domingo, 27 de mayo de 2012

Niley 05 - Fruto de la traición


Aquella súplica le puso tenso. Se dio la vuelta para mirarla. Estaba de pie, con su largo pelo sujeto con una cinta, retirado del rostro. Sus ojos, antes duros, fríos y enfadados, no podían evitar observar su figura pequeña y esbelta. No era alta, y la ropa acentuaba su delgadez.

 Era una criatura delicada, siempre lo había pensado. Siempre había tenido la sensación de que el más mínimo soplo de viento iba a hacerla salir volando, de que la más mínima palabra agria iba a hacerla desesperar. Y sin embargo... Sus ojos se endurecieron aún más, si es que ello era posible.

-Han secuestrado a la niña porque lleva mi nombre -afirmó con calma-. Por esa razón haré todo lo que esté en mi mano para devolvértela.

La puerta se cerró dejando a Miley mirándola en­fadada. Se refería a Destiny llamándola «la niña», pensó con amargura, como si fuera una muñeca sin alma, un sim­ple objeto inanimado al que hubieran robado. Y sólo aceptaba que era su obligación recuperarla porque se daba cuenta de que en parte era responsable de que la hubieran raptado.

Qué amabilidad, pensó mientras buscaba una silla donde apoyarse antes de caer, cuánta magnanimidad. ¿Cuál habría sido su reacción si hubiera creído que Destiny era hija suya?, Se preguntó. ¿No habría sido entonces él el que habría necesitado un brandy, no habría sido a él al que todos habrían intentado hacer tragar las pastillas para dormir, al que todos habrían intentado calmar al ver que no podía soportar el horror de ver a su hija secues­trada por un monstruo? Un monstruo dispuesto a lo que hiciera falta con tal de conseguir lo que se proponía.

Intentó interrumpir sus pensamientos tapándose la cara con las manos. No podía seguir soportándolo. Su hija estaba en manos de un loco. Estaría asustada, ate­morizada, sin saber qué iba a ocurrirle. Querría a su mamá, no comprendería por qué su mamá no estaba allí con ella cuando siempre había acudido a su llamada. ¿Qué clase de monstruo insensible podía ser capaz de alejar a una niña pequeña de su madre? ¿Qué podía cau­sar que alguien llegara a ser tan malvado, tan cruel, tan...?

De pronto recordó algo y retiró las manos de la cara. Sólo conocía a una persona que fuera capaz de hacer algo así. Paúl Jonas. De tal palo tal astilla. Peor aún, mucho peor el padre que el hijo. Nick nunca lle­garía a aprender a ser tan mala persona como su propio padre.

Y además la odiaba. La odiaba por haberse atrevido a pensar que podía ser una esposa lo suficientemente buena para su hijo. Había jurado vengarse de ella por haberle robado a su hijo, al que hubiera preferido ver casado con una siciliana en un matrimonio previamente convenido. Si Nick se creía a sí mismo omnipotente, Paúl Jonas lo creía aún más de sí mismo.

Pero Paúl ya se había cobrado su venganza, pensó confusa. ¿Por qué iba a querer...?, Comenzó Miley a pre­guntarse a sí misma.

-¡No! -exclamó en voz alta de pronto poniéndose en pie.

Temblaba, pero no de debilidad sino de miedo. Sen­tía un inmenso miedo que le impedía casi incluso seguir en pie. No obstante atravesó el salón y salió de la habi­tación.

Justo en la puerta había un hombre enorme con un traje gris haciendo guardia. Un extraño. -¿Dónde está Nick? -preguntó Miley medio temblando-. Mi marido, ¿dónde está?
-El señor Jonas no quiere que nadie lo moleste -contestó mirando de reojo la puerta del despacho ce­rrado.

Era siciliano, pensó Miley, su acento era siciliano, como el del hombre con el que había hablado por telé­fono. Se estremeció y pasó por delante de él ignorando su respuesta y apresurándose a abrir la puerta.

Nick estaba sentado en el borde de la sólida mesa de roble del despacho y no estaba solo. Había dos poli­cías y otro hombre con él, alguien al que de inmediato reconoció como su mano derecha, Justin Bieber. Estaban todos con las cabezas inclinadas mirando algo que había sobre la mesa.

Al entrar ella de improviso todos levanta­ron la cabeza.

Ella los ignoró a todos. Sus ojos ansiosos se centra­ron en la única persona que importaba.

-Nick... -lo llamó dando dos pasos hacia él-. He...

Él hizo un gesto con la mano, no hacia ella sino hacia el objeto que había sobre la mesa. Fue entonces, al oír un clic, cuando se dio cuenta de qué era lo que estaba pa­sando allí y cuando reconoció lo que había escuchado a pesar de que su cerebro se había negado a admitirlo.

Se paró, se puso blanca, cerró los ojos. Era la voz de Destiny, de su hija, murmurando y llamándola hasta que al­guien apretó el botón.

-¡No la toquéis! -gritó.

No supo quién fue el que la alcanzó primero para su­jetarla cuando se tambaleó, pero reconoció los brazos de Nick agarrándola y evitando que se derrumbara, apretándola contra su pecho y obligándola a sentarse. No se marchó. Fue inclinando su cuerpo al mismo ritmo que ella de modo que podía apoyarse en él. Su corazón se había acelerado y estaba fuera de control, su respira­ción era rápida, su mente estaba absolutamente horrorizada por un nuevo temor.

Nick estaba maldiciendo. Maldecía en italiano y en inglés, maldecía elevando la cabeza por encima de ella, lo maldecía todo y la maldecía a ella. Entonces Miley elevó los dedos helados y temblorosos para posar­los sobre la pechera de su camisa, luego sobre el cuello y por último sobre la boca, apretada por la ira.

Podría haberlo abofeteado en plena cara sólo por ha­berle causado esa sensación. Él se quedó helado allí mismo, delante de todos aquellos rostros que los obser­vaban. Se quedó helado como una estatua muda con los temblorosos dedos sobre sus labios.

-Nicky -susurró ella débilmente sin darse cuenta si­quiera de que lo estaba llamando por un apodo que ha­bía utilizado sólo a veces en momentos de intimidad cuando se sentía absolutamente perdida en él-. Mi hija, ésa era mi hija...

Nick Jonas, agachado junto a ella y oliendo la maravillosa fragancia de su pelo esparcido por los an­chos hombros, cerró por un momento los ojos con una expresión de dolor.

-Shsh -murmuró. Entonces elevó la mano para aga­rrar los dedos de Miley sobre su boca y después de besar­los ligeramente los tomó entre sus manos con deli­cadeza-. Miley, ella está bien. Pregunta por ti pero está bien. ¿Me entiendes, cara? Ella está…


::::::::::::::::::::::::::
cha chan
odienme
jejejeje
las quiero chicas
mary sos un amor
lore de mi vida que bueno hablar con vos y con mi mariale

12 comentarios:

  1. noooooo esto es de malvadaaaa..!! porque lo dejaste ahí?? sube otro.. uno sólito..!! xfa, xfa, xfa, xfa, xfa... solo uno massss xfaaaaaaaaaaaa..!! te adoro hermosa y perdona por no comentar desde hace mucho.. no podia.. ni idea de porque.. pero sigo tu blog SIEMPRE..!! me encantan tooodaaas tus noves.. TODAS..!! sube otro no seas malita.. xfaa..!! besos y cuidate :)
    att: Rebe

    ResponderEliminar
  2. Kazzandraaaaaa me vas a mataaaar carajooo!
    No es justo todo esto que estas haciendo
    como has podido

    continuuuuala que esta super interesante

    te quierooo muchisiiiimo amiiiiga
    xoxox

    ResponderEliminar
  3. Aaaaaaayyy!!! no lo dejes asiiiii xfaaaavooooooorr!!! OMG!!! Esta espectacular la seriee!! siguela prontoo xfitas!!!

    ResponderEliminar
  4. NOOOOOOOOOOOOOO!! KAZZ NOOOOOOOOOOOOOO NO LA DEJES AHI POR DIOS U.U ufaaa yo queria que la bese okno jjajaja bueno, que ms puedo decir de que ME ENCANTO :D espero que la sigas pronto ok? SEGUILAAAA! jaja besito, te quiero ♥

    ResponderEliminar
  5. me encanto el mini maraton
    siguela prontoooo

    ResponderEliminar
  6. Aiiii como pero como te atrevez adejalo,ahii!!!!!!!
    Porfitas siguela pronto saludos ;)

    ResponderEliminar
  7. Me encantó!!
    Por favor no tardes, en subir la nove :D

    Pobre Miley ):
    y que maldito es Nick! jaja
    besos!

    ResponderEliminar
  8. dios mio kazzie me va a dar un infarto !!
    como lo vas a dejar ahi
    bueno no importa kazz tu novela esta hermosisima
    por favor sube lo mas pronto posible
    AMO♥ TUS NOVELA SON FANTASTICAS Y OVIAMENTWE TU TMB !
    gracias por subir sigela pronto si?
    es grandiosa byee xoxoox cdt tq♥
    sube lo mas rapido posible gracias

    ResponderEliminar
  9. sube una maraton de esta nove plissss es la mas emocionante !!

    ResponderEliminar
  10. soy ana
    wow como la vas a dejar alli
    esta buena la nove
    hay estoy q me muero x saber q sigue
    AMO esta nove

    ResponderEliminar
  11. kazandra no me ajas enojar y no me provoques mini infarto es malo lo sabias ahhh le digo nickyyy q le de un besoo siiii hermosaaa sube pronto esta y la otra tierra de pasiones t lo suplicoooo si emocionada con el corazón acelerado d la emoción dl final pff subeeeee cuidate hermosa.

    ResponderEliminar
  12. O como podes ser así?; me encanto el cap, me encanto, sin palabras, amo la nove definitivamente :B

    Justin Bieber no lo quiero pero en la novela hace algo bueno :P
    Que tan malo puede ser el padre de Nick, eso me provoca escalofríos! Pobre Miley, aunque la ultima escena me conmovió fue super dulce, ellos van a terminar juntos, tienen que terminar juntosssss...

    No puedo leer mas porque tengo que cenar, pero mañana sigo si o si :B Adiós lindura espero que andes mas que bien :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..