la cena. Le he dicho que nos conocimos en Londres gracias a Demi... lo cual, en cierto modo, es verdad. También le he dicho que nuestra relación fue muy precipitada y que no habíamos planeado que te quedaras embarazada tan pronto. No esperará que nos comportemos como unos recién casados enamoradísimos, pero aun así, tendremos que actuar un poco. No sabe la relación que tenía tu hermano con Demi. No quiero que se disguste por nada. Ya ha pasado demasiado desde el funeral y el infarto.
—Eso es lo último que quiero.
Él le miró los brazos y deslizó un dedo sobre uno de ellos,
—Tu piel es tan pálida que parece que nunca te ha dado el sol.
¡Y así era! Aunque eso seguro que no encajaría con la imagen que él se había formado de ella como la hermana de un millonario corrupto y egoísta. Miley reunió fuerzas para apartarse. Él simplemente estaba jugando con ella.
—Ahórrate tu preocupación fingida. Seguro que te alegrarías si me achicharrara viva.
Nicholas le lanzó una fría mirada antes de dar un paso atrás e indicarle que fuera entrando en la villa.
 
Lucia, la sonriente ama de llaves de Nicholas y esposa de Tommaso, la llevó hasta un lujoso dormitorio. La barrera idiomática hizo que Miley se limitara simplemente a sonreírle para darle las gracias e indicarle mediante gestos que ella misma desharía su equipaje.

La casa por dentro era blanca y luminosa, llena de espacios abiertos y muy acogedora. Había visto un gran salón con una enorme televisión de plasma y estanterías cargadas de libros. También había visto un comedor con una gran mesa blanca y veinte sillas a juego y un jarrón con unas exóticas flores rojas en el centro.

Su nuevo dormitorio también era blanco y había sido un alivio ver que, aparentemente, no era el dormitorio de Nicholas. Era demasiado femenino. Verse forzada a compartir una cama con él sería demasiado y sabía que no podría soportarlo. Las puertas del patio se abrían hacia un gran jardín interior con columnas de piedra sobre las que se sostenía una pasarela que conectaba la sección interior de esa parte de la villa. Había vasijas con flores por todas partes que creaban un ambiente lleno de encanto. La tranquilidad y la paz de ese lugar alivió un poco el alma de Miley.

Alguien llamó a la puerta y ella la abrió con cautela para encontrarse allí a Nicholas, guapísimo con unos pantalones chinos y una camisa lisa blanca, ¡Maldito sea por hacerla sentir así cuando lo odiaba tanto!
—Vendré a buscarte a las ocho para cenar.
—Ya he visto dónde está el comedor. Puedo encontrarlo...
—Iremos juntos. Mi padre utiliza otra parte de la villa, pero no hay duda de que esperará que compartamos la cama de matrimonio —se acercó, y Miley retrocedió automáticamente y con el corazón acelerado. Nicholas sonrió. —Y como tendremos que dormir juntos. Miley, estoy seguro de que apreciarás que no quiera compartir una cama contigo más tiempo del necesario.
Miley sintió pánico: esa sensación ya estaba empezando a ser demasiado habitual.
—Si no te importa, estás bloqueando la puerta.
Con una última sonrisa burlona que ella deseo poder borrarle de la cara de un bofetón, Nicholas dio un paso atrás y Miley tuvo que controlarse para no cerrar de un portazo.

============================================================== 

no se olviden de decirme quien les gusta de los chicos de one direction como los decriben ustedes a ellos y como se describen ustedes para poder hacer las historias, :)
las quiero chicas, espero que esten super bien...
millon besos!!

2 comentarios:

  1. meeee encantooo el capis y mi preferido es harry es lindo y me encanta su sonrisaa!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Decime una cosa, por que Nick hace que lo odie tanto?!?
    Excelente capitulo amiga >> Me encanto!
    Y bueno que puedo decir de Niall, si el es pura perfeccion? Tiene una sonrisa que vale un millón, esos ojos azul profundo que tienen los corales del oceano, esos ojos que hacen que me quede prendida de su mirada y su cara, su cuerpo la forma en que se rie.. ayyy *suspiro* hahaha Y que decir de cuando habla espaNol??! Es absolutamente perfecto!


    Sabes que mi blog lo esta administrando una amiga haahaha hechale ojo y me contas como vez el trabajo que esta haciendo. Yo sigo ocupada con mil trabajos del cole, este es mi ultimo aNo y tengo que sacarlo perfecto!
    Pasate y me contas :) hahaha
    Confio en vos
    Te quiero amiga
    xoxoxo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..