viernes, 2 de marzo de 2012

Niley 21 - Juego Seductor



Dos días más tarde, Nick seguía atónito. Nadie le había hablado nunca del modo que Miley lo había hecho.
Nadie había estado nunca más en lo cierto sobre él. Había querido argumentarlo, rechazar todo lo que ella le había dicho, pero ella le había calado a la perfección.
Había vivido su vida buscando el camino más fácil. Se había encontrado con un negocio que le iba a la perfección y sólo cuando se lo habían puesto encima de la mesa había hecho el esfuerzo de hacerlo funcionar. Resultaba muy duro que la mujer que uno ama le pusiera los puntos sobre las íes y que juego le dijera que no la merecía.
Lo peor de todo era que tenía razón.

Miley le había mostrado un buen cuadro de sí mismo y a Nick no le había gustado lo que había visto. Quería ir a su casa aquella misma noche. Enfrentarse a ella, admitir que todo lo que le había dicho era verdad y, aunque le costara, suplicarle que lo escuchara. Sin embargo, sabía que ella seguiría demasiado enfadada con él como para escucharlo. ¿Quién podía culparla?
Decidió darle un par de días. Procurarle el tiempo suficiente para que su ira se mitigara un poco. Tiempo suficiente para que a él se le ocurriera al menos un plan con el que esperaba poder convencerla para que regresara a su lado.

Días después


Cuando salió de Jonas Beach para recorrer la escasa distancia que separaba Jonas Beach de la tienda de Miley, soplaba un frío viento. Las aves marinas habían acudido a tierra para refugiarse, señal inequívoca de que la tormenta que llevaba ya varios días gestándose fuera a estallar por fin. Dios. La tormenta aclararía el ambiente y tal vez, sólo tal vez, eso era precisamente lo que Miley y él necesitaban que ocurriera.

Respiró profundamente al llegar a la tienda, pero comprobó que estaba cerrada. Frunció el ceño y, durante un segundo, pensó que tal vez se había ido a almorzar. Sin embargo, eran las tres de la larde. Se rodeó los ojos con una mano y se acercó al escaparate para mirar al interior.
La tienda estaba vacía.

Todo había desaparecido. Las perchas estaban completamente vacías. La caja registradora había desaparecido del mostrador. El pánico se apoderó de él. Sin poderse creer lo que estaba viendo, se dirigió a otro escaparate y repitió el gesto con los mismos resultados.
Miley se había llevado todo. La mesa de trabajo estaba vacía y faltaban las cajas de la nueva colección. De repente, Nick se sintió tan vacío como el edificio que tenía frente a él.
Sin embargo, no pensaba quedarse de manos crusadas.

Regresó a Jonas Beach, sacó su coche y se dirigió a la casa de Miley. Los hermosos macizos de flores, las macetas y la brillante puerta de color rojo le hicieron recordar todo lo que había vivido en aquella casa con ella. Recuerdos que no olvidaría jamás. Promesas de un futuro que no quería perder.

Llamó con fuerza a la puerta y esperó una respuesta que no llegó nunca. Miró por las ventanas y suspiró aliviado cuando notó que Miley aún tenía allí sus cosas.
—¡Miley! —gritó llamando de nuevo a la puerta—. Miley, abre y habla conmigo, maldita sea.
Esperó lo que le parecieron varías vidas, pero Miley jamás acudió a la puerta. Miró a la casa de al lado, en la que vivía su amigo Kevin, pero ésta también estaba a oscuras y, además, no había ningún coche aparcado junto a ella. Eso significaba que Miley no estaba tratando de esconderse con él. ¿Dónde demonios estaba? ¿Sentada en el salón, escuchando cómo él hacía el ridículo?
La desesperación se apoderó de él.
—¡Está bien! —gritó—. ¡Voy a seguir sentado aquí hasta que salgas!
Se pasó las siguientes horas esperando. Saludó a los vecinos, se pidió una pizza cuando le entró hambre y seguía allí cuando, aquella noche, la tormenta estalló por fin sobre Morgan Beach.


Al día siguiente por la tarde, Nick fue a la tienda de Kevin. Estaba decidido a que el mejor amigo de Miley le dijera dónde podía encontrarla. Si alguien lo sabía, tenía que ser él. Abrió la puerta y se quedó atónito por lo que vio.
Allí estaba Kevin con una castaña muy alta y muy guapa que se le pegaba como el envoltorio de plástico de un DVD. EL beso que compartían resultaba lo suficientemente apasionado como para que se le empañaran los cristales del escaparate. Se separaron de mala gana cuando oyeron que entraba Nick.
La castaña lo mira y se echó a reír.
—Huy...
Kevin sonrió.
—No pasa nada, Danielle. Nick, ésta es mi novia. Danielle, Nick Jonas.
La castaña lo miró y Nick se dio cuenta de que la reconocía. Su rostro aparecía en cientos de anuncios. Era alta, hermosa e iba vestida con discreta elegancia, pero él sólo podía pensar en una mujer mucho más baja, mal vestida y con el cabello castaño claro.
—Tú eres el ex surfista que ha estado arreglando todo esto —dijo Danielle—. Buen trabajo. Me encanta lo que has hecho en esta ciudad.
—Gracias.
—Me alegro mucho de conocerte —insistió la castaña—, pero siento que nos hayas interrumpido el beso. He estado fuera cuatro semanas y he echado mucho de menos a Kevin.
—No hay problema —dijo Nick—. Yo sólo necesito hablar con Kevin unos minutos, si no te importa.
—En absoluto —respondió ella. Limpió las manchas de carmín que le había dejado a Kevin en los labios y tomó su bolso antes de dirigirse hacia la puerta—. Dejaré que habléis. Te espero luego en mi casa, cariño...
—Por supuesto —dijo Kevin, con ojos brillantes.
—Vaya —comentó Nick cuando ella se hubo marchado—, es cierto que tienes novia.
—Sí. ¿De qué querías hablarme? —le preguntó Kevin sin preámbulo alguno—. Pon el cartel de cerrado y vente conmigo a la trastienda.

Resultaba evidente que Miley ya le había contado todo a su amigo. Kevin se había puesto ya del lado de su amiga. Nick aceptaría todo lo que él quisiera decirle. Se lo merecía, pero no se iba a marchar de allí sin saber dónde se encontraba Miley.
Nick hizo lo que Kevin le pidió, además de echar la llave a la puerta y luego siguió a Kevin a lo que podría considerarse un pequeño almacén. Allí, había también un pequeño fregadero, un frigorífico y una mesa con dos sillas.

===============================
una semana que comenzo super bien pero que termino super mal, en fin espero que esten super bien y sonrian muchop...
millon besos corazon, gracias por el infinito amor por el cariño y por la comprension que tienen conmigo, las quierooo 

2 comentarios:

  1. Explicame porque me alegras los viernes hahaha
    Amiga esto se esta poniendo buenisiiimo! Estas leyendo las noves. Contame que te parece?
    Otra cosa me encantoo el capitulo y quiero que cargues rapido ... ya me tengo que ir a dormir, manana tengo clase ... sii, los sabados voy al colegio (una mie***) En fin
    Tengo que madrugar pero no me voy hasta leer todas las entradas hahaha?? hahah
    te amo!

    ResponderEliminar
  2. Me re gusto el cap, aunque me pareció corto, pero por un lado mejor así llego lo más rápido posible al final :( (Me pone triste que se termine :P)
    Bueno, me encanto el cap en el sentido de que por fin Nick se despiertaaaaaaa y la va a buscar, aunque me preocupa que Miley se haya ido, espero que Kevin sepa algo de ella así él la busca y se arreglan, si quiero que se arreglen! jajajajaa

    Bueno sigo leyendo :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..