miércoles, 11 de julio de 2012

Niley 44 - Tierra de pasiones



Vieron la televisión en el salón, cerca del árbol de Navidad iluminado, rehuyendo las noticias. Nick estaba repantigado en el sofá, en calcetines, camiseta negra y vaqueros, y se tomó tres cervezas seguidas. La experiencia traumática de aquella mañana lo había afectado mucho. Había quitado una vida humana, y eso ya no tenía remedio. Lo que no sabía era cómo iba a vivir con ese cargo de conciencia.

—Otra vez estás torturándote —dijo Miley desde su cómodo sillón situado a un lado del sofá—. Es una película muy buena; deberías estar prestando atención.

Nick giró la cabeza sobre el respaldo y se la quedó mirando abiertamente. Estaba sentada con las piernas flexionadas a un lado, sobre el sillón. El jersey blanco de escote bajo que llevaba realzaba sus senos pequeños e insolentes y la sutil curva de sus caderas. La melena rubia le caía sobre los hombros y la espalda. Estaba sexy, muy sexy. Normalmente, Nick intentaba no darse cuenta, pero el alcohol le había hecho bajar la guardia.

Aquella mirada era turbadora, pensó Miley. Últimamente, Nick la observaba de una manera que provocaba hormigueos por todo su cuerpo. Recorrió con la vista el cuerpo delgado y fuerte de Nick, envuelto en vaqueros ceñidos y una camiseta negra que realzaba la amplitud de su pecho y los músculos de sus brazos. Físicamente, era devastador. Tampoco era feo, con aquel rostro delgado, frente amplia y nariz recta. Tenía una boca sensual y masculina, y una barbilla cuadrada que delataba su obstinación, tan característica de él como el pelo negro y sambo caído sobre la frente, las cejas gruesas que enmarcaban sus ojos hundidos, los pómulos altos de su rostro bronceado...

—Me estás mirando —la acusó.
—Tú también —le espetó Miley.

Nick entornó los ojos despacio. Recorrió con ellos la figura de Miley, como si la estuviera acariciando físicamente. Parecía un momento aislado en el tiempo, con el mundo muy lejano y solo ellos dos en el salón en penumbra, con la televisión a todo volumen, olvidada.

—Supon que te dijera —declaró con voz firme— que un divorcio no cuesta mucho más que una anulación.

Miley se ruborizó. Sabía lo que Nick quería decir. Necesitaba sumirse en el olvido, y ella estaba en la posición ideal para procurárselo. Pero Nick había estado haciendo compañía a una modelo internacional para la que el sexo era un aperitivo, y no quería ser la sustituía de Demi.

—Supon que te dijera —replicó— que Demi Lovato es un listón muy alto para una mujer experimentada, y mucho más para una novata.
Parecía sorprendido.
—¿Crees que me estoy acostando con ella?
Miley bajó la mirada.
—No intenta ocultar que es una mujer de mundo.

Nick tardó un momento en responder. Parecía estar forcejeando con ideas que no sabía cómo expresar.

—¡Por el amor de Dios! —exclamó con suavidad—. Seguramente, no eres la única persona que lo ve así, ¿no?
—Es lo que se rumorea —reconoció Miley.
—Y hay quien sabe que estamos casados. No se me había ocurrido pensar en lo que parecería, ni que tú tendrías que soportar los chismes.

Miley encogió un hombro con inquietud y se quedó mirando la pantalla de la televisión.

—Yo salgo con Joe —dijo—. Supongo que los dos hemos dado motivos de sobra para que chismorreen sobre nosotros.
—A mí no me haría falta preguntarte si te estás acostando con Joe —dijo Nick—. Te conozco demasiado bien.

Parecía resentido. Miley se puso tensa. Estuvo a punto de ensañarse, hasta que recordó lo que había pasado aquel día. No tenía corazón para torturarlo más de lo que estaba.

—Demi lleva tu anillo de compromiso, Nick— repuso en tono sumiso—. Sé que piensas casarte con ella. De todas formas, nuestro matrimonio no es más que una formalidad y, dentro de poco, ya no estaremos casados. No te culpo por desear a una mujer bonita, famosa y sofisticada. Yo no puedo competir con mujeres así, siempre lo he sabido.

Nick frunció el ceño y se la quedó mirando, atónito. ¿De verdad tenía un concepto tan bajo de sí misma? ¿Era culpa de él? Había tenido tanto cuidado de mantener la distancia entre ellos, para no alentar una relación íntima cuando Miley todavía no había salido con otros chicos... No había querido aprovecharse de su peculiar relación, ni usar a Miley como muchos otros hombres no habrían dudado hacer, de hallarse en su misma posición. ¡Pero había dicho que pensaba casarse con Demi!

—¿Por qué crees que quiero casarme con ella? — preguntó despacio.
Miley volvió la cabeza para mirarlo a los ojos.
—Lleva tu anillo de esmeralda y diamantes. ¿Por qué iba un hombre a regalar a una mujer un anillo tan caro si no tuviera intenciones serias? —preguntó en tono práctico.

Nick inspiró hondo y se recostó en el sofá. Quería decir: «Porque me dejé llevar por mi orgullo en una joyería cuando ella se lo probó y se negó a quitárselo. Fui incapaz de decirle que no podía comprarle lo que ella consideraba una baratija». Pero tampoco podía reconocer ante Miley que había sido un idiota. Y, por su culpa, Miley pensaba que estaba prometido a Demi y contando los días que faltaban para poder deshacerse de ella.

—Así que lo mejor será que pidamos la anulación muy pronto —añadió Miley, tratando de abordar aquel tema doloroso con actitud práctica.
—Pediremos la anulación cuando yo lo diga —le espetó Nick, furioso—. Además, ahora mismo, no podemos permitírnoslo.
—Vamos a recibir bastante dinero por la grabación de la película. Habrá de sobra para pagar a un abogado —replicó, perpleja.
—Entonces, digamos que es conveniente seguir casados un tiempo —replicó, con mirada taciturna mientras la observaba.
—Puede que Demi Lovato no lo crea así —repuso Miley con más amargura de la que creía—. No es ningún secreto que está loca por ti. No intenta ocultarlo.

Nick no le contó lo que sabía de Demi. Le gustaban los celos que detectaba en la voz suave de Miley. Le gustaba saber que lo deseaba. Era bonita y sexy, y Nick empezó a ceder al deseo al contemplar aquellos senos pequeños y perfectos ocultos tras el jersey.

—Demi no sabe que estamos casados —le dijo—. Cree que solo somos socios.
—Y tiene razón —replicó Miley.
La mirada de Nick era sombría y serena.
—No. Tú y yo somos más que eso. Siempre lo hemos sido —bajó los ojos al cuerpo de Miley y los entornó—. Tienes los pezones duros como guijarros. Me deseas. ¿Creías que no se notaba? —la atormentó con suavidad cuando ella profirió una exclamación al oír aquel comentario franco. Miley se levantó del sillón.
—No deberías haberte tomado tantas cervezas — dijo, insegura de él en aquel estado de ánimo. No quería que Nick hiciera nada que pudiera lamentar más tarde, aunque ardiera en deseos de estar con él.
—No estoy borracho. Puedes acostarte conmigo, si quieres —le sugirió sin rodeos.

Miley enarcó las cejas con elocuencia y rio con nerviosismo.

—¡Imagínate! ¡Y ni siquiera llevo un negligé rojo!
—Cuidado. No estoy bromeando —entrelazó las manos detrás de la nuca y la sometió a un escrutinio abrasador—. Crees que soy un granuja —dijo—. Que he roto mis votos matrimoniales, aunque solo haya sido un acuerdo legal, y que he tenido aventuras con otras mujeres. Dios, no me conoces, Miley.

Miley temblaba con nerviosismo mientras lo miraba desde unos cuantos pasos de distancia.

—No soy virgen —confesó en tono sombrío—, pero me tomo mis promesas tan en serio como tú las tuyas. No he estado con una mujer desde que me casé contigo.

Miley no lograba articular palabra. ¿Por qué no se le había ocurrido pensar que Nick era tan rígido y convencional como ella, y profundamente religioso?

—¿No has tenido una aventura? ¡Han pasado cinco años! —dijo por fin con voz ahogada.
—Lo sé —contestó, en un tono que casi la hizo sonreír.
—Pero... ¿cómo?
—Emiten películas poco decorosas en la televisión por cable —empezó a decir con una sonrisa picara—. Y hay otras maneras de hallar satisfacción.

Se puso encarnada. Era un descubrimiento demasiado íntimo. Pero claro, él conocía todos sus secretos... al menos, los que importaban. Nick no se estaba acostando con Demi Lovato. Era la idea que prevalecía en su cabeza, y se sentía exultante.

—¿Te has quedado muda?— preguntó, mirándola con atención—. ¿Atónita?
Miley asintió. Nick inspiró hondo.
—He tenido un día muy duro. No tengo sueño, a pesar de las tres cervezas, y quiero una mujer esta noche. Teniendo en cuenta la situación, la única mujer disponible eres tú.

Seguía allí de pie, rígida, inmóvil, con el corazón desbocado. Nick bajó la mirada a sus senos, donde dos pequeñas puntas duras sobresalían por debajo del jersey blanco.

—Estás madura para un hombre y te morirías por tenerme —captó el destello de la mirada de Miley y su sonrisa creció. La acarició con los ojos—. Te deseo, Miley. Ahora mismo.

Ella vaciló, no porque no quisiera, sino porque seguía temiendo que Nick estuviera bromeando, poniéndola a prueba. Dudaba que hablara en serio.
Nick se dio cuenta. Sus ojos cafés candentes empezaron a derretirla.

—Sabes que me deseas. El corazón va a salírsete del pecho. Lo veo desde aquí. Apaga la televisión y ven conmigo, cielo —dijo con una voz grave y sensual—. Haré realidad todas tus pequeñas fantasías inconfesables.

Como un autómata, controlada por una parte de su ser que no reconocía, Miley se acercó a la televisión y la apagó. Después, se colocó frente a él, excitada, hambrienta, curiosa, contemplando todos aquellos músculos firmes.

—No te atrevas a burlarte de mí —dijo con voz ronca—. No quiero juegos.
—No estoy jugando —Nick alargó el brazo, le dio la mano y tiró de Miley hasta hacerla caer pesadamente sobre su cuerpo largo y poderoso. Era una sensación nueva y embriagadora, sentirse tan íntimamente cerca de él después de tantos años de anhelo reprimido. Durante los primeros segundos, tuvo la sensación de estar con un desconocido. Nick tenía las piernas largas y fuertes, y notó el movimiento de sus músculos cuando las entrelazó con las de ella. Notó algo más, algo que Nick raras veces la había dejado percibir. La deseaba. Resultaba excitante saberlo, aunque la intimidaba un poco, porque no tenía ni idea de lo que iba a sentir. Había oído historias...


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

chachan chachan
wuajajaja
odienme por dejarlas asi:......
wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii................

hola chicas, aqui dejandoles capis, la nove va pa largo asi que no se desanimen, aun no se si pondre nove jemi, mejor dicho aun no me decido... jijiji
como estan me alegran mucho sus comentarios, sorry por no hablar con ustedes en msn pero no me conecto de vez en cuando el twitter pero nada mas...
soñe con zayn jijiji fue hermoso :)
 mary de mi vida, si vienes a salinas a la costa queda relativamente cerca de donde vivo a una media hora o 45 minutos, asi que espero que nos podamos ver wiiiii, estoy super emocionada....
estoy un poco mejor de salud, mi familia esta bien, las cosas en la oficina estan bien tambien, cuentenme ustedes como estan?? no se olviden de comentar y darle like...
las quieroooo


8 comentarios:

  1. me encantooooo jajaj estubo asombroso
    quiero mas me dejaste en shock O.o encerioo!!!!
    amo tus novess quiero mas oshii
    tkmm
    yo aguss

    ResponderEliminar
  2. wow no la de así síguela pronto me encantas tus novelas y espero de que subas una que se a Jemi saludos

    ResponderEliminar
  3. wow porfa siguela no seas malaaa
    me encantoooooo

    ResponderEliminar
  4. Ahhh me encanto super increible
    porque lo dejaste ahi noooo ya muero por ver mas
    pasara algo entre Miley y Nick ??
    te quedo estupendo em fascino muy lindo
    espero el siguiente pronto pleaseeee que esta interesante
    besooos cuidate :D

    ResponderEliminar
  5. Como mier** la dejas así!!!!!!!!!!
    OMG, te juro que no lo puedo creer O.o Segura que Nick no estaba borracho???? Porque osea lleva 5 años evitandola y ahora la toma en cuenta! Te juro creo que me perdí de algo es que en seri no comprendo su actitud.
    Pero bue... un niley baby no hará daño osea al contrario y tal vez ayude mucho, ok quiero un niley baby xDD
    Cúidate, bye c:

    ResponderEliminar
  6. no te adelantes cami....primero tenemos que asegurarnos de que plante la semilla para que creesca el arbol...jajajajaaj

    NOOOOOOOOOOOOOO PUEDO CREEERRRR QUE LO DEJARAS ASIII!!!!!!!!

    por que eres cruel....? lo bueno es que ya por ffin miley dejara de ser "inocente"....o eso espero....

    ResponderEliminar
  7. que bno que andes bn coraxoon....ya necesitabas un pequeño descanso de tus malos momentos....y eso me alegra

    yo he andado un pokitin triste por que el domingo se cumplio un año de la muerte de mi abuelito...peero he tratado de no pensar mucho en eso y desahogar mi dolor con el trabajo, salidas y platicas con familiares y amigos....

    espero y sigas asi de bn durante un largo tiempo...de verdad lo deseo...te kiero biieee

    ResponderEliminar
  8. NOOOOOOOO COMO ME HACES ESTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO JAJAJAJAA SIGUELA PRONTOOOOOOOOOOOOOOOOOO BESITOS TE CUIDAS BYE

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..