miércoles, 1 de agosto de 2012

Niley 50 - Tierra de pasiones



Miley intentaba asimilar aquella complicación pero fracasaba miserablemente. Le costaba trabajo no ceder al llanto cuando tenía la garganta como si se hubiera tragado un balón. Parpadeó deprisa para reprimir las lágrimas.

—Está bien —dijo con voz ronca—. No te causaré problemas, Nick. Espero que seas feliz con Demi — entrelazó las manos con fuerza en el regazo y forzó una sonrisa—. Sabía que tenías que ir en serio con ella para comprarle un anillo como ese, cuando nos cuesta pagar las facturas del rancho. No tienes que preocuparte por eso —añadió deprisa, levantando una mano—. Tenías razón sobre la escuela. Solo me falta un semestre, y dos asignaturas, para que me den el diploma. Mientras tanto, puedo trabajar entre clases, en un supermercado o algo así —dijo rápidamente, haciendo planes—. Después, cuando me diplome, buscaré un trabajo en una empresa. Con el dinero extra, podremos contratar a otra persona a jornada completa, como teníamos planeado.

Nick hizo una mueca.

—Miley... —empezó a decir, detestando el dolor que oía en su suave voz de mujer. Ella tragó saliva.
—Puedes ir tú solo a Japón. Tratas con extranjeros todos los días.
—Tú eres copropietaria del rancho —la interrumpió.
—De momento —dijo, sin mirarlo—. Cuando consolidemos el trato con los japoneses, tomaremos decisiones. No quiero seguir viviendo aquí y ser una tercera parte incómoda cuando te cases.
—¡Por Dios! —estalló, horrorizado por lo que oía. No se había dado cuenta del cambio drástico que podía provocar la mentira. Ella se puso en pie.
—No pasa nada —dijo—. De verdad —forzó otra sonrisa—. Puede que yo también tenga perspectivas de casarme —añadió, pensando en Joe.

Nick también pensó en él. Estaba noqueado. Sus confusos razonamientos los habían lanzado a aquella maraña de futuros impensables. Se puso en pie.

— ¡No hay por qué decidir nada hoy! —exclamó.
—Es lo mejor —Miley avanzó hacia el umbral—. Deseo que todo te vaya bien en Victoria —añadió, y volvió la cabeza sin llegar a mirarlo a los ojos. Seguía sonriendo. Se le iba a quedar la cara helada en esa posición—. Feliz Año Nuevo, Nick. Espero que el próximo sea más feliz... para los dos.

Salió del salón. Nick se quedó mirando cómo se alejaba con el corazón abatido, sintiéndose como si acabara de caer en un pozo del que no podía salir. Había visto tanto dolor en aquellos ojos azules, tanto tormento... Miley se refugiaría en Joe, maldito fuera, y este se casaría con ella en un abrir y cerrar de ojos a la mínima oportunidad. Pero Joe no podría hacerla feliz. Ella nunca lo entendería, ni encajaría en su mundo. No más de lo que Nick encajaría en los círculos sociales de Demi Lovato.

Recordó el fuerte abrazo de Miley, sus labios ávidos unidos a los de él, su cuerpo moviéndose con agónico deleite bajo el suyo sobre las sábanas frescas y blancas en la oscuridad. Ella había sido su sueño de la perfección. Pero el deseo no podía ser suficiente para ella. Querría tenerlo a su lado todos los días, querría tener hijos. Nick se estremecía solo de pensar en aquellas ataduras.

Pero Miley ya era mayor de edad y quería estar libre. Libre del rancho, libre del matrimonio, libre de él. Eso era también lo que Nick quería. ¿O no? Intentó imaginar lo que sería no volver a verla a solas, no recorrer la cerca con ella, no disfrutar de su dulce consuelo. Miley siempre sabía cuándo estaba triste o abatido, y qué decir para animarlo. A veces, casi le leía el pensamiento. Lo hacía sentirse cálido por dentro solo con su presencia. Y, en aquellos momentos, al recordar la reacción febril de su cuerpo en la intimidad, Nick se sentía aún más cerca de ella. Pero, de pronto, estaba... vacío.

Solo.  

Recogió el sombrero y se lo caló en la frente, frunciendo el ceño. Se acostumbraría a estar sin ella. No sería tan difícil. Era lo mejor. Era demasiado niña para él, y no tenía suficiente experiencia con los hombre para sentar todavía la cabeza. Entonces, su cerebro le recordó que Joe se la arrebataría como un trofeo de pesca en cuanto se hubieran divorciado. Miley, dolida y rechazada, se casaría con él de rebote.

Echó a andar hacia la puerta en una niebla de indecisión justo cuando Ashley la abría y entraba con una bolsa de comida.

—Hola, Nick. ¿Qué tal va todo? —preguntó con una suave sonrisa.
—Despacio, para variar —contestó. Miró hacia la cocina, donde se oía correr el agua—. Estáte pendiente de ella, ¿quieres? —añadió—. Está disgustada.

Ashley lo miró con sagacidad.

—No me hace falta preguntar por qué. No te preocupes por Miley —añadió con una sonrisa—. Tengo noticias que la animarán. Joe va a llevarla a la fiesta de fin de año de Brownsville. Tiene entradas y habrá orquesta.

Nick frunció el ceño.

—Es demasiado viejo para ella —masculló antes de poder escoger mejor las palabras. Ashley se limitó a sonreír.
—No lo dirías si los vieras juntos. Miley lo rejuvenece. Y no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que Joe está colado por ella. Si fuera libre, se casaría con Miley en un abrir y cerrar de ojos.
—Tengo que irme —dijo Nick con frialdad—. Feliz Año Nuevo.
—Igualmente. Por cierto, no has recogido tus regalos de Navidad —dijo Ashley—. ¿Quieres que te los traiga? Yo te he hecho unos calcetines de punto. Miley te compró un alfiler de corbata... una estrella de plata de ley. ¿Te acuerdas que le dijiste que te encantaría tener uno así? Fue a Victoria y se pasó un día entero buscándolo. ¿Te vas ya mismo? —añadió cuando él empezó a salir por la puerta.
—Sí —dijo con voz ahogada. No soportaba recordar que no le había regalado nada a Miley. Un anillo caro para Demi, que no era más que un elemento superficial de su vida, y nada para la mujer que había sacrificado tanto por mantener en pie aquel ruinoso rancho mientras él trabajaba.
—Bueno, conduce con cuidado —le dijo Ashley—. ¿No vas a despedirte de Miley?

Nick no respondió. Echó a andar hacia su vehículo, subió y salió disparado como un cohete.
Ashley encontró a Miley ante la pila, llorando en silencio. Vaciló en el umbral.

1 comentario:

  1. ooowwww pobre miley me rompee el corazon
    en este momento estan que corren pequeñas lagrimitas por mi cara :'(

    odio a nick!!
    abuuuuu abuuuu
    sigo con el proximo ....

    no sin antes decirte
    te amo kazzie ♥
    mil gracias :D

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..