domingo, 8 de abril de 2012

Jemi 80 - Besar a un angel



—Había varias personas interesadas, pero Rex Webley ofreció el mejor precio.
—Jesús. —La expresión de la cara de Joe hizo que Demi se estremeciera de inquietud.
—¿Quién es Rex Webley? —preguntó.
—No digas ni una sola palabra Miley, esto es algo entre tú y yo —intervino Joe, antes de que ella pudiera contestar.
Miley le dirigió una mirada condescendiente antes de volverse hacia Demi.
—Webley tiene un coto de caza ilegal en Texas.
Demi no lo entendió.
—¿Un coto de caza ilegal?
—Hay gente que le paga a Webley para ir a cazar ciertos animales allí —dijo Nick con disgusto.
Demi pasó la mirada de Miley a Nick.
—¿Para cazarlos? Pero nadie puede cazar tigres. Son una especie en peligro de extinción.
Miley se levantó y entró en la pista con decisión.
—Eso hace que sean más valorados por los hombres ricos que ya están aburridos de cazar piezas comunes y a los que les importa un comino la ley.
—¿Has vendido a Sinjun para que lo cacen y lo maten? —dijo Demi con voz horrorizada cuando por fin comprendió lo que Miley le estaba diciendo. Un montón de imágenes horribles cruzó por su cabeza.
Sinjun no tenía el temor que un tigre normal siente hacia la gente. No se daría cuenta de que esos hombres querían lastimarle. En su mente vio su cuerpo abatido por las balas. Lo vio sobre la tierra con su pelaje negro y naranja manchado de sangre. Se acercó rápidamente a Miley.
—¡No te lo permitiré! Te denunciaré a las autoridades. Te detendrán.
—No, no lo harán —repuso Miley. —No es ilegal vender un tigre. Webley me ha dicho que su intención es exhibir a Sinjun en su rancho de caza. Eso no va contra la ley.
—Sólo que no va a exhibirlo, ¿verdad? Lo va a matar. —Demi se sintió mareada. —Iré a las autoridades. Lo haré. Detendrán todo esto.
—Lo dudo —dijo Miley. —Webley lleva años sorteando la ley. Tendrías que tener un testigo que jurara que vio cómo lo mataban, lo que no ocurrirá ni en sueños. Y en cualquier caso, sería demasiado tarde para hacer nada, ¿no?
Demi nunca había odiado tanto a otro ser humano.
—¿Cómo puedes hacer esto? Si tanto me odias, ¿por qué no me haces daño a mí? ¿Por qué tienes que tomarla con Sinjun?
Joe entró en la pista y se enfrentó a Miley.
—Te pagaré el doble que Webley —ofreció.
—Esta vez no conseguirás nada con tu dinero, Joe. No comprarás a Sinjun como hiciste con Glenna. Puse una condición cuando apalabré la venta.
Demi lo miró con rapidez. Joe no le había dicho que había sido él quien había comprado a Glenna. Sabía que había hecho los arreglos necesarios para que fuera instalada en el zoo Brookfield, pero no que había sido su dinero el que lo había hecho posible. La gorila tenía un nuevo y precioso hogar gracias a él.
—¿Por qué haces esto? —preguntó él.
—La gente de Webley no recogerá a Sinjun hasta el amanecer. —La expresión de Miley se volvió astuta. —Será entonces cuando firme los papeles, pero siempre puedo cambiar de idea.
—Ah, así que llegamos al meollo del asunto, ¿verdad, Miley? —susurró Joe con voz apenas audible.
Miley miró a Demi, que todavía estaba fuera de la pista al lado de Nick.
—Eso te gustaría, ¿verdad, Demi? Que detuviera todo esto. Puedo hacerlo, ya lo sabes. Con una simple llamada telefónica.
—Claro que puedes —siseó Joe. —¿Qué tengo que hacer para que hagas esa llamada?
Miley se volvió hacia él y fue como si Nick y Demi hubieran dejado de existir, quedando sólo ellos dos frente a frente en medio de la pista; algo para lo que ambos habían nacido. Miley acortó la distancia que había entre ellos moviéndose sinuosamente, casi como una amante, pero no existía ni pizca de amor entre ellos.
—Ya sabes lo que tienes que hacer.
—Dímelo de todas maneras.
Miley se giró hacia Demi y Nick.
—Dejadnos solos. Esto es entre Joe y yo.
—¡Esto es una locura! Eso es lo que es. ¡Si hubiera sabido lo que estabas maquinando, juro por Dios que te hubiera sacudido hasta que olvidaras tal gilipollez! —explotó Nick.
Miley ni siquiera se inmutó ante aquel arrebato de ira.
—Si Demi y tú no os vais de aquí, será el final del tigre.
—Marchaos —dijo Joe. —Haced lo que dice.
Nick se volvió hacia él.
—No dejes que te corte las pelotas. Lo intentará, pero no dejes que llegue a ese extremo —dijo con amargura. Parecía como si hubiese perdido la fe en todo lo que creía.
—Lo intentaré —repuso Joe suavemente.
Demi le dirigió una mirada suplicante, pero él estaba concentrado en Miley y no se dio cuenta.
—Venga, Demi. Vámonos de aquí. —Nick le pasó el brazo por los hombros y la llevó hacia la puerta trasera. Tras tantos meses aprendiendo a luchar, Demi intentó resistirse, pero sabía que Joe era la única esperanza de Sinjun.

8 comentarios:

  1. ay Kazzie, esta hermoso, en serio , me encanto, apenas puedas sube el otro,
    besitos ! cdtm C:!

    ResponderEliminar
  2. pd : no la dejes asi , ay sube el otro , siii? C: ! gracias, ay pod dios ! quiero saber que pasa D: ! sube sube sube please C:!

    ResponderEliminar
  3. Jo... No se que decir quede como no sé como explicarlo pero es como Jo!... es lo único que que puedo decir la verdad no me sale nada más...
    ¿Pero que mi**da pretende Miley, que es lo que quiere, porque lo hace?? Ushhhh... quiero saber que pasará!!!!
    Besis, cuídate, bye c:

    ResponderEliminar
  4. hola soy Aly esta es la primera vez q comento en tu Blog, hace unos días estaba buscando historias Jemi y tus historias me encantaron te juro q están increíbles... bueno bye.

    ResponderEliminar
  5. aahhh!! es que te juro que no crei que pudiera odiar tanttooo!!!, la odio a Miley, como le puede hacer eso a Sinjunn -.-, sube maass, porfa, me encanta como escribes

    ResponderEliminar
  6. no nos dejes asi porfis una mas y ya aaaaaaa muero

    ResponderEliminar
  7. joder que mala miley

    ResponderEliminar
  8. aaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh !!
    POR K ME DEJAS ASI KIERO SABER LO K VA A PASAR POR FAVOR KAZZIE SUBE PRONTO !!
    CHIII?
    NECESITO SABER K VA A PASAR ME MUERO BIEN MUERTA DE LA CURIOSIDAD!1

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..