martes, 3 de julio de 2012

Jemi - Final - En la cama de su ex-marido



Los dos niños estaban ya dormidos cuando Demi se preparó un chocolate caliente. Acababa de dejar la taza sobre la mesa cuando sonó el timbre…
Como era muy tarde, miró por la mirilla antes de abrir.
Era Joe.
—Hola.
—Hola. ¿Están dormidos los niños?
—Sí. Miley no está en casa, pero… ¿quieres un café?
—Ya sé que Miley no está en casa.
—¿Lo sabes?
Joe sonrió.
—Mira que eres lista. Pero eres demasiado guapa y demasiado joven para hacer de hada madrina, ¿no te parece?
—¿Cómo lo has sabido?
—Porque Nick me ha mandado un mensaje.
—¿Y qué decía? —preguntó ella, emocionada.
—Me contaba lo que había pasado.
—¿Estaba enfadado?
—Pues… si Miley no ha vuelto a casa todavía, yo creo que muy enfadado no debe estar.
—Espero no haber metido la pata.
—No, seguro que no. A veces todos necesitamos un empujón, o un buen consejo.
—Sí, es verdad. Ojalá me lo hubieran dado a mí —murmuró ella.
—¿Qué consejo, Demi?
—Me gustaría que alguien me hubiera dicho cómo me sentiría la mañana después de haber firmado el divorcio —contestó Demi, con toda sinceridad.
—¿Lo lamentaste?
—Desde el primer día.
—Cariño… —murmuró Joe, tomándola entre sus brazos—. Yo también lo lamenté tanto… Qué error, qué terrible error. Desde entonces, he pensado en ti cada día, he soñado contigo cada noche… incluso he deseado pelearme contigo si eso era lo único que podía hacer.
—¿No me odias?
—No.
—¿Ni siquiera un poquito?
—Ni siquiera un poquito.
—Entonces, si no me odias, ¿qué sientes por mí?
—¿No lo sabes?
Demi no quería hacerse ilusiones, pero su corazón latía con una urgencia inusitada.        
—No es tan fácil saber lo que piensas, pero yo esperaba…
—¿Qué?
—Esperaba que me quisieras, aunque sólo fuera un poquito.
—Pues entonces vas a llevarte una desilusión.
—¿Por qué?
—Porque no te quiero un poquito, Demi.
—¿No?
Joe negó con la cabeza.
—Te quiero con locura. Cuando nos divorciamos pensé que iba a volverme loco. Intenté convencerme a mí mismo de que ya no sentía nada por ti, pero era completamente imposible. Nunca he dejado de amarte, cariño mío.
—No dices eso sólo por el niño, ¿verdad?
—El niño es lo mejor que podría habernos pasado en la vida. De no ser por él, no estaríamos juntos, ¿te das cuenta? ¿Te das cuenta de cómo el destino ha querido reunirnos de nuevo? Los dos somos tan orgullosos, tan obstinados… tú querías lo que querías y yo tomaba lo que quería sin tener en consideración nada más.
—No, no fue culpa tuya —suspiró Demi—. Entonces yo era demasiado idealista, demasiado ingenua. Ni siquiera sabía lo que quería.
—¿Y lo sabes ahora?
Demi sonrió.
—Lo sé muy bien. Te quiero a ti. Y también quiero a mi hijo. Y quiero seguir con mi carrera…
—¿Qué tal si te hago socia del bufete?
Demi lo miró a los ojos, incrédula.
—¿Lo dices en serio?
—Completamente. Podría llamarse Jonas, Jonas & Lovato a partir de ahora.
—A tu padre le daría un ataque si le dices que tu ex mujer va a ser socia del bufete.
—No, porque ya no serías mi ex mujer.
—¿Qué?
—¿Quieres casarte conmigo, Demi?
—Sí. En cuanto podamos arreglar los papeles —contestó ella, casi sin dejarlo terminar.
—No me lo puedo creer. Que después de tanto tiempo volvamos a estar juntos…
—Por favor, no me recuerdes el pasado. Hemos sido un desastre, los dos.
—Sí, es verdad. Yo pensé que te conformarías con tener dinero. Mi madre se conforma con eso, pero tú no tienes nada que ver… qué idiota he sido.
—No digas eso. Yo debería haberte hablado de mi familia, debería haberte contado lo de mi madre… Es verdad que ha influido mucho en mis relaciones con los demás. Cuando te pedí el divorcio ni siquiera lo decía de verdad. Estaba siendo infantil, intentando provocarte, pero fui demasiado orgullosa como para dar marcha atrás. ¿Podrás perdonarme algún día?      
—Sólo si tú me perdonas por no haber intentado convencerte. Qué estúpido fui. ¿Cómo no me di cuenta de que estabas esperando que te buscase, que te hiciera cambiar de opinión? Es increíble lo ciego que he estado.
—Los dos, hemos estado ciegos los dos… Debiste quedarte muy sorprendido cuando aparecí en tu despacho.
—¿Sorprendido? Mi secretaria sigue contándoselo a todo el mundo.
—Me parece que me va a gustar trabajar en Jonas, Jonas & Lovato.
—Cuántas mujeres en mi vida —suspiró él—. ¿Te das cuenta de la que has liado?
—¿Yo? ¿Y tú qué?
—¿Qué he hecho?
Demi tomó su mano y la puso sobre su abdomen.
—Esto nada menos.
—Ah, esto. Espero que no me lo tengas en cuenta.
—Sólo durante cuatro meses más. Si te parece bien.
—Me parece perfecto —sonrió Joe—. Absolutamente perfecto.

4 comentarios:

  1. kazz estuvo muy lindo el cap aunque lo esperaba mas largo y dramatico y con un poquito mas de niley pero bueno me gusto!!
    gracias por subir me muero por leer tierra de pasiones me encanta !! la amo♥ por favor sube esa y ovio tmfruto de tracion!! amo niley!!!
    gracias kazz por subir me muero por que comiences otraaa!!! gracias tq♥

    ResponderEliminar
  2. Amiga, estoy muy feliz de poder leer de ti antes de ponerme a empacar de nuevo.
    Me ha encantado y espero poder saber de ti desde donde sea que valla a estar
    Te quiero mucho.
    Att: Paulina
    Pd: Sigo con el otro cap!

    ResponderEliminar
  3. hay diois lastima que ya termino ame la nove enserio espectacular

    ResponderEliminar
  4. hay que bien estuvo
    poor fin se dijieron cuanto se aman

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..