viernes, 2 de marzo de 2012

Jemi 66 - Besar a un angel



Joe sonrió; estaba tan guapo que el corazón de Demi hizo una pirueta. A los hombres corpulentos no solía sentarles bien el traje, pero él era, definitivamente, una excepción.
—Estás preciosa esta noche.
—Pensé que ya no sabría cómo arreglarme. —Por una vez no se vio impulsada a decirle que su madre habría estado guapísima, tal vez porque a Demi ya no le importaba su apariencia tanto como antes. Se había pasado tanto tiempo en vaqueros, coleta y con la cara lavada que esa noche se sentía muy sofisticada.
—Te aseguro que estás estupenda.

Ella sonrió. Para salir a cenar se había puesto la única ropa de vestir que tenía: un jersey de seda color hueso y una minifalda a juego. Había utilizado como cinturón una larga bufanda dorada y se la había enrollado dos veces a la cintura dejando colgar los flecos de los extremos. Las únicas joyas que llevaba puestas eran la alianza y unos discretos pendientes de oro. Como no había querido malgastar el dinero en ir a la peluquería, tenía el pelo más largo que nunca y, tras tantas semanas de llevarlo recogido, sentía el sensual roce en el cuello y en los hombros.

El camarero dejó dos ensaladas ante ellos, cada una con corazones de alcachofa, vainas de guisante y pepino, regadas con salsa de frambuesa y sazonadas con queso rallado.
En cuanto los dejó solos, Demi susurró:
—Tal vez deberíamos haber pedido la ensalada de la casa, esto parece demasiado caro.
Joe pareció divertirse con su preocupación.
—Incluso los más humildes tenemos derecho a vivir la vida de vez en cuando.
—Lo sé, pero...
—No te preocupes por eso, cariño. Podemos permitírnoslo.
Demi decidió para sus adentros que las siguientes semanas haría comidas baratas para compensar el gasto. Aunque Joe no hablaba jamás de dinero, ella no creía que un profesor universitario ganara demasiado.
—¿No quieres que te sirva vino?
—No, así está bien. —Al beber un sorbo de agua con gas, miró el vino que brillaba en la copa de Joe. Había pedido una de las botellas más caras de la carta y a ella le habría encantado probarlo, pero no pensaba hacer nada peligroso para el bebé.

No deberían tirar el dinero en una cena tan cara con un bebé en camino. Tan pronto como terminara la gira, buscaría un trabajo y trabajaría hasta que llegara el momento del parto, así podría ayudar con los gastos extra. Cuatro meses antes no se le hubiera pasado por la cabeza tal cosa, pero ahora la idea de trabajar duro no le preocupaba. Pensó que le gustaba mucho la persona en la que se había convertido.

—Come. Me encanta verte meter el tenedor en la boca. —La voz de Joe se había vuelto ronca y manifiestamente seductora. —Me recuerda a todas esas otras cosas que haces con ella.
Demi se ruborizó y volvió a concentrarse en la ensalada, pero sentía los ojos de Joe clavados en ella con cada bocado que daba. Un montón de imágenes eróticas comenzó a desfilar por su mente.
—¡Deja de hacer eso! —Soltó el tenedor con exasperación.
Él acarició el tallo de la copa con aquellos dedos largos y elegantes, luego deslizó el pulgar por el borde.
—¿Que deje de que hacer qué?
—¡Deja de seducirme!
—Pensaba que te gustaba que te sedujera.
—No cuando me he arreglado para cenar en un restaurante.
—Entiendo. Ya veo que no llevas sujetador. ¿Llevas bragas?
—Por supuesto.
—¿Algo más?
—No. Con las sandalias no uso pantis.
—Bien. Pues vas a hacer lo siguiente: levántate y ve al baño. Quítate las bragas y mételas en el bolso. Luego vuelve aquí.
El calor se extendió por los lugares más secretos del cuerpo de Demi.
—¡No pienso hacer eso!
—¿Sabes qué pasó la última vez que un Lovato desafió a un Romanov?
—No, y no sé si quiero saberlo.
—Perdió la cabeza. Literalmente.
—Entiendo.
—Pues te doy diez segundos.
Aunque mantenía una expresión desaprobadora, a Demi se le había disparado el pulso ante la idea.
—¿Es una orden?
—Apuesta tu dulce trasero a que sí.
Aquellas palabras fueron como una caricia erótica que casi la hizo disolverse, pero logró apretar los labios y levantarse de la mesa con aparente renuencia.
—Señor, es usted un tirano y un déspota.
Salió del comedor con la ronca risa de Joe resonando en sus oídos.

Cuando regresó cinco minutos después, se acercó apresuradamente al reservado. Si bien las luces eran tenues, estaba segura de que todos podían darse cuenta de que estaba desnuda bajo la delgada tela de seda. Joe la estudió con atención mientras se acercaba. Había tal arrogancia en su postura que no cabía duda de que era un Romanov de los pies a la cabeza.
Cuando Demi se acomodó a su lado, él le pasó un brazo por los hombros y le deslizó un dedo por la clavícula.

—Pensaba decirte que abrieras el bolso y me mostraras tu ropa interior para estar seguro de que habías seguido mis órdenes, pero me parece que no será necesario.
—¿Se nota? —Miró a los lados, alarmada. —Ahora todos saben que estoy desnuda debajo de la ropa y es culpa tuya. Nunca debí dejar que me convencieras de esto.
Joe le deslizó la mano bajo el pelo y la cogió por la nuca.
—Tal y como yo lo recuerdo, no tenías otra opción. Fue una orden real, ¿recuerdas?
Él había aprovechado todas las oportunidades que se le presentaban para tomarle el pelo desde el domingo, y ella disfrutaba de cada minuto. Le lanzó una mirada reprobatoria.
—Yo no obedezco órdenes reales.
Él se acercó más y le rozó la oreja con los labios.
—Cariño, con un chasquido de dedos puedo hacer que te encierren en una mazmorra. ¿Seguro que no quieres reconsiderar tu postura?
La llegada del camarero la salvó de responder. Había retirado los restos de la ensalada mientras ella estaba en el baño y ahora les sirvió el plato principal. Joe había pedido salmón ahumado y ella pasta. Los linguini olían a sabrosas hierbas y a los camarones que se escondían entre las verduras. Mientras probaba el delicado manjar, Demi intentó olvidarse de que estaba medio desnuda, pero Joe no la dejó.
—¿Demi?
—¿Mmm?
—No quiero ponerte nerviosa, pero...
Él levantó la servilleta que cubría el pan caliente y estudió atentamente la cesta y su contenido. Ya que todos los panecillos eran iguales, ella no entendía por qué tardaba tanto tiempo en elegir uno como no fuera para ponerla nerviosa.
—¿Qué? —lo azuzó. —¿Qué decías?
Joe partió el pan y lo untó lentamente de mantequilla.
—Si no me satisfaces por completo esta noche... —la miró, y sus ojos estaban llenos de fingido pesar— me temo que tendré que cederte a mis hombres.
—¡Qué! —Demi casi se levantó de un salto de los cojines.
—Es sólo para inspirarte. —Con una sonrisa diabólica, hundió con firmeza los dientes blancos en el trozo de pan.
¿Quién podía haber imaginado que ese hombre tan complicado sería un amante tan imaginativo? Pensó que ese pícaro juego podían jugarlo los dos y sonrió con dulzura.
—Entiendo, Su Alteza Imperial. Le aseguro que estoy demasiado aterrada por su real presencia para osar decepcionarle.
Joe arqueó una ceja diabólicamente mientras pinchaba un camarón del plato de Demi y se lo acercaba a los labios de la joven.
—Abre la boquita, cariño.
Demi se tomó su tiempo para comer el camarón y, mientras, deslizó los dedos por el interior de la pantorrilla de Joe, agradeciendo la intimidad y la escasa luz del reservado que los resguardaban de miradas curiosas. Tuvo la satisfacción de sentir cómo a su marido se le tensaban los músculos de la pierna y supo que él no estaba tan relajado como parecía.
—¿Tienes las piernas cruzadas? —preguntó él.
—Sí.
—Sepáralas. —Ella casi soltó un grito ahogado. —Y mantenlas así el resto de la velada.
La comida se volvió insípida de repente y todo en lo que Demi pudo pensar fue en salir del restaurante y meterse en la cama con él.
Separó las piernas unos centímetros. Él le tocó la rodilla bajo el mantel, y su voz ya no sonó tan segura como antes.
—Muy bien. Sabes acatar las órdenes. —Introdujo la mano debajo de la falda y la deslizó hacia arriba por el interior del muslo.
Tal audacia la dejó sin aliento y, en ese momento, se sintió como una esclava bajo el yugo del zar. La fantasía la hizo sentirse débil de deseo.
Aunque ninguno de los dos mostró señales de apresuramiento, acabaron de comer en un tiempo récord y rehusaron tomar el café y el postre. Pronto estuvieron de regreso en el circo.
Joe no le dirigió la palabra hasta que estuvieron dentro de la caravana, donde lanzó las llaves en el mostrador antes de volverse hacia ella.
===========================

las quiero capi dedicado a elbita... besos corazon..

3 comentarios:

  1. Cuando le va a decir del bbé ??!
    Me tiene desesperadaaaaa esoooO!!!
    HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA










    CALMA








    En fin ...


    capi sensual! haahaa
    muy bueno
    continuaaa si?!
    Love youu sooo much!

    ResponderEliminar
  2. OMG! SE HACE EL MALO JOSEPH (? JAJAJAJAJ ME ENCANTO KAZZIE :D EN ESTE NO LLORE :P ME DIO GRACIA, QUE PERVERTIDO JOE :P POBRE DEMI ESTABA BULNERABLE A TODO :P UN ROSE Y ZAS! YA ESTABA ASI JAJAJA, BUENO YA TERMINE DE LEER TODO EL MARATON DE LAS 3 NOVES :D ME ENCANTARON :D BESITOS KAZZIE! CUIDATE MUCHO EEE, BYEEE ♥

    ResponderEliminar
  3. :0 en el restaurant?? jejejejeje ay deisay, digo demi... aawww.. amo jemi!!! si puedo mañana te mando unas ideillas que me surguieron ayer para proximas noves...
    ame el cap :)=)))

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..