jueves, 10 de mayo de 2012

Jemi 08 -En la cama de su ex-marido



El médico les explicó el procedimiento antes de poner el gel conductor sobre su abdomen.
—¿Quieren saber el sexo del niño? —preguntó el doctor Green, moviendo el aparato arriba y abajo.
—Sí.
—No.
Joe la miró.
—Muy bien… no.
—No hay seguridad total en este período del embarazo. Además, si les gustan las sorpresas, lo mejor es esperar hasta el parto.

Luego siguió moviendo el aparato y les mostró la cabeza del feto, la espina dorsal, que empezaba a desarrollarse, las manitas, los pies…

—Todo va como es debido —sonrió el doctor Green—. ¿Está tomando calcio?
—Calcio, hierro, vitaminas…
—¿Ha vuelto a desmayarse?
—No.
—Estupendo —murmuró el ginecólogo, pulsando un botón para sacar una copia de la ecografía—. Tiene que volver en dos semanas, pero mientras tanto cuídese. La enfermera le dará cita para la próxima vez e información sobre unas clases de preparación al parto, por si está interesada.

Mientras Demi recibía la tarjeta para la próxima cita, Joe se encontró a sí mismo mirando la ecografía. No podía creerlo. Aquél era su hijo. El niño que había deseado cinco años antes para reparar su destrozado matrimonio…

Qué ironía que hubiera sido concebido cuando su matrimonio ya estaba roto. Le emocionaba la idea de abrazar al niño, de verlo nacer, acompañarlo en su primer día de colegio…

Pero controló esos pensamientos al recordar el estado de su relación con Demi.
Aquello seguía siendo una zona de guerra y, por el momento, no parecía posible levantar la bandera blanca. Pero quizá si lo intentaba de verdad, si hacía un esfuerzo…
Tenía que hacerlo. Tenía que convencerla.

Demi guardó la tarjeta en el bolso y salió con Joe de la consulta.

—¿Podemos cenar juntos esta noche?
—No —contestó ella.
—¿Por qué no?
—Porque no. Me he tomado la mañana libre y tengo mucho trabajo.
—Llama y di que estás enferma.
—Es que no estoy enferma.
—Pues fíngelo, por mí.
—No creo que a mis clientes les hiciera ninguna gracia. Tengo un montón de citas esta tarde, lo siento.
—Porque aunque estás esperando un hijo mío, no quieres saber nada de mí, ¿es eso? —preguntó Joe.
—Exactamente, señor Jonas.
—No pienso aceptar un no como respuesta. Creo que me conoces lo suficiente como para saber que es verdad.

Demi no se molestó en contestar y Joe dio un paso atrás cuando ella entró en el coche y cerró de un portazo. Luego la vio alejarse calle abajo. Estuvo a punto de seguirla, pero sabía que, si lo hacía, era capaz de demandarlo por acoso.

No estaba acostumbrado a perder el control, ni a dejar que fuera otra persona quien tomara las decisiones… Incluso durante la ruptura, él siempre había llevado la iniciativa… aunque su conciencia lo molestó durante meses por cómo lo había llevado todo.

Su reputación de abogado implacable había manchado también su vida personal y todos pensaban que era un hombre cínico y frío, cuando, en realidad, era todo lo contrario.

Seguía sintiendo algo por Demi, pero no sabía lo que era. Durante años había intentando aplastar esos sentimientos. La deseaba, pero muchos ex maridos seguían viendo a sus mujeres como una posesión, incluso después de un amargo divorcio.

¿Era él así? ¿Incapaz de hacer las paces, de olvidar? ¿Incapaz de darle la misma libertad a la que él se creía con derecho?

Había tenido varias amantes en los últimos cinco años, nada serio, pero la idea de que Demi estuviera con otro hombre… Joe tuvo que apretar los puños ante la oleada de celos que lo invadió de repente.

No podía soportar la idea de que ella estuviera con otro hombre. Sentía náuseas al imaginarla abrazando a otro, besando a otro, haciendo el amor con otro hombre que no fuera él.

La quería a su lado.
Así de sencillo.
Quería que volviera con él.
Como fuera… aunque tuviera que urdir un plan, cualquier tipo de plan, para conseguirlo.

1 comentario:

  1. woooo joe si que la quiere me encanta esta nove esta super te felicito

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..