martes, 15 de mayo de 2012

Jemi 11 - En la cama de su ex-marido - Feliz cumple Rebeca, Yazmin, Ninoska, Mafer, Consuelo



—Eso es un chantaje, Jonas.
—Es posible. Pero si aceptas vivir en mi casa durante todo el embarazo, dejaré el caso.

Demi tragó saliva.

—No puedo…
—Pobre Miley —la interrumpió Joe. Sabía que aquél era un golpe bajo, que estaba portándose como un verdadero canalla, pero haría lo que fuera para recuperarla. Demi estaba demasiado furiosa con él como para aceptar que pudieran ser amigos.

No, sería implacable, aprovecharía cualquier ocasión.

Como aquélla.

—¡Serás cerdo! Lo dices en serio, ¿verdad? ¿Cómo puedes jugar con la vida de la gente de esa manera?
—La ley es la ley —contestó él—. Miley Miller ha tenido un comportamiento sicótico durante los últimos meses. ¿Te ha dicho algo de eso? No, claro que no. No sería difícil convencer a un juez de que no puede hacerse responsable de sus hijos…
—No me lo puedo creer… No pensé que pudieras caer tan bajo, Joe Jonas.
—No me he ganado una reputación de abogado implacable por nada, Demi. Quizá deberías recordarlo.
—¡Pero Miley es la madre de esos niños! Lo está pasando fatal y…
—En este momento no es capaz de cuidar adecuadamente de sus hijos —la interrumpió Joe—. Nick está muy preocupado… Quizá deberías haberte enterado un poco más antes de lanzarte a la yugular. ¿Dónde está la objetividad profesional de la que tanto alardeas?
—Eres idiota.
—Eso ya me los has dicho muchas veces.
—No puedo creer que esté aquí contigo. Debería haber imagino que le darías la vuelta al asunto para salirte con la tuya, como siempre.
—¿Por eso has aceptado cenar conmigo? ¿Para convencerme de que le dé el caso a un compañero?

Demi se puso colorada.

—No…
—No me mientas, Demi. No estás en posición de hacerlo. Si no aceptas vivir en mi casa durante el embarazo, tu amiga perderá la custodia de sus hijos.

Estaba atrapada. Tenía que elegir y…

—Podría denunciarte al colegio de abogados por esto.
—¿Y quién iba a creerte? Soy uno de los abogados más prestigiosos de Sidney y tú eres mi ex mujer. ¿Qué crees que diría un juez? No, me parece que sabes lo que debes hacer.
—No voy a tener relaciones contigo.
—¿Te lo he pedido yo? —replicó Joe.
—Tú no pides, tú haces lo que te da la gana sin pensar en las consecuencias.
—Eso no es justo, querida. Tampoco tú pensaste en las consecuencias aquella noche, en el hotel. Además, no es buena idea morder la mano que, al final, podría darte de comer.
—No pienso aceptar nada de ti. Prefiero morirme de hambre.        

Fue infortunado que, justo en aquel momento, llegara el camarero con la cena. Demi miró la deliciosa laksa preguntándose si estaba siendo un poco demasiado vehemente.

—Come, mujer —sonrió Joe—. ¿Quién sabe? A lo mejor te dejo pagar y todo.

Demi deseó tener valor para tirarle el plato a la cara. Pero tenía hambre. Y debía comer, por ella y por el niño.

Pero mientras comía, intentaba encontrar la forma de salir de aquel embrollo. Vivir con Joe…

Imposible.

No había podido resistirse aquella noche, después de la conferencia, ¿cómo iba a resistirse si dormían en la misma casa?

Podía imaginarlo. Podía verse a sí misma esperando que llegara de trabajar, contenta de que él le prestase atención durante cinco minutos… como cuando estaban casados.

Demi apartó el plato. Acababa de perder el apetito.

—¿No te gusta?
—No, ya he comido suficiente.
—Pero si apenas lo has probado… ¿Qué pasa? ¿Está demasiado picante?
—Espero que no te dediques a vigilar todo lo que como cada vez que estemos juntos.
—¿Que no? Si tengo que darte de comer yo mismo, lo haré.
—Y yo te daré un puñetazo.
—Ah, una pelea con comida. ¿Te acuerdas de aquella vez… con la nata?

Demi tomó un trozo de pan para distraerse. No quería recordar aquel episodio. No quería recordar ninguno.

—¿Quieres que pida otra cosa?
—No. Lo que quiero es que te calles.
—No te gusta recordar el pasado, ¿verdad? —preguntó Joe en voz baja.

Demi no tuvo que contestar porque el camarero apareció con el segundo plato. No, no quería recordar el pasado. No quería recordar su pasado con Joe.

—¿Hasta cuándo piensas seguir trabajando? —preguntó él.
—Hasta el último momento.
—¿No crees que deberías dejarlo antes? Para descansar un poco…
—No.
—Bueno, bueno, como tú digas. ¿Crees que estarás preparada cuando llegue el momento?

Demi lo pensó.

—Espero estarlo.
—Seguro que sí —dijo él—. Seguro que todo irá bien.
—¿Se lo has contado a tu familia? —preguntó Demi entonces.      
—No, pero había pensado hacerles una visita esta semana.
—Se van a llevar un disgusto tremendo.
—Si decido vivir con mi ex mujer, es asunto mío. Y de mi ex mujer.
—Si fuera por mí, no viviríamos juntos, te lo aseguro —replicó ella—. Y si no estuviera embarazada, no estaría aquí ahora mismo.
—No, pero tengo la impresión de que podríamos estar en otro sitio, mucho más cómodo —sonrió Joe.
—¿Qué quieres decir?
—Estoy diciendo que lo nuestro no ha terminado. Lo que hubo entre nosotros no ha muerto, a pesar del divorcio.
—Lo que hay entre nosotros… si es que hay algo, no es más que atracción física. Se nos pasará con el tiempo —replicó ella.
—¿Cuánto tiempo? Han pasado cinco años y…
—El deseo físico no es base para una relación. Tarde o temprano, se acaba.
—Niégalo todo lo que quieras, pero yo sé lo que siento. Y también sé que a ti te pasa lo mismo. De no ser así, no estaríamos en esta situación.
—Estamos en esta situación porque fuimos un par de idiotas —replicó ella.
—Sí, bueno, como quieras —suspiró Joe—. Yo me encargaré de alquilar tu apartamento, por cierto. Y en cuanto al caso Miller, se lo pasaré a uno de los socios más jóvenes del bufete.

Demi dejó escapar un suspiro de alivio.

—Sé que voy a lamentar esto. Lo sé, estoy segura.
—Deja de preocuparte, Demi. Hemos vivido juntos antes. No somos extraños y tenemos intereses comunes. Estos próximos meses pasarán enseguida y quizá, al final, habremos logrado formar parte de ese pequeño grupo de ex parejas que logran ser amigos.

Demi estaba segura de que no sería así, pero no dijo nada.

3 comentarios:

  1. —Deja de preocuparte, Demi. Hemos vivido juntos antes. No somos extraños y tenemos intereses comunes. Estos próximos meses pasarán enseguida y quizá, al final, habremos logrado formar parte de ese pequeño grupo de ex parejas que logran ser amigos. -----> LO VOY A MATAR, ES ENSERIO?
    Uggggggggh!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj esa ni joe se la cree amigos si claro yo siendo demi sedo un poquito??? jaja okno

    ResponderEliminar
  3. ay kazz me encanto :)
    kazzi pensaste lo de k niley no se separe :( dime k si porfis :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..