sábado, 15 de septiembre de 2012

Niley 63 - Tierra de pasiones



Gimió. No podía decirle que estaba embarazada, ¡no podía! Había sido culpa de ella. No había tenido cuidado, no había tomado precauciones y debía ser ella quien pagara las consecuencias, no Nick.

Apretó los dientes y cerró los ojos mientras volvía a ver el beso. No estaba prestando atención al camino. El río no era muy profundo, pero la orilla quedaba a tres metros por encima del nivel del agua. Cuando abrió los ojos, se había salido del camino y se precipitaba hacia la orilla.

Profirió una exclamación y dio un volantazo. Pisó a fondo el freno, a escasos centímetros de una muerte segura. La camioneta se detuvo con los neumáticos delanteros a apenas treinta centímetros del borde de la orilla.

Miley apoyó la cabeza en el volante, temblando de alivio. Las lágrimas resbalaban por sus manos. Nick siempre le había dicho que no condujera si estaba alterada. De no haber abierto los ojos en aquel preciso instante, habría caído al agua. Habrían muerto, ella y el bebé. Deslizó la mano con gesto protector a su vientre levemente redondeado.

Salió como pudo del vehículo y se acercó al parachoques delantero. Apoyándose en el costado de la camioneta, contempló la rápida corriente del río. Se sacó un pañuelo de papel del bolsillo, el mismo que había usado para fijarse la pintura de labios aquella mañana, y se secó el rostro sudoroso. Le temblaban las manos. Bueno, no pensaba subir a la camioneta hasta que no estuviera lo bastante serena como para conducir sin peligro.

Oyó pasar un coche por la carretera principal; era un vehículo de la policía. Miley vio que reducía la velocidad unos segundos antes de salir disparado. Seguramente, el agente se estaría preguntando qué hacía allí sola con el morro de la camioneta suspendida sobre el río. Pues que siguiera preguntándoselo. No pensaba volver al rancho todavía. Le daría a Nick tiempo de sobra para marcharse. No quería verlo cuando el recuerdo de aquel beso aún la estaba royendo.

Nick regresaba a su todoterreno cuando vio a Ashley salir al porche de atrás, con semblante preocupado. Se volvió hacia ella y se acercó sonriendo con suavidad.

—¿Ocurre algo? —preguntó.
—Miley... ¿te lo ha contado?
—¿Qué tenía que contarme?
Ashley vaciló.
—¿La has visto?
—No. ¿Debería? —inquirió con impaciencia.
—Iba a hablar contigo —dijo Ashley—. Y no veo su camioneta.

Nick se puso tenso. Si Miley había salido al granero, debía de haberlo visto con Demi. La había besado para que el ayudante de dirección, Gary, dejara otra vez de acosarla. Empezaba a ser un pesado. Había sido un beso inocente, fingido. Pero si Miley los había visto...

—¿De qué iba a hablarme? —preguntó, pensando en lo a menudo que tropezaba con Joe cuando se pasaba por el rancho. Había llegado al punto en que raras veces hablaba con Miley. Estaba tan celoso que ya no podía disimularlo.
Ashley carraspeó.
—No sé, no me lo dijo —se evadió, e inspiró hondo—. Habrá ido a recoger el correo, o algo así. No te preocupes.

Ashley entró de nuevo en la casa. Nick vaciló; la había notado rara. Se preguntó por qué Miley no había dado a conocer su presencia. No era propio de ella pasar por alto lo que consideraría una traición. La Miley que conocía habría puesto el grito en el cielo y habría buscado el enfrentamiento directo. Lo preocupaba que se hubiera ido sin decir nada.

Subió al todoterreno con intención de ir a la ciudad, y ver si la encontraba en la oficina de correos. Pero, mientras arrancaba, oyó una llamada en la banda de frecuencia de la policía.

—¿Está Joe por ahí? —preguntó un joven.
—Está reunido con el jefe Blake y el secretario del ayuntamiento. ¿Por qué?
—Cuando salga, dile que su chica está de pie en la orilla del río, junto a su vehículo, en la carretera de J. Davis, ¿quieres?
—¿Por qué necesita saberlo? —preguntó el operador.
—Porque las ruedas delanteras del coche están en el borde de la orilla, y ella también —dijo el joven—. Yo en su lugar iría enseguida.
—Se lo diré en cuanto salga. No tardará mucho.
—Gracias —el joven dio la clave de su vehículo y dejó de transmitir.

Nick quemó los neumáticos saliendo a la carretera.

Miley oyó que se aproximaba un vehículo y se puso tensa. Era un lugar solitario y, por tanto, peligroso. Quizá fuera el policía que había pasado de largo minutos antes, resuelto a averiguar qué hacia allí.

Se puso rígida cuando el enorme todoterreno negro apareció ante sus ojos. La última persona a la que deseaba ver en aquellos momentos era a Nick Jonas. Sus ojos oscuros la traspasaban como dagas mientras frenaba detrás de la camioneta y se apeaba con asombrosa armonia de movimientos.

Miley iba en playeras, que le restaban estatura. Nick estaba imponente con sus botas de cuero y el Stetson de color crema, y la Colt automática del calibre 45 en la pistolera del cinto. La insignia plateada de los Rangers centelleaba a la luz del sol, lo mismo que sus ojos cafés mientras se acercaba.

—Estás muy cerca de la orilla —dijo sin preámbulos. Miley cruzó los brazos sobre el pecho y volvió a observar la corriente.
—No —replicó.
Nick se detuvo detrás de ella, a la espera de que hablara, de que lo acusara, de que se explicara. Pero no lo hizo.
—¿Qué haces aquí sola? —insistió.
—Necesitaba pensar —respondió Miley con voz extraña. Nick vaciló. No sabía cómo preguntar si lo había visto con Demi en el granero.
—¿Sobre qué?
Inspiró hondo y se volvió hacia él. Tenía los ojos un tanto enrojecidos, pero estaba serena y resuelta.
—Quiero que me compres la mitad del rancho.
Era lo último que Nick había esperado oír. Se quedó mudo durante varios segundos.
—¿Qué?
—He decidido que no quiero pasar el resto de mi vida criando vacas, a pesar del trato con los japoneses —dijo con calma—. Tengo un poco de dinero ahorrado. No quiero volver a la escuela de formación profesional, quiero ir a la universidad.
—Está bien —dijo Nick—. Hablaré con Murchison, el del banco. Puedes vivir en el rancho mientras vas a clase...
—No me has entendido —lo interrumpió—. Voy a estudiar en San Antonio, no aquí.

1 comentario:

  1. aaaaaaahhhhhhh!!
    miley se quiere ir!!
    wuaa wuaaa (lloro)
    necesito saber que va a pasar!
    me imagino qe nick hara algo para detenerla no? no?! (mealtere)
    hay dios kazie me encanto porfis sige subiendo
    LA AMOO♥

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..