lunes, 23 de abril de 2012

Jemi - Prologo - En la cama de su ex-marido



En la habitación se hizo un silencio pesado.
Su corazón empezó a latir con una fuerza desmesurada y sus piernas la traicionaron. Vio que Joe se acercaba, como a cámara lenta, pero no podía hacer nada para evitarlo…
Su ex marido la besó con tal suavidad que pensó que lo estaba imaginando, pero entonces lo hizo otra vez, con más firmeza, y Demi sintió que sus labios ardían, que se abrían sin que ella les diera permiso, buscando más…

Sintió las manos de su ex marido acariciando su pelo como lo había hecho cinco años atrás y sintió también su cuerpo, duro como una piedra, la erección masculina rozando su estómago, y respondió como si alguien hubiera pulsado un interruptor. Sintió el deseo brotar entre sus piernas y su decisión de resistir desapareció.

Le devolvió el beso con la desesperación de cinco años de soledad, deseándolo con tal intensidad que sabía que ya no habría marcha atrás.
Sus lenguas se enredaban, la de él repitiendo una acción que había hecho con otra parte de su cuerpo muchas veces en el pasado.             

El beso enviaba llamas de deseo a todos sus lugares secretos, como si estuviera extendiendo un líquido inflamable dentro de ella. Demi no podía contenerse. El placer era irresistible. Nada la había preparado para aquella conflagración. Necesitaba sus manos, su boca, su deseo por ella, que le recordaba lo que habían compartido en el pasado, cuando se sentía segura entre sus brazos…

Joe se apartó un poco y, aunque no dijo nada, la pregunta quedó colgada en el aire. Demi la vio en los ojos miel y contestó tomándolo por la cintura para deslizar después las manos hasta sus nalgas y apretarlo más contra ella.

Sin dejar de besarla, Joe la tomó en brazos y la llevó a la cama. Ella lo observó quitarse la ropa a toda velocidad, su deseo aumentando al ver aquel cuerpo desnudo que conocía tan bien.
Él se tumbó a su lado y, en unos segundos, la ropa de Demi se reunió con la suya en el suelo. Sentir el cuerpo masculino deslizándose sobre el suyo era como una droga; lo deseaba tanto que apenas podía respirar.

Se negaba a pensar en el día siguiente y en cómo se sentiría después de aquel encuentro: lo deseaba con una desesperación que ni siquiera ella sabía que sintiera. Necesitaba que llenase el vacío que había en su interior y cuando sus muslos cubiertos de vello encerraron los suyos, supo que ya no había escapatoria.
Ni quería que la hubiera.

Joe acariciaba sus pechos mientras hacía círculos con la lengua sobre sus pezones. Después se deslizó para besar su estómago, su ombligo, metiendo y sacando la lengua hasta que Demi empezó a revolverse, agitada. Y contuvo el aliento cuando siguió hacia abajo, la caricia de su aliento entre las piernas haciéndola sentir un frenesí de anticipación. Demi se agarró al embozo de la cama, anclándose allí para soportar la tormenta de sentimientos que su lengua provocaba. Cuando pensaba que no podría soportarlo más, Joe subió para buscar su boca y, con un movimiento rápido, entró en ella, dejándola sin aire.
Había pasado tanto tiempo…

Enseguida empezó a marcar un ritmo rápido que la excitaba aún más porque demostraba que el deseo de él era tan fuerte como el suyo. Lo sentía duro y caliente dentro de ella y cuando la tocó íntimamente con los dedos para aumentar el placer, Demi se mordió los labios para no gritar. Joe conocía tan bien su cuerpo, sabía tan bien lo que le gustaba…

Sintió el primer espasmo de placer como un golpe que lo convirtió todo en un caleidoscopio de colores fragmentados en su cerebro. Y el siguiente y el siguiente, hasta que apenas podía respirar. Lo sintió prepararse para el momento supremo, empujando con fuerza, estallando dentro de ella con un grito ahogado.

Poco a poco, su pesado cuerpo se fue relajando y Demi sintió su aliento en el cuello.
—¿Ha sido demasiado rápido? —preguntó él con voz ronca, apoyándose en un codo para mirarla.
—No deberíamos haberlo hecho —contestó Demi, apartando la mirada.
—Probablemente, no —asintió Joe, deslizando un dedo por su estómago—. Pero dadas las circunstancias era inevitable.
—No es buena idea que dos personas divorciadas vuelvan a… verse. Sólo causa confusión y dolor.
Joe se tumbó, colocando las manos detrás de la nuca.
—Lo dices como si te lo hubieras aprendido de memoria. Sólo ha sido un revolcón, Demi… no pasa nada.
—Quizá para ti no, pero para mí sí.
Él se volvió para mirarla.
—¿Estás diciendo que sigues sintiendo algo por mí?
—No, claro que no. Tú mataste lo que sentía hace mucho tiempo.

Si esa respuesta lo había desilusionado, no lo demostró. Sencillamente, se quedó donde estaba, con las manos en la nuca y los ojos cerrados, como si no pasara nada.
Demi apretó los dientes. Debería haberlo imaginado. Debería haber sabido cuando empezó a dar su conferencia sobre los obstáculos con los que se encuentran las mujeres jóvenes en el campo del derecho que él estaría sentado en la tercera fila, esperando para lanzarse sobre ella cuando llegase el momento de las preguntas.
La pública batalla de preguntas y respuestas sin duda había sido parte de un juego previo… para convencerla después de que tomaran una copa, algo que Joe Jonas tenía bien planeado.

—Lo habías planeado todo, ¿verdad? —exclamó Demi, saltando de la cama.
—Sigues teniendo demasiada imaginación —contestó él.
—¿Crees que no te conozco? Todo esto estaba preparado y yo… yo he caído en la trampa como una tonta —murmuró ella, abrochándose la blusa a toda prisa, sin molestarse en buscar el sujetador—. Una copa por los viejos tiempos… ¿Crees que soy tan tonta como para creerme esa bobada?
—Aparentemente, así es —contestó él, irónico.
Demi miró alrededor para buscar algo que pudiera tirarle a la cabeza. Pero aquella vez no había a mano ningún preciado jarrón de la familia Jonas.
—Yo que tú no lo haría. Ya sabes que destrozar una habitación de hotel es un delito.
—Eres un arrogante, un machista, un oportunista, calculador, vengativo, arrogante…     
—Eso ya lo has dicho —la interrumpió él—. Por favor, si vas a insultarme, intenta ser original.
Demi estaba tan furiosa que lo veía todo rojo.
—¡No quiero volver a verte en toda mi vida!
—En eso habíamos quedado. Una copa y prometí no volver a verte nunca.
—Nunca, jamás. No quiero volver a verte o a hablar contigo en lo que me queda de vida.
—Muy bien, como tú quieras —sonrió Joe, tan irónico como siempre.
Demi lo habría abofeteado.
—¡Te odio!
—Ya me lo imagino. Por eso pediste el divorcio hace cinco años. Si no me odiaras, no habríamos tenido que perder tiempo y dinero en los tribunales.
Ella se dio la vuelta para que no pudiera ver las lágrimas en sus ojos.
—Ah, por favor, dame la carta del restaurante antes de irte. Tengo hambre.
Demi se volvió y, con una expresión muy poco elegante, le dijo lo que podía hacer con ella.
Joe soltó una carcajada y, furiosa, Demi tomó la carta, la hizo pedacitos y los tiró sobre la cama como si fueran confeti.
Bon appétit —dijo, a modo de despedida, antes de cerrar de un portazo que hizo vibrar los cuadros del pasillo.
Joe escuchaba el repiqueteo de sus tacones, cada paso haciendo una nueva herida en su pecho…
Furioso, tomó los trocitos de papel que ella había tirado sobre la cama y, soltando una palabrota que haría enrojecer a un curtido marinero, los lanzó al suelo con rabia.

8 comentarios:

  1. wow wow woow te quedo estupendo ...
    siguelaaaa...

    ResponderEliminar
  2. me encantan todas tus noves siguelaaaaaaaaaa pronto cuidate

    ResponderEliminar
  3. Te quedó fabulosa.... pero la amaria mas si fuera Niley.... hehehheh... siguela siguela!!!
    =D

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaawwwwwwwwwww me super encanto porfa sigela urgente plisss!1
    cdt, tq♥ kazz sube mas pliss

    ResponderEliminar
  5. Wooooooooooooooooooooooooooooo!
    Por favor y gracias mas de esta novela. Si?!
    Se ve demasiado interesante amiga.
    En cuanto al viaje realmente espero poder viajar para el mes de julio y ya le mostré a mi papá el comentario, dijo ''vamos por partes'' se que va a decir que si. Espero eso.
    Y ami me gusta que te gusten los one shots. Pronto podrás ver a;go que esta preparando Paulina.. va a estar bueno.

    Ahora estaba con ella. Debe de estar justo en la cocina con mi mamá consumiendo cafeina... me dejo sola en medio de este desorden y se perdio esta lecturita hahaha le tocara leer sola xp
    Y ps: Odio la mudanza, ordeno y ordeno pero no avanzo. Esto apesta.


    En fin. Te quiero mucho amiga
    xoxox

    ResponderEliminar
  6. me encanta esta super siguela plissssss

    ResponderEliminar
  7. Waaaaaaaaaaaoooooooooooooooooo me encantoO, siguela proOntoO, muasiiitooOs y saludoOs desde RD. Att: Key :D ;) :P

    ResponderEliminar
  8. KAZZIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!! TENIA ABANDONADO TU BLOG :/ HACE MUCHO NO COMENTABA, BUENO CON TAN SOLO DECIRTE QUE TENIA ABANDONADO HASTA MI BLOG, CREO QUE ME VAS A ENTENDER U.U NO TENGO TIEMPO DE NADA :/ BUENO EN FIN, YA ME PONGO AL TANTO CON TODAS LAS NOVES :D TE QUIERO CORAZON, BESITOS ♥

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..