martes, 13 de marzo de 2012

Niley 23 - Rechazo cruel

Esa noche, después de que Paul se hubiera retirado, y cuando Miley se disponía a irse a la cama, Nicholas la hizo detenerse antes de llegar a la puerta del comedor. Ella se giró con reticencia y él se levantó de la mesa y se acercó con las manos metidas en los bolsillos.
—¿Sí?
—Mañana es tu cumpleaños.
Miley palideció; desde que sus padres habían muerto, nadie había recordado su cumpleaños. Al día siguiente cumpliría veintitrés años.
—Sí —respondió vacilante,
—Tengo una villa en la Costa Esmeralda, en Porto Cervo. Te llevaré allí mañana por la noche y saldremos a cenar...
Miley agarró con fuerza el pomo de la puerta. De pronto la idea de salir de la villa la asustaba en extremo.
—Pero ¿por qué querrías hacer algo así?
Él se encogió de hombros.
—Digamos que podríamos firmar una tregua, ¿no te parece?
Ella también se encogió de hombros; no supo de qué otro modo responder.
—Bien. Nos marcharemos sobre las cuatro de la tarde.
La vio salir de la sala y se preguntó si se había vuelto loco. ¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué se sentía obligado a celebrar su cumpleaños? Se reconfortó diciéndose que ésa sería la última prueba a la que la sometería. La llevaría a un lugar donde descubriría cómo era esa mujer en realidad y así podría calmar las voces de duda que oía en su cabeza...

********

Al día siguiente, a las cuatro en punto, Miley esperaba impaciente en el vestíbulo con una bolsa en la mano.
Nicholas salió de su despacho y miró la pequeña bolsa de viaje.
—¿Esto es todo?
Miley asintió. Él se encogió de hombros y juntos montaron en el todoterreno. Tras diez minutos de trayecto, llegaron a un campo donde los esperaba un helicóptero.
Cuando aterrizaron y la ayudó a salir, las piernas no le respondían, tanto por la emoción de haber hecho su primer viaje en helicóptero, como por haber estado sintiendo el impresionante cuerpo de Nicholas a su lado en un espacio tan reducido. Y por si eso no había sido suficiente, él decidió sacarla en brazos. Cuando comenzó a protestar, Nicholas la besó durante un largo momento llenándole el cuerpo de deseo.
—Somos una pareja de recién casados, ¿te acuerdas? —le dijo al apartarse. —Sonríe para las cámaras.
Miley miró a su alrededor y los numerosos flashes de las cámaras la cegaron. Había vuelto al mundo real. Nicholas la metió en un todoterreno con los cristales tintados y se marcharon.
—Si tenías planeado esto para reafirmar ante todo el mundo tu nueva imagen como hombre de familia...
—Créeme, había olvidado que los paparazis siempre están por aquí esperando que llegue algún famoso.
Pero eso nunca le había sucedido cuando había ido allí con otras mujeres; siempre había estado atento y nunca lo habían fotografiado. Estaba claro que ver a Miley tan entusiasmada en el helicóptero lo había distraído

************


La villa a la que la llevó era totalmente distinta de la villa familiar en la que había estado alojada. Era el sueño de todo arquitecto: ángulos y esquinas abstractos, cristal por todas partes y totalmente blanca por dentro. Tenía una piscina infinita con vistas al Mar Mediterrano. Era perfectamente agradable y bonita, pero... fría. Sin vida. Un lugar donde llevar a una amante.
¿Sería ése el lugar donde se reunía con ellas?
El debió de imaginar en qué estaba pensando porque dijo:
—Aquí es donde me divierto y celebro reuniones sociales o de negocios...
Miley se sonrojó. ¿Acaso estaba planeando divertirse allí con ella? Intentó ponerle algo de entusiasmo a su voz, sin saber por qué sentía la necesidad de mostrarse simpática.
—Está... muy... limpia.
Él se rió a carcajadas, con la cabeza hacia atrás, y ese sonido le resultó tan extraño y su sonrisa tan maravillosa que se lo quedó mirando embobada,
—Nunca había oído a nadie usar esa palabra para describirla.
—Disculpa mi dificultad para expresarme —dijo ella, algo irritada.
En ese momento él se acercó y le agarró la mano para llevársela a la boca y besarla.
—Nos iremos en una hora. Te enseñaré dónde puedes cambiarte.
Una hora después. Miley entró en el salón y Nicholas levantó la vista de unos documentos que había estado ojeando. Él llevaba un traje negro y una camisa blanca desabrochada en el cuello. Ella llevaba un vestido de seda ajustado desde el cuello hasta los pies, sin mangas y con la espalda al aire. Se había dejado el pelo suelto en un intento de no sentirse tan desnuda.
Él se acercó y le dio una caja de terciopelo rojo.
—Por tu cumpleaños... y, además, hará juego con tu vestido —un vestido color azul real que la hacía incluso más pálida, más vulnerable.
Miley lo miró a él, a la caja, y después volvió a mirarlo, vacilante, con desconfianza.
Ante esa actitud, Nicholas, furioso, abrió la caja esperándose ver la misma reacción de siempre: unos ojos abiertos de par en par, sorpresa fingida, algo de pavoneo ante el espejo y agradecimientos excesivos y algo pegajosos.
Miley abrió los ojos de par en par, bien, pero ahí terminó toda similitud. Miró a Nicholas. Miró los impresionantes pendientes de zafiro que descansaban sobre terciopelo blanco. Alargó la mano para tocarlos reverentemente. Se sonrojó. Volvió a mirar a Nicholas y él tuvo que contenerse para no tirar la caja al suelo y tomarla en sus brazos. Estaba preciosa, sin apenas maquillaje y con una piel ligeramente dorada por el sol.
—Han debido de costarte una fortuna.
Así era, pero ninguna otra mujer había comentado nada nunca sobre el valor de las joyas.
—Son un regalo de cumpleaños... vamos, pruébatelos.
—Pero... ¿y si pierdo uno?
—Están asegurados —no era cierto, pero si la hacía sentirse mejor...
—¿Estás seguro? —preguntó ella algo desconfiada.
Pensó en lo que habían costado en comparación con su inmensa fortuna.
—Sí.
Sólo en ese momento, y con el máximo cuidado, Miley los sacó de su hogar de terciopelo y se los puso. Ni siquiera se miró en el espejo.
—Gracias —le dijo fríamente.
—De nada —Nicholas cerró la caja y tuvo la sensación de que el resto de la noche tampoco iba a ser exactamente como él había planeado.
Y así fue.
La llevó a un restaurante nuevo con una lista de espera que se alargaba hasta el próximo año. Ella sonrió educadamente durante la velada, pero parecía incómoda y completamente ajena a las miradas de envidia que le dirigían las mujeres y a las de admiración de los hombres.
—¿Va todo bien? —le preguntó él en un momento de la cena.
—Oh, sí, es precioso... impresionante...
—¿Pero?
—Bueno, es un poco como la villa... limpio y elegante —sonrió, dejándolo sin aliento. —Siempre me ha gustado imaginarme en el Mediterráneo, sentada en una pequeña trattoria con vistas al mar...
En ese momento se sonrojó y Nicholas tuvo que controlar su impulso de agarrarla y llevársela muy lejos de todo aquello. Lo cierto era que él tampoco estaba disfrutando demasiado en ese lugar, y haber visto antes la villa a través de los ojos de Miley lo había hecho sentirse algo incómodo.
Aun así, siguió insistiendo, quería forzarla a sacar su verdadera personalidad. Pidió champán y fresas. Le pidió que bailara con él, pero ella rechazó la invitación. Cuando alguien chocó con una de las camareras y las bebidas se le cayeron de la bandeja, Miley se levantó enseguida para ayudar a la chica.
Y eso fue todo lo que sucedió.
Una vez que ella había terminado con su actuación de la buena samaritana y Nicholas le había dado a la camarera una importante propina, sacó a Miley de allí.
—¿Te apetece caminar? No está lejos y podemos ir paseando por la playa.
—Suena bien —dijo ella aliviada.
Ese momento en el que caminaron por la playa bajo la luz de la luna y con los zapatos en la mano fue, para Miley, el momento más relajado de toda la noche. Se sentía culpable por no haberse divertido, pero ni ese lugar ni el club social iban con ella. El corazón se le encogió porque sin duda esos lugares sí que iban con Nicholas, al igual que la villa donde él se «entretenía» y recibía a sus visitas.
—Es precioso —dijo Miley mirando al cielo. —Es como si pudiera tocar las estrellas con sólo alargar la mano.
Nicholas estaba muy callado a su lado y, cuando lo miró, lo vio de perfil, contemplando también las estrellas.
Al llegar a la villa, accediendo por la parte trasera, Nicholas le dio la mano para recorrer el camino de piedras. Miley se levantó el vestido para caminar con mayor facilidad y, cuando él la rodeó por la cintura con un brazo para llevarla hacia sí, se creó un momento de tensión.
—Nicholas...
Pero sus palabras se las trago un apasionado beso. A Miley se le cayeron los zapatos de su temblorosa mano e instintivamente lo rodeó por el cuello. Lo había estado deseando durante las últimas semanas. Estar lejos de él había sido algo necesario para su salud mental y para recuperarse, pero había estado anhelando sus brazos, los mismos que la habían rodeado cuando lloró por la pérdida del bebé. Y su boca, sus besos.
Se sentía como si Nicholas le estuviera robando el alma con ese beso. Cuando se apartaron, él se la quedó mirando un instante antes de recoger los zapatos y entrar en la casa. A Miley no le importaba estar allí ni lo frío que pudiera resultarle ese lugar. Ella también se sentía fría por dentro, aunque sabía que sólo Nicholas podía remediar eso.
Él se giró hacia ella y, justo cuando la habría vuelto a tomar en sus brazos, se detuvo. Vio el deseo que se reflejaba en sus ojos verdes, vio su boca ya inflamada por sus besos... y también vio las bolsas ligeramente moradas bajo sus ojos y la vulnerabilidad de su cuerpo. No podía seguir ignorándolo. Las cosas estaban cambiando: o Miley estaba jugando a ser una completa ingenua o esa chica era algo que él no creía que pudiera existir.
La besó en la frente y la llevó a su dormitorio.
—Duerme, Miley. Estás cansada...
Durante un momento ella no dijo nada y entró en su dormitorio, pero tras unos pasos se giró y, sonriendo ligeramente, le dijo:
—Gracias por esto —se refería a los pendientes— y por todo. Lo he pasado muy bien.
Y cuando volvió a girarse el mundo de Nicholas se puso del revés.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::..

les quiero hacer una recomendacion del blog de alex es genial y sus noves son lindas siganla i love you forever & always

7 comentarios:

  1. me encantoo el capituloo
    qe lindo el regalo de Nick
    sube el siguiente prontito pliss!!
    PD. yo tambn tengo un blog por si gustas leerlo ah y entrare en el blog de Alex ;)

    ResponderEliminar
  2. kdjslakfjalkjflksagj me encanto!!
    El sábado estaba esperando como loca a que subieras el cap :P
    jaja pero bueno, mil gracias por subirla♥♥
    ME ENCANTA esta nove, es una de mis favoritas :D

    Mil gracias por recomendarme! Besos guapa :D

    Esperare el próximo(:

    ResponderEliminar
  3. OMJ!! me encantaa esperoo el siguientee con muchas ansias!!! Creo que nick ya tiene sentimienos jeje..
    Behsos!!!

    ResponderEliminar
  4. eS TAN GENIAAAAL QUE EL NO TENGA IDEA AHAHAHAHAHAH DE QUE OCURRE EN SU INTERIOR HAHHAH!!
    ME ENCANTOOO AMIGA!

    ResponderEliminar
  5. AAHHH ME ENCANTO OAJALA K SUBAS PRONTO MAS CAPITULOS !!
    ME ENACANTA RECHAZO CRUEL OJALA K NICK SE DE CUENTA K AMA A MILEY Y ELLA LO AGA SUFRIR LO PONGA CELOSO (MUAJAJAJA SOY MALA ) !

    ResponderEliminar
  6. me encato ojala puedas subir mas prontoo!

    ResponderEliminar
  7. awww morí de amor :B me encanto el cap, super tierno, me encanta cuando se besan :P
    Me imagine a Miley con ese vestido y le debe haber quedado hermoso :P y Nick bueno sin palabras todo le queda hermoso jajajaja

    Ahora voy a leer Juego seductor :P jajaja

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..